7 Diciembre 2022

La salida de soldados regulares de las zonas de conflicto: ¿Una decisión improvisada?

Crédito: Colprensa

Los soldados regulares representan el 60 por ciento de la totalidad de integrantes del Ejército. Exaltos militares consideran que la decisión de retirarlos es improvisada porque no se puede garantizar la seguridad en estas zonas del país por la falta de hombres y de presupuesto.

El ataque en zona rural de Buenos Aires, Cauca, en el que murieron seis soldados y otros ocho resultaron heridos, llevó a replantear la estrategia de tener soldados regulares o bachilleres en zonas de conflicto.

Luego de su visita a la vereda Munchique, el presidente Gustavo Petro propuso disminuir el número de soldados regulares y aumentar la presencia de profesionales con mayor capacidad para enfrentar a los grupos ilegales.
 
“Debe haber un cambio táctico en la disposición del Ejército en el departamento del Cauca, disminuyendo sustancialmente el número de soldados de servicio militar y aumentando sustancialmente el porcentaje de soldados profesionales para darle más capacidad al Ejército en la región”, afirmó el presidente a los medios de comunicación.

Horas antes de llegar al sitio en el que ocurrieron los fatales hechos, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, ya había anticipado la decisión en sus redes sociales, en las que solicitaba que los soldados regulares, como los seis jóvenes asesinados en la emboscada en el Cauca, no fueran enviados a zonas de conflicto. 

“Los soldados regulares, como los que murieron hoy en Buenos Aires, Cauca, no deben ser enviados a zonas de conflicto. Los mandos de las Fuerzas Militares tienen que revisar con cuidado los lugares a los que pueden ser asignados, reduciendo al máximo los riesgos para sus vidas”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

El principal objetivo del Gobierno nacional es garantizar la seguridad e integridad de los jóvenes que llegan a prestar el servicio militar, ya sea por voluntad propia o porque es la única opción que tienen tras haber alcanzado la mayoría de edad.

El principal objetivo del Gobierno nacional es garantizar la seguridad e integridad de los jóvenes que llegan a prestar el servicio militar, ya sea por voluntad propia o porque es la única opción que tienen tras haber alcanzado la mayoría de edad.

El tema de cambio de estrategia no es desconocido para los integrantes de la cúpula militar, luego de lo ocurrido el pasado 2 de septiembre, cuando las mismas disidencias de las Farc realizaron un ataque a un grupo de policías en la vereda Corozal, cerca del municipio de San Luis, zona rural de Neiva, donde activaron un artefacto explosivo que estalló al paso de una camioneta y causó la muerte de siete uniformados.

La decisión de Gustavo Petro fue la misma: ordenar la salida de los auxiliares de la Policía de las zonas de conflicto. "Esos muchachos y muchachas no pueden estar en sitios de alto riesgo, donde se necesita capacidad, mucha más experiencia y más años. Y en esa medida le he pedido al director general de la Policía que haga el balance y saque de ese tipo de zonas, del tránsito hacia esas zonas, a lo que hoy se denomina auxiliares de Policía”, dijo el primer mandatario.

En ese momento, más de 20.000 jóvenes realizaban sus tareas como auxiliares, lo que llevó al director general de la Policía, general Henry Sanabria, a hacer un replanteamiento de la estrategia.

Un alto oficial de la Policía encargado de esta misión le comentó a CAMBIO que el primer tropiezo –que puede ocurrir con la última decisión del presidente– es que en el país luego del Acuerdo de Paz, como parte del compromiso entre el Gobierno y las Farc, se eliminaron las zonas de conflicto.
 
“La primera tarea era identificar cuáles eran esas zonas, porque históricamente se conocen pero legalmente no existen; lo segundo, no es fácil de la noche a la mañana sacar a los auxiliares porque muchos de ellos hacen tareas de medioambiente, sociales y de tránsito que nada tienen que ver con el orden público”, afirmó el alto oficial.

militares

El caso de los militares

Para un excomandante de las Fuerzas Militares que pidió reserva en su nombre, “el ministro desconoce el manejo interno de las fuerzas: el 60 por ciento del Ejército está compuesto por soldados regulares; dentro de la institución, son el motor de la seguridad en zonas apartadas y no se puede negar que en el país el conflicto sigue vivo por el fortalecimiento de los grupos ilegales que este Gobierno ha permitido”.

Jean Carlo Mejía, abogado y profesor de la Universidad Militar, afirmó que el ministro no debe dar esas órdenes por las redes sociales, porque demuestra que no sabe nada del sector y desconoce cómo se ha librado la guerra en el país.

Por su parte, Hugo Sarmiento, mayor en retiro del Ejército, aseguró que los soldados regulares en Colombia son los que reciben más entrenamiento en el continente, cerca de 14 semanas en las que son capacitados como combatientes en zonas de alto riesgo individual y colectivamente.

El tema no es menor para el coronel en retiro Henry Sabogal, quien indicó que en la actualidad los jóvenes no quieren prestar su servicio militar, en especial en los departamentos con presencia de organizaciones ilegales.

“El Ejército no cuenta con un gran número de soldados profesionales para cubrir las extensas zonas en las que los grupos ilegales delinquen, es muy difícil sin la presencia de uniformados regulares cumplir con estas tareas”, enfatizó el coronel retirado.

militares

Qué puede pasar

Para el mayor retirado Hugo Sarmiento, el tema que debe plantear con urgencia el Gobierno es cómo va a financiar todos estos cambios, “porque no es solo con órdenes que se va a dar la salida de los soldados regulares, se requiere lograr la profesionalización de los uniformados para que los jóvenes vean como una mejor alternativa el servicio militar”.

En opinión del excomandante de las Fuerzas Militares, "el Gobierno, con cada decisión que toma, muestra su desconocimiento del manejo interno del Ejército. Existen planes en los cuales una pieza fundamental son los soldados regulares para realizar tareas de control y seguridad, estrategias que no se pueden cambiar de la noche a la mañana”.

Jean Carlo Mejía aseguró que lo que debe hacer el Gobierno es brindar confianza y seguridad jurídica a los mandos, tranquilidad a la comunidad en las zonas de conflicto y finalmente apoyo a la sociedad que respalda las tareas que realizan diariamente los uniformados en el país.