18 Septiembre 2022

“La música va más allá de las notas”: Andrés Posada en Ibagué Festival

Crédito: Gabriela Casanova

El Ibagué Festival fue creado por la Fundación Salvi, una institución sin ánimo de lucro que promueve la cultura musical de Colombia. Esta vez, uno de los escenarios protagonistas del festival fue el Conservatorio del Tolima, institución insignia de Ibagué dentro del sector artístico y cultural.

Por Gabriela Casanova Semma

Dos estruendos resonaron en el Salón Alberto Castilla y todos alzaron la mirada. El concierto Sonidos imaginados de la noche oscura había empezado, un estreno de la nueva obra del compositor antioqueño Andrés Posada.

El concierto no empezó con melodías suaves provenientes de un piano o un oboe, sino que la percusión fue protagonista desde el minuto uno y captó la atención de todo el público. Después de tal inicio, la audiencia se dio cuenta de que no era un concierto común y corriente, tenía algo diferente. Los sonidos llevaban a los asistentes a contemplar la noche, salir al campo y ver el cielo estrellado; y escuchar a las chicharras, grillos, sapos y búhos. El director del septeto movía los brazos con gran elegancia, y los músicos eran minuciosos con cada nota y silencio. Esa es la magia de Ibagué Festival, como dice Andrés Posada, “la música va más allá de las notas”.

concierto
Estreno de la obra  Sonidos imaginados de la noche oscura de Andrés Posada. Créditos: Gabriela Casanova

Del 15 al 18 de septiembre se llevó a cabo la tercera versión de Ibagué Festival: las músicas que somos, un proyecto de la Fundación Salvi. Este evento reunió a artistas provenientes de diferentes regiones del país en un encuentro multicultural, donde se mezclaron géneros tradicionales, académicos y populares. Sin embargo, no todo giró en torno a la música. También hubo apuestas gastronómicas, mercados artesanales, talleres, conversatorios, entre otros.

De frontera a frontera: Músicas del Archipiélago de San Andrés y de Nariño” fue el tema central del festival. Esta fue una muy buena excusa para que los ritmos musicales de la región del Pacífico y del Caribe se entrelazaran con los del Tolima en un escenario poco común.

 “Para nosotros es clave que los artistas invitados compartan escenario y programas porque de esa manera pueden conocer músicos de otros contextos, hacer contactos e impresionarse con sus propuestas estéticas y sonoras”, comentó Alejandro Mantilla, director artístico del festival. Lo andino, lo afropacífico y lo caribeño fueron protagonistas de este diálogo nacional, pero más allá de eso fueron las vivencias y experiencias en todo el sentido del arte en la ciudad de Ibagué.

panóptico
Concierto de Systema Solar en el Panóptico de Ibagué. Créditos: Paula Núñez

Uno de los principales escenarios del Ibagué Festival fue el Salón Alberto Castilla, una reliquia del Conservatorio del Tolima, donde se disfrutaron conciertos como el de Sonidos imaginados de la noche oscura, el 17 de septiembre, dirigido por Aurelio Zarrelli e interpretado por el violonchelista Santiago Cañón, el pianista Mauricio Arias, la oboísta Yudi Bonilla y el cuarteto de percusión Tamborimba Ensamble.

El Conservatorio del Tolima ha sido uno de los logros más importantes del maestro Castilla Buenaventura. Se consolidó en 1906 y, desde entonces, ha formado a talentosos artistas que han resaltado a nivel nacional.

También, luego de la gran actuación de este grupo, pasó al escenario el cuarteto estadounidense Beo String Quartet, que complació al público con una presentación de dos violines, una viola y un violonchelo.

Cuarteto
Concierto de Beo String Quartet. Créditos: Gabriela Casanova 

Desde hace muchas décadas Ibagué ha sido la cuna de grandes exponentes de la música. Ejemplo de ello es el maestro Alberto Castilla Buenaventura, autor del Bunde tolimense y fundador del Conservatorio del Tolima, que se encuentra en la calle novena.

El Conservatorio ha sido uno de los logros más importantes del maestro Castilla Buenaventura. Se consolidó en 1906 y, desde entonces, ha formado a talentosos artistas que han resaltado a nivel nacional. Además, según el rector de la institución, James Enrique Fernández, el Conservatorio tiene la programación musical más amplia del país, con alrededor de 100 conciertos gratuitos anuales.

“Históricamente los egresados del Conservatorio del Tolima se han proyectado a todo el país y al exterior, gracias a que Ibagué posee uno de los Conservatorios más importantes de Colombia. Así mismo, la ciudad no solamente ha conservado una gran tradición musical académica y popular, sino que viene renovando sus programas y prácticas, razón por la que se destaca junto a otros movimientos musicales del país, manifestó Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi.

violonchelo
El violonchelista Santiago Cañón. Créditos: Gabriela Casanova

Varios estudiantes del Conservatorio asistieron el 17 de septiembre al Salón Alberto Castilla para presenciar el estreno de la obra de Andrés Posada y por pura curiosidad, escuchar a un grupo internacional como Beo String Quartet. Sin embargo, no fueron los únicos. A las once en punto comenzaron a llegar ibaguereños, turistas y docentes. Mientras esperaban a que se diera inicio al evento, muchos se quedaban en sus puestos para contemplar el lugar; varias miradas se posaron en los retratos de artistas como Schubert, Bach y Chopin que permanecen colgados en las paredes del salón.

Sin embargo, cuando empezó el concierto, todo el mundo quedó en silencio, nadie se movía, todos estaban concentrados en los músicos. Se sentía el respeto por el artista y el orgullo de los ibaguereños, ya que no todo el mundo cuenta con un escenario y con un evento como Ibagué Festival para disfrutar de la música. Por eso Ibagué es reconocida como la Capital Musical de Colombia.