28 Julio 2022

Tres jóvenes en Sucre aparecieron muertos luego de ser capturados por la Policía

Crédito: Colprensa

La institución sostiene que los jóvenes eran responsables de la muerte de un patrullero. La familia de los adolescentes dice que solo estaban apostando piques en moto.

Por: Redacción Cambio

Un presunto caso de falso positivo ocurrió el pasado lunes 25 de julio en el corregimiento Chochó, zona rural de Sincelejo, Sucre.

En un operativo de la Policía, murieron tres jóvenes, sindicados de participar en el homicidio del patrullero Diego Felipe Ruiz Rincón. Las primeras informaciones señalan que los tres adolescentes se encontraban en una vía cercana al lugar en el que murió el uniformado, donde acostumbraban practicar motociclismo.

Tras la acción armada contra el patrullero, la Policía realizó una operación candado, en búsqueda de los responsables. Entonces, los agentes llegaron hasta el punto donde se encontraban los jóvenes, que intentaron huir. Uno de ellos resultó herido.

Según el testimonio de testigos, los jóvenes fueron subidos a una patrulla con vida, supuestamente para trasladar al herido a una clínica.  Horas más tarde, aparecieron los tres muertos.

La identidad de los fallecidos corresponde a Carlos Ibáñez, Jesús David Díaz y José Carlos Arévalo.

 

Para la comunidad, este puede ser un caso de homicidio contra civiles, pues las víctimas, según ellos, no estaban involucradas en el homicidio del patrullero sino realizando piques ilegales.

El ministro de Defensa, Diego Molano, quien realizó un consejo de seguridad en Corozal, Sucre, dijo al respecto: “Inmediatamente se conocieron los hechos, se desarrolló un proceso, por instrucción del general Vargas, director de la Policía, de investigación, como corresponde a la Inspección general de la institución”.

Por su parte, el coronel Carlos Andrés Correa, comandante de la Policía de Sucre, afirmó que, frente a estos hechos, había abierto una investigación disciplinaria y penal sobre la actuación de los uniformados. 

El alto oficial agregó, sobre el operativo de los agentes: "Los uniformados, posterior a la muerte del patrullero, reaccionaron e hicieron disparos, hiriendo a los posibles responsables. Es la versión que me dan los uniformados, haciendo una persecución y posteriormente capturándolos, pero es allí donde entra la Fiscalía y el CTI para hacer la verificaciones y las investigaciones correspondientes”.

Julio César González, comandante de la Regional número 8, agrega: "Lo que tenemos claro es que hay una reacción policial, hicieron más de 16 disparos con sus armas de dotación. Posterior a esta situación, llegan unos ciudadanos que se encuentran más adelante y que son auxiliados por los uniformados y los llevan hasta el centro clínico”.

El comandante también aseguró que no se ha tomado ninguna decisión de suspender a los uniformados involucrados hasta tanto se tenga un resultado de la investigación que adelanta el organismo judicial. 

 

“Las investigaciones pueden determinar fácilmente si los proyectiles que se dispararon en el lugar de los hechos corresponden y tienen las características de las armas de los uniformados para comparar si son las mismas que podrían estar en los cuerpos de los fallecidos”, concluyó González.