18 Abril 2022

Arauca: "Una masacre más"

Más de 150 personas han muerto en los últimos seis meses en Arauca por la confrontación entre el ELN y las disidencias de las Farc. En el último enfrentamiento, ocurrido hace pocas horas, fallecieron cuatro personas, entre ellas dos menores de edad, y otras cinco resultaron heridas, incluidos dos niños.

Por: Javier Patiño C.

Lo que parecía un regreso tranquilo a su hogar, por la vía que comunica a Santo Domingo con Puerto Rondón, terminó en tragedia para las familias Portela y Prada, cuando se desplazaban en un campero, la noche del domingo de Resurreción, y fueron interceptados por hombres armados, que asesinaron a dos adultos y dos niños, e hirieron a cinco personas más, entre ellos dos niños y tres adultos. 

Las balas de fusil segaron la vida de Elison Portela, de 51 años; Julián Estrada, de 48; Delvis Arvey Prada, de 9; y Briangis Yelina Prada, de 4; y dejaron heridos a Edwar Felipe Ostos, de 9 años; Durlys Prada, de 10; Andreína Laica Peroza, de 31; Íngrid Castro, de 28, y Félix Arbey Prada Puerta, de 41.

masacre
Crédito: Archivo particular

Las primeras versiones señalan que la masacre se produjo por el incumplimiento de la orden dada a los habitantes de la zona, por los integrantes del frente décimo, disidencias de las Farc, de no movilizarse en horas de la noche.

La difícil situación de orden público fue ratificada por el mismo personero de Tame, Juan Carlos Villate, al admitir que, desde finales del año pasado, los ciudadanos viven con el pavor de ser víctimas de los combates que sostienen los disidentes de las Farc con la columna Domingo Laín, del ELN.

comunicado
Comunicado Personería

Las cifras de muertos muestran la cruda realidad: son cerca de 150 personas, en su mayoría civiles y entre ellas diez menores de edad, asesinadas solo por la sospecha de ser afines a uno u otro de los grupos en confrontación. Así ocurrió en este último caso, en el que las víctimas eran campesinos de la zona dedicados a cuidar fincas.

Una rivalidad criminal

En los últimos seis meses se ha acrecentado el enfrentamiento entre el frente décimo de las disidencias de las Farc y la columna Domingo Laín, del ELN, por el control de las rutas del narcotráfico y el tráfico de armas que vienen de Venezuela,  concentradas en el río Arauca, por donde se mueve la economía ilegal.

Las disidencias de las Farc la han emprendido contra el ELN por la protección que les brinda la Guardia Nacional Bolivariana y los integrantes de la llamada Segunda Marquetalia, al mando de alias Iván Márquez, a quienes sindican de los ataques terroristas tanto en Colombia como en Venezuela.

Por su parte, el ELN declaró al frente décimo como como objetivo militar, por faltar a su palabra tras un pacto de paz, firmado hace cinco años, según el cual las disidencias se comprometían a respetar el negocio del narcotráfico que cada organización mantiene en el oriente del país. El ELN asegura que, para expulsar al Frente Décimo de Arauca, cuenta con el respaldo de las Fuerzas Armadas Venezolanas y la Segunda Marquetalia. 

Los araucanos, mientras tanto, miran con preocupación la paradoja de sufrir semejante ola de violencia, cuando se trata de una de las zonas del país con  mayor presencia de Fuerzas Militares: más de 7.000 uniformados desplegados en cada rincón del departamento.

En la región hacen presencia integrantes de la Octava División del Ejército, Armada Nacional, Policía y Fuerza Aérea, ninguno de los cuales se ha adelantado a los planes criminales y solo aparecen cuando ya han ocurrido los crímenes.

Arauca ya cumple varias décadas sin poder vivir en paz, ante la presencia de grupos al margen de la ley que utilizan lo permeable de la frontera para delinquir en Colombia y esconderse en territorio venezolano.