6 Octubre 2022

Cómo sobrevivir a las tasas altas de interés

Crédito: Imagen: Colprensa

Las subidas de tasas de interés del Banco de la República que se iniciaron hace un año ya se están trasladando a los créditos y tarjetas de crédito de todo el país. Así le puede hacer el quite a los mayores costos del dinero.

Cada mes, la Superintendencia Financiera impone la tasa de interés a la que los bancos se prestarán dinero entre ellos.

También establece la tasa de usura, que marca el nivel máximo de tasa de interés que los bancos podrán cobrar a sus clientes. 

En tiempos como el actual, cuando el Banco de la República sube sus tasas de referencia, las tasas de usura también suben, lo que significa que, aunque no inmediatamente, los créditos serán más costosos para los colombianos. 

Para octubre, la Superfinanciera certificó una tasa de usura para los créditos de consumo y ordinario –como las tarjetas de crédito– de 36,92 por ciento. Esta tasa subió en 1,67 puntos porcentuales en un solo mes. 

Por el contrario, el microcrédito bajó en más de tres puntos y se ubicó en 55,43 por ciento efectivo anual. El crédito de bajo monto disminuyó a 44,06 por ciento. 

Aún así, es costoso financiarse con créditos o tarjetas de crédito. La recomendación de Ana Vera, economista jefe In On Capital S.A, es evitar endeudarse. En especial, añade, no hay que sacar la tarjeta de crédito de la casa. 

Otros expertos sugieren que, si se usa la tarjeta de crédito, mejor pagarla en una sola cuota, para no tener que pagar intereses. 

Si la única opción es comprar con la tarjeta, hay que tener en cuenta la vida útil de lo que se compra. Si son alimentos, lo mejor es una sola cuota. Si, en cambio, es un electrodoméstico, es más aceptable diferir el pago, pues se utilizará ese bien por mucho más tiempo. 

Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de los Andes, dice que otra opción es procurar unificar todas las deudas en una sola y en un solo banco. Es decir, intentar que el banco de preferencia haga una compra de cartera y –en lo posible– a una mejor tasa de interés para centralizar las deudas. 

También es posible buscar ofertas de tarjetas sin cuota de manejo o renegociar los cobros de las deudas ya adquiridas. A fin de cuentas, Barragán recuerda que “solicitar opciones al banco no implica tener que pagar”. Las consultas siguen siendo gratuitas.