2 Septiembre 2022

Dulces y bombones, entre las exportaciones que podrían reemplazar al petróleo en 20 años

Crédito: Yamith Mariño

Con un crecimiento de cerca de 20 por ciento anual, los dulces, los bombones y los confites colombianos se han convertido en los nuevos consentidos de las exportaciones colombianas diferentes del petróleo y el café.

Por: Angélica M. Gómez

Dice el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, que al país le faltan 13 años más de aumentar sus exportaciones no tradicionales a un promedio de 20 por ciento anual como mínimo para dejar de depender de las ventas de petróleo, combustibles y otros productos de industrias extractivas. 

Su cálculo está basado en la experiencia del siglo XX, cuando el país tardó 15 años para dejar de depender de las ventas de café con exportaciones que sumaran un crecimiento de al menos 20 por ciento anual.  

Esta vez, uno de los rubros que más crece dentro de la canasta exportadora es el de alimentos y productos agropecuarios. En particular, el renglón de bombones, confites y alimentos hechos con azúcar crece al famoso 20 por ciento de Ocampo. 

Según los datos del Dane y la Dian, en julio el país exportó en total 45 millones de dólares en azúcares y artículos de confitería, es decir que en lo corrido del año acumula ventas por 429,78 millones de dólares, con un crecimiento anual de 19,4 por ciento. 

De ese valor, el país ha vendido 66,5 millones de dólares en dulces a Estados Unidos, mercado en el que creció 43,4 por ciento en los primeros siete meses del año. En Venezuela, incluso sin restablecer por completo las relaciones con ese país, en lo corrido de 2022 las ventas se han triplicado y llegan a 27 millones de dólares. 

Otros mercados importantes para los dulces colombianos son Perú (33,7 millones de dólares), Ecuador (28,3 millones de dólares) y los europeos Alemania, Francia y Bélgica, donde las ventas rodean los 4 millones de dólares en cada uno durante el periodo enero-julio de 2022. 

El secreto de los dulces colombianos que se envían al resto de América Latina, e incluso los que compran los latinos en Estados Unidos y otras partes del mundo, es la cercanía cultural y de sabores que comparte la región. 

Andrés Henao, gerente de Negociaciones Estratégicas de la Super de Alimentos, explicó que la empresa manizaleña intenta unificar el portafolio todo lo que pueden, pues en América Latina los perfiles y umbrales de sabor son similares. "Para otras regiones del mundo trabajamos ajustes en ingredientes que, por cultura o religión, no se consumen, como en Oriente Medio, y también en sabores”. 

Además, ajustan el peso en gramos de los productos que ofrecen “para quedar con buena propuesta de valor por fracciones de moneda”, es decir, para ofrecer el mejor precio comparado con el peso de sus productos.

Super de Alimentos, que nació hace más de 70 años en Manizales con el Supercoco, hoy exporta sus productos a más de 40 países, entre los que están Arabia Saudí, Canadá, Chile, Costa de Marfil, Emiratos Árabes Unidos, Haití, Honduras, Hong Kong, Irak, Israel, México y Panamá.

A esta empresa se suman otras 701 que trabajan en toda la cadena de producción de un sector de las comidas que, según la Cámara de la Industria de los Alimentos de la Andi, entre julio de 2021 y junio de 2022 exportó 59.053 toneladas, de las cuales el 82 por ciento fueron bombones, caramelos, confites, gomas y pastillas (confitería) y el 17 por ciento restante, chocolates (o derivados del cacao).

Camilo Montes, director ejecutivo de esta cámara de la Andi, resaltó que la industria ya tenía a 12.530 empleados directos en el periodo enero-abril 2022, según los datos del Dane; y si se tuviera en cuenta toda la cadena de producción desde la cosecha de materias primas hasta la distribución, ese número se elevaría a cerca de 87.000 empleados directos.

Las 702 empresas de este sector generaron en 2020 un total en ventas de 4,9 billones de pesos y 999.158 millones de pesos en exportaciones. Además, según la información del Dane, solo en el primer semestre del año la producción manufacturera de productos de confitería y chocolates llegó a 439 millones de pesos, un crecimiento de 28,95 por ciento frente a los 418 millones de pesos reportados en la primera mitad del año anterior.