8 Noviembre 2022

Así sería la reforma tributaria que regirá desde 2023

Crédito: Imagen: Colprensa

La conciliación de la reforma tributaria que aprobarán las plenarias de Senado y Cámara de Representantes esta semana incluiría una tarifa menor del impuesto a dividendos, entre otros cambios.

Este miércoles estaría listo el texto de conciliación entre lo  aprobado en el Senado y la Cámara de Representantes para la reforma tributaria que, como es usual, se aprobará en una única votación en cada plenaria. La razón es que este tipo de textos solo requieren una pregunta que niegan o aprueban las plenarias: “¿quieren aprobar la conciliación para que pase a sanción presidencial?”. Luego, con un solo voto, se aprueban todos los cambios que le hicieron a la reforma tras su segunda ponencia. 

Entre los cambios aprobados en la Cámara de Representantes, los congresistas acordaron que ahora la tarifa marginal del impuesto sobre los dividendos para personas naturales no será de 20 por ciento, sino de 15 por ciento. 

Para las empresas, pese a que el gobierno no le dio su aval porque representa una pérdida de recaudo de 1,5 billones de pesos, en la conciliación quedó la tarifa diferencial de renta para pymes que se había aprobado en la Cámara de Representantes. Así, desde el año fiscal 2023, las pequeñas y medianas empresas pagarían una tarifa de renta del 30 por ciento y las grandes seguirán con el 35 por ciento. El cambio es uno de los puntos más álgidos de la discusión entre los conciliadores de la reforma. 

En el caso de las sobretasas, se aprobó que el recaudo de la sobretasa para las instituciones financieras, que debe destinarse a vías terciarias, priorice las vías de los municipios PDET. 

Y en el sector carbonífero, se aumentaron los rangos en los que empezaría a aplicar la sobretasa. Es decir, ahora el precio internacional tiene que ser más alto de lo que se había calculado inicialmente para que las empresas del sector deban pagar el cinco o el 10 por ciento adicional de renta. 

Por otro lado, además de eliminar el artículo que imponía el impuesto sobre la renta a los negocios de las iglesias y entidades sin ánimo de lucro como hoteles, restaurantes o centros de eventos, los congresistas añadieron unas líneas de texto que especifican puntualmente que este tipo de negocios no están gravados por el impuesto sobre la renta si sus ingresos se destinan al mantenimiento de las iglesias o confesiones religiosas. 

Para quienes prestan sus servicios profesionales o son consultores, podrán hacer parte del régimen simple si sus ingresos anuales son inferiores a 12.000 UVT, lo que en precios de 2022 sería 456 millones de pesos.

En el impuesto a las empresas con presencia significativa en el país, además de bajar la tarifa a 3 por ciento, los representantes a la Cámara acordaron que esta medida empiece a regir en 2024, es decir que el primer recaudo por este impuesto se vería en 2025.

Impuestos saludables 

Los productores de plásticos y envases de un solo uso podrán escapar del impuesto si obtienen una Certificación de Economía Circular, que tendrá que expedir el Ministerio de Ambiente, y para la que la entidad   tendrá seis meses de gracia, a partir de la entrada en vigor de la reforma tributaria para crear su reglamentación. 

Y en las bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados, estos estarán exentos del impuesto si se trata de donaciones a bancos de alimentos. Además de eso, el impuesto empezaría a regir el primero de noviembre de 2023, cuando se espera que la inflación ya sea más baja, un factor que reducirá el impacto que tendría sobre los bolsillos de los colombianos. Pero en el Senado, se aprobó que este impuesto empiece a regir en julio de 2023 para las bebidas y en septiembre del mismo año para los alimentos.

Otros beneficios tributarios

Los representantes también acordaron incluir varios artículos nuevos. Por ejemplo, los cultivadores de papa podrán descontar el 30 por ciento de sus ingresos y los cultivadores de arroz podrán hacer lo propio por el 20 por ciento si tienen máximo 20 hectáreas cultivables. En ambos casos, este descuento se hará, porque se presume que esa es la proporción de recursos que debieron destinar al pago de costos de producción y mano de obra. 

También se incluyó el artículo que permite que las importaciones de menos de 200 dólares, si provienen de países con los que se tiene un tratado de libre comercio, no tendrán IVA. Las boletas de entrada a cines y eventos deportivos o culturales tampoco tendrán que pagar este impuesto.