5 Diciembre 2022

La larga vida de un festival de cortos

Este año cumple 20 años el Bogotá Short Film Festival (Bogoshorts), un festival de cine cortometraje que comenzó como un espacio de proyección de cortometrajes en el bar In Vitro y que hoy es uno de los más importantes festivales de cortometrajes de América Latina.

 

BogoshortsHace 20 años el bar In Vitro, en la calle 59 con carrera Séptima, prestaba su sede un día a la semana para que los realizadores audiovisuales presentaran, casi entre amigos, sus realizaciones. Dos décadas después el nombre de Bogoshorts (por Bogotá Short Film Festival) va mucho más allá de las fronteras que traza el concepto de un festival. Bogoshorts se ha convertido en una plataforma que promueve el desarrollo de nuevos talentos audiovisuales y la conforman tres pilares.

El Movimiento Bogoshorts, que a lo largo del año trabaja para expandir las posibilidades de exhibición del cortometraje.
Bogoshorts Film Agency, una agencia de distribución que licencia cortos colombianos y latinoamericanos para presentarlos en festivales de cine a nivel mundial y comercializarlos a través de diferentes ventanas de exhibición.

El Bogotá Short Film Festival, especializado en formatos cortos, que cada diciembre reúne alrededor de 400 cortometrajes de Colombia y del mundo entero, que se complementan con actividades de formación (Bogoshorts al tablero) e Industria (BFM - Bogoshortos Film Market), una maratón de realización de filminutos (Imaginatón), exposiciones artísticas (Bogoshorts expone) y actividades gastronómicas (Bogoshorts degusta), así como fiestas, conciertos y otras actividades que conectan al público con este formato.

El festival se transformó en un evento de alta calidad especializado en el formato del cortometraje, en el que se exhiben contenidos de altísimo nivel.

Hoy comienza la vigésima edición de este festival con una programación muy variada en la que realizadores y productores colombianos participan en la Competencia Nacional, que premia las categorías de ficción, documental, animación, experimental y videoclip, así como otras categorías técnicas y artísticas.

En la Competencia Internacional participan realizadores alrededor del mundo (excluyendo Colombia), que premian las mismas categorías de la competencia nacional. Otras competencias son F3 (Fanático Freak Fantástico), donde participan cortometrajes de terror, ciencia ficción, fantasía y otros géneros relacionados) y la Competencia VR, que agrupa cortometrajes producidos en 360°, en 2D y 3D, de cualquier país del mundo, incluso Colombia.

El festival nació en 2003, cuando los socios del bar In Vitro decidieron dedicar una sesión semanal a la presentación de cortometrajes. Así nació el espacio In Vitro Visual, que permitió exhibir al público de forma gratuita cortometrajes. El proyecto rápidamente tomó fuerza en marzo de 2005, cuando In Vitro Producciones unió fuerzas con Laboratorios Black Velvet, una empresa de promoción y gestión audiovisual.

A partir de entonces la convocatoria se volvió más exigente. En 2006 se creó la muestra Lo mejor de in Vitro Visual, que compilaba seis horas con los trabajos más destacados del año anterior, viajando a lo largo del año por más de doce ciudades colombianas y países como Argentina, España, Estados Unidos y Venezuela. Esa fue la base de Bogoshorts.

En 2008 se tomó la decisión de llamar al evento Festival Internacional In Vitro Visual. Bajo este nombre se realizaron cinco ediciones y las principales salas de arte y ensayo del centro de Bogotá se sumaron a las exhibiciones de In Vitro. En los cinco años el festival tomó tal fuerza e importancia que se hizo necesaria una transformación definitiva en términos nominales, pero por supuesto también en proyección y tamaño.

En 2013 el festival presentó su imagen y su nuevo nombre: Bogotá Short Film Festival / Festival de Cortos de Bogotá-Bogoshorts. Fue mucho más que un simple cambio de nombre y de imagen. El festival se transformó en un evento de alta calidad especializado en el formato del cortometraje, en el que se exhiben contenidos de altísimo nivel, acompañado de un programa de formación para jóvenes realizadores llamado Bogoshorts al tablero y un espacio de fortalecimiento de carácter profesional que permita producir, comercializar, crecer y construir redes de interacción industrial llamado Bogoshorts en obra.