Se vale soñar

Crédito: ISA

Siete municipios del Caribe colombiano crearon rutas de desarrollo a la medida de sus necesidades, gracias a una iniciativa de ISA, el PNUD en Colombia y la Fundación Barco. Es una carta de navegación a 20 años para forjar ese mejor futuro que ellos anhelan.

“¿Cómo vemos a Santa Rosa en 2041?” Esta fue la pregunta que les formularon a Jhonier Caballero y a otros ciudadanos de este pueblo caribeño en las reuniones, talleres y mesas de trabajo que se organizaron para crear una agenda de desarrollo sostenible a largo plazo. 

Tras muchos diálogos y discusiones con líderes de esa comunidad, la respuesta de Jhonier se resume así: “la vemos como un pueblo donde los jóvenes digan ‘gracias a Santa Rosa estoy donde estoy porque me brindó la ayuda que necesitaba’”. 

Ese mismo ejercicio se repitió en seis diferentes pueblos del Caribe colombiano: Sabanalarga, Luruaco, Piojó, Santa Catalina, Clemencia y Villanueva. Ese gran esfuerzo hace parte de la iniciativa Conexiones para el Desarrollo, un programa de sostenibilidad de ISA y sus empresas, en alianza con la Fundación Barco y el PNUD en Colombia.  

El objetivo es que estas comunidades se apropien de sus destinos y creen de manera colectiva un desarrollo sostenible a la medida de sus necesidades.  

Interconexión
Cortesía: ISA, Conexiones para el desarrollo

Esta agenda de desarrollo fue lanzada oficialmente el pasado 7 de julio de la mano de las comunidades, los gobiernos e instituciones locales. En cada una de ellas hay propósitos detallados y acciones para llegar a ese futuro de bienestar y felicidad con que sueñan en estos territorios.

Ese día, Luis Tovar, coordinador de la Consejería Ambiental del Consejo Comunitario de Amansaguapos, en Santa Catalina, Bolívar, destacó la diversidad del Caribe, la importancia de esta hoja de ruta y la necesidad de que la iniciativa impacte de forma positiva en la vida de estos pueblos. “Reafirmamos nuestra total entrega y responsabilidad con este trabajo”, dijo.

Soñar para crear

El punto de partida fue la palabra ‘disoñar’, que resulta de la fusión de dos verbos, diseñar y soñar, y que de una manera más profunda describe la responsabilidad de diseñar los sueños y hacerlos realidad, la capacidad de diseñar y soñar al mismo tiempo.

Con esto en mente, más de 600 actores estratégicos en estos municipios trabajaron para construir las agendas que los llevarán, a la vuelta de 20 años, a un futuro sostenible donde los ciudadanos tendrán muchas oportunidades. 

Como lo dice Tomas Avendaño, líder comunal de Clemencia: “Hay bastantes muchachos y muchachas bien preparados, pero no tienen oportunidad de seguir adelante por diferentes barreras”. Y con esta poderosa herramienta de gestión política, económica, social, cultural y ambiental se busca derrumbarlas. 

En Villanueva, por ejemplo, impulsarán programas para crear nuevos liderazgos políticos, se concretarán alianzas y estrategias para el desarrollo de la economía, se buscará la promoción de una educación y salud de calidad, y se priorizará la construcción de vivienda digna. 

“Los territorios se empoderaron y decidieron ser partícipes de la construcción de una apuesta por el desarrollo sostenible, que está en línea con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, señala Sara Ferrer, representante residente del PNUD en Colombia.

La agenda de cada municipio incluye diferentes frentes de acción: la educación inclusiva y de calidad, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, el liderazgo y la participación, la paz, la identidad y la promoción del orgullo de su legado étnico y cultural y de su riqueza turística con responsabilidad ambiental, entre otros.

Para María Adelaida Correa, directora corporativa de Sostenibilidad de ISA, este logro es un motivo de orgullo. “Construir desde, para y con los territorios es un ejercicio que está en el espíritu de ISA desde su origen, porque es una forma de actuar bajo el diálogo y la escucha permanente”. 

Isa
María Adelaida Correa, directora Corporativa de Sostenibilidad ISA

La iniciativa hace parte del programa Conexiones para el Desarrollo, que ISA y sus empresas en Colombia, Perú y Chile y Brasil lleva a cabo bajo un propósito inspirador: fortalecer las capacidades educativas, comunitarias e institucionales con el apoyo de diferentes aliados, a partir de la comprensión de las realidades particulares de cada país. “Es una gran apuesta para mejorar el bienestar de las comunidades involucradas”, dice Alfonso Otoya, director general de la Fundación Barco.

En Colombia, el programa se desarrolla en las zonas aledañas al proyecto Interconexión Sabanalarga-Bolívar, que conectará los departamentos de Bolívar y Atlántico con una nueva línea a 500 mil voltios, y que permitirá atender de manera confiable y segura el sistema de transmisión de energía eléctrica en el norte del país. Así, al tiempo que llega la infraestructura de ISA a las regiones, llega también el progreso y el desarrollo.

El éxito de estas agendas dependerá en que se logren posicionar y apropiar como un referente de planeación a futuro, pero, sobre todo, del compromiso de las comunidades y sus gobernantes. “Es un legado para que las presentes y futuras generaciones sean protagonistas en la construcción y gestión de su bienestar”, concluyó Ferrer.

Isa