8 Agosto 2022

El cáncer se llevó a nuestra Olivia Newton-John

Olivia Newton-John murió en su granja en California. Inglesa de nacimiento y criada en Australia, comenzó su carrera como cantante de canciones country y luego se pasó al rock y al pop. En los últimos 30 años lidió con un cáncer de mama que se iba y regresaba. Tenía 73 años de edad.

 

Olivia Newton John
Olivia Newton-John posa con John Travolta. Ambos fueron protagonistas de la película 'Grease' ('Brillantina')

Por Manolo Bellon

Parece que fue ayer… Fue por estas épocas del año de 1971 cuando llegó a Radio 15 el disco sencillo de 45 rpm traído por lo que el director de Alfonso Lizarazo llamaba “el correo de las brujas” – azafatas y pilotos de vuelos internacionales- que tenía la foto en primer plano de una hermosa rubia con una luminosa sonrisa llamada Olivia Newton-John. Era una inglesa que cantaba If not for you, una canción de Bob Dylan. Una voz suave y expresiva interpretaba el tema con marcado ritmo country americano. La canción tenía pinta de éxito y sonó bastante, aun cuando no fue tan popular. Luego llegaron más discos de esta nativa de Cambridge, Inglaterra, radicada en Australia desde los cuatro años, hasta que en 1973 uno pegó duro: Let me be there.
Para nosotros en la emisora eran una maravilla esos melódicos temas que esta rubia cantaba. Tenían lo que se buscaba para “darles palo” y pegarlas. A los que no les gustaba mucho era un sector del público americano. Esta jovencita de apenas unos 23 años ganaba todos los premios de música country, género habitualmente reservado a los nacidos en Estados Unidos. Era casi una ofensa que alguien llegado del otro lado de Atlántico se metiera en su feudo.

Se convirtió en vocera de la investigación del cáncer de mama y temas de salud. Los discos que grabó ahora tenían temáticas más serias como 'Gaia: one woman’s journey', en la que relata su proceso con la enfermedad.

Pero no tenían de qué preocuparse. Lentamente su estilo se alejó de la comodidad de esa música tradicional para migrar al mercado pop juvenil. Así llegaron los exitosos If you love me (Let me know), I honestly love you, Have you never been mellow, y Please Mr. Please. La delicada voz, su emotiva interpretación reflejaba una fragilidad enternecedora. Y uno miraba las portadas de los discos y Olivia Newton-John aparecía retratada siempre de la cintura para arriba o sólo su rostro, que enfatizaba su encantadora sonrisa. La razón era sencilla: mantener la imagen de pureza e inocencia de la cantante era lo fundamental que su disquera quería proyectar de ella.

Así llegó 1978 cuando la cantante, que ahora tenía 30 años, fue escogida para hacer el papel de Sandy Olsson, la adolescente pura y tierna que conquista el corazón de Danny Zuko, el rudo compañero de colegio en la memorable película GreaseBrillantina- basada en el musical del mismo nombre. En la película vemos al final a la tierna jovencita de delicadas faldas, cola de caballo y capul convertida en una femme fatale de ceñido traje de lycra negro con hombros desnudos y cabellera alborotada. Nació, además una nueva Olivia Newton-John.

La delicada voz, su emotiva interpretación reflejaba una fragilidad enternecedora. Y uno miraba las portadas de los discos y Olivia Newton-John aparecía retratada siempre de la cintura para arriba o sólo su rostro.

La premier de la cinta la hicimos en Radio Visión y el teatro Embajador de Bogotá se llenó de nuestros oyentes y sus voces que a todo pulmón cantaron las canciones que durante semanas promocionamos y que disfrutaron los dos mil y pico de asistentes. ¡Ah!, las épocas en que los teatros se llenaban con cine musical.

Lo hecho en la película se tradujo a su carrera musical. La nieta de Max Born (uno de los físicos más importantes del siglo XX y ganador del Premio Nobel), ahora se convertía en un símbolo sexual y su disco después de Grease descubrió su nueva personalidad: Too hotDemasiado Caliente- que la lleva de nuevo a ocupar la parte alta de listas con canciones como A little more love, Deeper that night, con un toque más roquero y agresivo.

En la película se ve al final a la tierna jovencita de delicadas faldas, cola de caballo y capul convertida en una 'femme fatale' de ceñido traje de lycra negro con hombros desnudos y cabellera alborotada.

En 1980 volvió al cine para protagonizar la fantasía musical Xanadu , con Michael Beck y el gran Gene Kelly. La película no es gran cosa, la crítica no fue muy amable y la taquilla no respondió. Pero la banda sonora con canciones de Olivia sola, a dúo con el gran Cliff Richard y el tema del filme, que interpretó con Electric Light Orchestra, es lo mejor. Ventas millonarias y éxitos en listas mantuvieron su carrera en un momento de brillo.

Ohysical
Portada del álbum 'Physical', de 1981, su trabajo más exitoso.


En 1981 lanzó su exitoso álbum Physical, el mayor éxito de su carrera, que reforzó su imagen sexy con canciones más roqueras y el tema titular con su letra bastante sugestiva. A la hora de hacer el video, ¿cómo hace una mujer recatada en su vida personal para interpretar una canción con una letra que dice entre otras cosas, “Te llevé a un restaurante íntimo, y luego a una película insinuante, no hay más de qué hablar, al menos que sea horizontal…”? La decisión fue sencilla: grabar en un gimnasio haciendo rutinas de ejercicios. ¡Eso también es bastante físico!
A mediados de los años 80 los éxitos decayeron y en 1992, con el lanzamiento de un paquete de grandes éxitos en ciernes, preparó su primera gira en diez años, que debió cancelar cuando recibió el diagnóstico de un cáncer de mama que la obligó a comenzar el tratamiento. Se recuperó y empezó a dedicar su vida al activismo. Se convirtió en vocera de la investigación del cáncer de mama y temas de salud. Los discos que grabó ahora tenían temáticas más serias como Gaia: one woman’s journey, en la que relata su proceso con la enfermedad. Fue, además, el primer disco en que ella escribió todas las canciones.

La nieta de Max Born (uno de los físicos más importantes del siglo XX y ganador del Premio Nobel), ahora se convertía en un símbolo sexual.


Aunque se recuperó del cáncer, tuvo episodios por recaídas, pero mantuvo su carrera y su trabajo benéfico. En 2015 lanzó su propia línea de vinos de uvas cultivadas en California, donde residía, pero en 2017 su cáncer reapareció e hizo metástasis. Aseguró que era la tercera vez que reaparecía el mal y que viviría el tiempo que la enfermedad se lo permitiera.
El 8 de agosto murió en su hacienda en California acompañada de su esposo John Easterling, con quien se había casado en una ceremonia inca en Perú en 2008, y de Chloe Lattanzi, hija de su primer matrimonio, quien además de cantar es cultivadora de marihuana medicinal. Olivia tenía 73 años.
Hemos perdido a una de esas maravillosas voces que hacen parte de nuestra banda sonora de la vida. Olivia, ¡gracias por la música!