22 Septiembre 2022

¿Cuánto pagarles a las EPS por cada paciente?

Esa es la nuez de la discusión sobre los recursos adicionales que está pidiendo el Ministerio de Salud, encabezado por Carolina Corcho.

Cada año, en diciembre, el Ministerio de Salud publica cuánto va a aumentar la UPC del sistema de salud el año siguiente. Con ese valor, las EPS hacen cuentas de cuánto dinero les llegará de parte del Estado, sin contar los pagos por tratamientos no incluidos en el plan básico de salud, que se pagan con los Presupuestos Máximos, creados en el anterior gobierno.

La famosa UPC (que es la sigla de Unidad de Pago por Capitación) es responsable de buena parte de las discusiones entre la ministra de Salud, Carolina Corcho, y especialistas en el tema de la salud desde el punto de vista económico, centros de estudio y gremio del sector (hospitales, clínicas, pacientes, EPS, etc.). Entró en funcionamiento hace 17 años y es un monto fijo mensual que el Estado gira a las EPS por la atención de cada uno de sus pacientes. 

 

La UPC se calcula teniendo en cuenta varios factores: los gastos del año anterior, la inflación del próximo año, la frecuencia con la que se espera que asista cada paciente al médico, los costos esperados para el año y algunos imprevistos.

Hay, además, una UPC-C, que corresponde al pago de los afiliados al régimen contributivo, es decir aquellos trabajadores que hacen aportes al Sistema de Seguridad Social; y una UPC-S, que corresponde a los del régimen subsidiado, es decir a los que no aportan al sistema pero están afiliados y reciben atención. 

El valor de la UPC depende de si es C o S, pero también de si la EPS atiende en la ciudad o en la ruralidad y de qué tanta es su presencia, especialmente en las zonas rurales, es decir, cuántos puntos de atención tiene por fuera de las ciudades y los centros poblados.

Para 2022, el Ministerio de Salud calculó la UPC-C en 989.712 pesos mensuales: y la UPC-S, en 927.723 pesos mensuales, además de una serie de primas.

Para 2023, el gobierno anterior había calculado que, debido a que este año la inflación es más alta de lo que se había esperado y a que las EPS gastaron más de lo proyectado en la atención a los pacientes, y que además se espera que el próximo año lleguen más pacientes a pedir servicios y atención que se retrasaron desde 2020 por la pandemia, el incremento de la UPC debería ser de 14,97 por ciento. Esto ayudaría a compensar en parte los mayores costos de operación de 2022 y a cerrar en parte los faltantes del sistema. 

Para la ministra de Salud, Carolina Corcho, eso no es tan así y la UPC debería subir más bien el 12 por ciento porque la inflación será más baja que en 2022 y porque no confía en la información que le reportan las EPS, ni la información que reportan los mismos médicos mediante el sistema Mipres cada vez que solicitan un tratamiento que no está dentro del plan básico de salud.