16 Septiembre 2022

Las primeras citas de Clara Mejía

Clara María Mejía Zea es una periodista con un largo recorrido y decidió escribir un libro de memorias en sus primeras citas con asuntos tan diversos como la fama, el amor y la muerte. El libro se consigue en la tienda de Amazon.

Clara Mejía

En la vida de toda persona siempre hay una primera vez. Primera vez que respiró, primera vez que viajó en avión, primera vez que fue al mar… La periodista Clara María Mejía Zea, a quienes su colegas y amigos conocen como Tatú, se lanzó a la aventura de escribir parte de sus memorias. El libro se titula Mis primeras citas y lo componen diez historias que marcaron su vida en las que se enfrentó por primera vez con la fama, con la muerte, con el amor, con Bogotá (ella nació en Medellín y ahora vive en Cali), con la locura...
Son textos ágiles, con mucho ritmo y que conectan muy rápidamente con el lector, en particular con su parte emocional. El libro también trae breves colaboraciones de otros autores. Textos del escritor Ricardo Silva Romero y del comediante Diego Camargo, dos aportes gráficos de Vladdo con Aleida, una receta del ajiaco tal como lo prepara el chef Jorge Rausch, un poema del periodista Jairo Dueñas, una fotografía de Andrea Echeverri que tomó Guillermo Torres y la letra de la canción Primeras veces, del grupo Morat.
Le gustó tanto el resultado que recientemente abrió un canal de YouTube en el que entrevista a personajes famosos que se llama (adivinaron) Mis primeras citas.
CAMBIO conversó con la autora acerca de este libro que, mientras espera que una editorial lo publique, ya está disponible en la tienda de Amazon, ya sea virtual o impreso con pasta blanda.
 

CAMBIO: ¿Qué la llevó a escribirlo? Usted está muy lejos de ser una persona que busca la fama o el reconocimiento.
Clara María Mejía Zea: 
Tiene razón, no soy amiga de la fama o del reconocimiento, eso es efímero. Mi pasión, desde que tengo memoria es escribir, contar historias, a eso he dedicado mi vida desde el periodismo. Durante el encierro de la pandemia sentí la necesidad de sentarme frente a un computador y empezar a teclear. En un principio quería contar una historia sobre Tinder. Después el libro dio giro inesperado. Me di cuenta que había tenido primeras citas muy curiosas y atípicas en mi vida. Conocí en un semáforo a Jaime Garzón, el desdentado más famoso del país y terminé siendo su amiga. En mi época de universitaria fui a visitar a un compañero que tenía cáncer, a quien no conocía, y terminé siendo su novia. Y como periodista tuve la oportunidad de entrevistar a cientos de celebridades. La única pretensión de este libro es que quien lo lea se entretenga o reflexione sobre esas primeras citas que hacen volar mariposas en el estómago. A veces los días más importantes de la vida comienzan y ni siquiera estamos ahí para verlo.

Con Jaime Garzón
Clara con su amigo Jaime Garzón.


CAMBIO: ¿Qué tan fácil o difícil es publicar recuerdos que, así sean de vieja data, produce cierto pudor hacer públicos?
C.M.M.Z.: 
En ocasiones es doloroso recordar, pero también inevitable. Siento que el ejercicio de escribir está amarrado a la palabra verdad. Tengo que ser sincera, mientras escribía no pensé en qué tanto estaba revelando o cómo me iba a ver el lector, era más bien una necesidad de contar una historia desde el corazón. Al ser una “escritora primípara” necesitaba narrar hechos con lo que me sintiera identificada, que me generaran emociones que pudiera contagiar con mi escritura. Solo sentí pudor cuando leí los comentarios de algunos lectores: “eres muy valiente por contar eso”. Más que el pudor, lo que me preocupaba era a quién podía interesarle esta historia y la respuesta me ha sorprendido.
CAMBIO: La memoria suele ser traicionera. ¿Qué tanto (si lo hizo) se apoyó en material de archivo o en preguntas a allegados que compartieron con usted algunos de los momentos que describe.
C.M.M.Z.: 
Aunque es un libro muy personal y tenía clara la historia, me basé en testimonios de amigos y familiares. Cuando estaba escribiendo recibía llamadas o mensaje de WhatsApp de mis primos “se acuerda que”… eso le sirve para el libro. Ahora quieren que escriba cada cosa que pasa. Es bonito sentir que eso también nos unió como familia. Tuve conversaciones muy interesantes con mi papá antes de que perdiera completamente la memoria. Aunque mi intención al escribirlo era que él recordara parte de su vida, tristemente no alcanzó a leerlo, murió el 11 de mayo. Además, mientras escribía, leí mínimo dos libros a la semana. Eso me ayudó a alimentar mi proceso creativo y activó mi imaginación.
CAMBIO:¿Cómo escogió los temas? ¿Por qué esos y no otras primeras citas con tanta cosa que a uno se le atraviesa en la vida?
C.M.M.Z.: 
Me enfoqué especialmente en esas primeras citas con las que el lector se puede sentir identificado. Quién no recuerda qué hizo en su primer día de trabajo o cómo fue su primera relación sexual. La mía fue con un torero que me puso los cachos y le dio una estocada al ego.
Son citas que todos hemos tenido en la vida pero que cada quien vive de una manera distinta, eso es lo interesante. Este libro deambula por muchas emociones: tiene aventura, sexo, amor, locura, fama, risa, llanto.
CAMBIO: ¿Es doloroso escribir sobre momentos tristes, o por el contrario, eso ayuda a hacer más llevadera la tristeza?
C.M.M.Z.: 
Tiene de ambas. Es doloroso escribir sobre momentos tristes. Por ejemplo, parte del epílogo de este libro lo escribí mientras mi papá se estaba muriendo en la clínica, en esas horas muertas donde no pasa nada y a la vez pasa de todo porque te estás despidiendo de un ser querido. La muerte no solo se lleva a la persona, se lleva también la posibilidad de nuevos recuerdos.
Pero también siento que es un libro terapéutico que me ayudó a decir cosas que hace tiempo tenía atragantadas y verlas de una manera diferente. Recordar a Jaime Garzón y a mi mamá sin dolor. Ver que lo que nos pasa en la vida no es gratis, todo tiene una enseñanza. Con este libro aprendí a perdonar y a verle el lado amoroso a la vida. Y eso es lo que espero que sientan los lectores cuando lo lean.

Libro Mis primeras citas