GM: desarrollo a toda marcha

Crédito: Cortesía General Motors

La industria automotriz tiene en su camino un desafío mayor: la electrificación, para reducir la dependencia del combustible. Pero General Motors va más allá de esto: este es el recorrido de responsabilidad de una de las grandes empresas de Colombia.

Hoy, las estrategias ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) encaminadas a la sostenibilidad están marcando la ruta de las empresas, y a su vez, están cobrando relevancia en consumidores, inversionistas y públicos estratégicos. Santiago Ángel, director de Relaciones de Gobierno, Comunicaciones y Responsabilidad Corporativa de General Motors, menciona los resultados de un reciente estudio según el cual 50% de los consumidores consideran que la sostenibilidad es relevante cuando toman una decisión de compra y 42% de ellos evitarían comprar productos o servicios de una empresa a la que se le compruebe que hizo algo ambiental o socialmente incorrecto.

Las prácticas sostenibles empresariales han dejado de ser un tema de imagen para convertirse en parte esencial de la operación, y así queda demostrado al dar un vistazo por los esfuerzos de una compañía como General Motors por contribuir con la construcción de un mejor país. “Con más conciencia de los problemas sociales y ambientales en el mundo, las acciones encaminadas a un mejor entorno son apenas la forma en que todos deberíamos aportar al desarrollo y crecimiento de la humanidad”, dice Ángel.

Santiago
Santiago Ángel, director de Relaciones de Gobierno, Comunicaciones y Responsabilidad Corporativa de General Motors
Cortesía: General Motors

La innovación como parte de la responsabilidad

Por eso, desde la industria automotriz –y en General Motors, específicamente–, han incluido en los planes de desarrollo acciones a favor de la sociedad. “Creamos e innovamos en un producto pensado para el bienestar de las personas y del medio ambiente”, dice Santiago. Por eso, la filosofía de General Motors parte de tres pilares: cero emisiones, con el fin contribuir a reducir emisiones y lograr la eficiencia energética; cero congestiones, promoviendo una movilidad sostenible; y cero accidentes, enfocando esfuerzos en modelos seguros para los usuarios. 

“Así mismo, nuestra filosofía de ESG (estrategias ambientales, sociales y de gobernanza) nos ha permitido desarrollar herramientas y metodologías encaminadas a la construcción de ciudades innovadoras e iniciativas de movilidad beneficiosas para la sociedad”. 

En medio ambiente General Motors mide el impacto ambiental de sus materiales y productos, busca oportunidades para promover la circularidad y alianzas que les permitan aportar a la mitigación del cambio climático, así como también se preocupan por educar a los colaboradores en las prácticas sostenibles que llevan a cabo.

En cuanto a lo social, promueve la diversidad, equidad e inclusión en la población de niñas y adolescentes. Apoyan emprendimientos en movimiento, programas enfocados en el fortalecimiento de habilidades, educación digital de calidad, uso del reciclaje, entre otros. 

Finalmente, para el caso de gobierno corporativo, General Motors refuerza su compromiso de cumplir con leyes y reglamentos aplicables, y con otros requisitos ambientales pertinentes, además de fortalecer y participar en programas gubernamentales que le permiten la medición de su huella de carbono. 

Según Santiago Ángel, “en General Motors creemos firmemente en la apuesta por la reducción de emisiones y la carbono neutralidad. Para lograr esta meta, nos hemos enfocado en la importancia de la innovación, inversión tecnológica, investigación, y generación de soluciones que nos permitan reducir el impacto ambiental de nuestros vehículos e instalaciones. Por ello, hoy en día somos la compañía que más invierte en el desarrollo de vehículos eléctricos, lo que nos pone a la vanguardia en este mercado”. 

De hecho, en noviembre de 2021 General Motors abrió en Estados Unidos su primera planta de producción exclusiva para vehículos eléctricos, Factory ZERO, que marcó un hito en su compromiso con la electrificación. Gracias a esto, hoy tiene en varios mercados globales productos icónicos eléctricos como el Hummer EV, Bolt EUV, Chevrolet Bolt EV, Silverado, Equinox, Cadillac LYRIQ, CELESTIQ y Cadillac Cruise (Autónomo en 5G), tanto en producción como en lanzamiento. 

GM3
Cortesía: General Motors

Educar para avanzar

General Motors adelanta distintos proyectos con los cuales aporta a la construcción de país desde diferentes ámbitos, como educación, empleabilidad, diversidad, inclusión, igualdad de género, entre otros. 

Justamente, comprometidos con la educación, unieron fuerzas con la Fundación Plan, con el fin de contribuir al cierre de brechas en materia de educación digital ayudando a masificar el acceso y la conectividad de los estudiantes, a partir de la donación de computadores en comunidades del departamento de Bolívar. 

“Además de la entrega de los computadores y bajo esta alianza, donamos cinco becas de educación superior para niñas y jóvenes que quieran estudiar carreras vinculadas a STEM (Science, Technology, Engineering and Math), con el fin de impulsar el desarrollo de estas habilidades, la inclusión y el empoderamiento femenino en estas áreas”, dice Ángel. 

Dentro de la organización también se promueve una cultura de inclusión y de oportunidades para la mujer en el sector. Si bien en 2020 contaban con 23% de participación femenina ocupando cargos administrativos y operacionales en planta, esta cifra aumentó a 36% en 2021, “y seguimos creciendo”. A nivel global se estima que para 2030 se alcance 40% de liderazgo femenino en las diferentes áreas de operación.

“Por otra parte –dice Santiago Ángel–, como compañía nos interesan todas aquellas oportunidades encaminadas a cambiar la vida de las personas y a contribuir a la empleabilidad del país. Por eso, por medio de nuestro programa ‘Semilleros’ hemos aportado al desarrollo y crecimiento de personas que no han tenido la oportunidad de estudiar. Contamos con una alianza con el SENA para la formación de estos jóvenes, a quienes patrocinamos desde el primer día de estudio y posteriormente les ofrecemos un periodo de práctica en nuestra planta. Con nuestro programa ‘Semilleros’, estamos construyendo país, apoyando a la formación de futuros ingenieros y líderes”. 

En materia ambiental, General Motors suscribió un convenio con Conservación Internacional para el proyecto Naturamazonas, en el que se enfocan en la protección y restauración del bosque nativo de la región amazónica. “Este programa nos permite aportar a la generación de fuentes de ingresos de cerca de 1.000 familias de la región amazónica, brindar apoyo logístico en el transporte de material forestal y vegetal nativo hacia los principales núcleos de reforestación en los departamentos del Putumayo, Cauca y Caquetá y, además, crear alternativas de generación de medios de sostenimiento para las comunidades locales”.

General Motors reitera su compromiso para aportar desde distintos frentes al crecimiento y progreso del país. Este año hicieron el gran anuncio de inversión de $50 millones de dólares para la modernización de la planta de producción de vehículos livianos, con la que proyectan ensamblar 35.000 unidades por año del Chevrolet JOY, que se destinarán al mercado local y de exportación. En cuanto a la generación de empleo, esperan tener inicialmente más de 30% de empleos adicionales. 

Además de esto, seguirán encaminando sus esfuerzos en la visión global de electrificación. Este año traerán al mercado colombiano el primer vehículo eléctrico de la marca Chevrolet y esperan la llegada de dos modelos más para los próximos dos años. 

“Es una realidad”, dice el representante de General Motors. “Los hábitos de consumo y de compra están cambiando y nuestros modelos de negocio deben ir de la mano de esa dinámica. En la medida en que logremos dar visibilidad justamente a esas acciones enfocadas en la inversión social y ambiental, estamos enviando un mensaje positivo a nuestros consumidores de todo lo que podemos hacer desde el sector privado”, concluye.