15 Septiembre 2022

El día que un colombiano puso en jaque a Federer

Crédito: Yamith Mariño

Roger Federer, uno de los deportistas más ganadores de la historia y quien anunció su retiro, estuvo a punto de perder en primera ronda de Wimbledon contra el colombiano Alejandro Falla. ¿Cómo fue este mítico partido?

Por: Santiago Luque Pérez

La suerte puso en 2010 a Alejandro Falla a enfrentar a Roger Federer en primera ronda de Wimbledon. Un partido que poco despertaba el interés del público, se daba por descontado que sería un partido fácil para el suizo, seguramente a tres sets. Federer estaba sobre césped en un torneo que había ganado en seis ocasiones entre 2003 y 2009, había iniciado el año ganando su cuarto Abierto de Australia y era el número dos del mundo en el ranking ATP.

A pesar de que en el papel las cifras eran contundentes, el colombiano logró quebrarle el sexto saque al suizo y se llevó el primer set 7-5. Roger Federer se empezó a mostrar incómodo en el segundo set y Alejandro Falla siguió de largo y se impuso con un 6-4. Sin embargo, se sabe en el mundo del tenis que lo más difícil es cerrar un partido. 

El colombiano estaba a un set de vencer a ‘Su majestad’ Roger Federer en el torneo que mejor dominaba. Las emisoras de radio en el país se volcaron a dar la noticia y empezaron a narrar el tercer set en tiempo real. Los ojos del mundo estaban expectantes, sin embargo el suizo se recuperó y se llevó el tercer set 6-4.

Alejandro Falla, que jugaba uno de sus mejores partidos, no se achantó, seguía liderando el partido 2-1 y disputó un buen cuarto set que llegó a tiebreak para desempatar. Sin embargo, la experiencia de Federer fue apabullante y se llevó el tiebreak y el set.

De este golpe, el colombiano ya no se supo recuperar y el suizo barrió en el quinto set con un 6-0. “Él jugó excelente, manejó el juego desde la línea de fondo, me neutralizó y tuvo muy buenos tiros. Hace mucho tiempo que no estaba dos sets abajo en un Grand Slam y hay que darle el crédito a mi rival porque jugó un muy buen tenis”, fueron las palabras de Federer tras la victoria.