14 Septiembre 2022

¿De dónde sacará Gustavo Petro los 500.000 pesos mensuales para los ancianos?

Crédito: Yamith Mariño

El presidente Petro dice que en 2023 presentará una reforma pensional para lograr la universalidad en la cobertura de mesadas pensionales.

Una de las propuestas bandera de Gustavo Petro cuando era candidato presidencial era reformar el sistema pensional para lograr la cobertura universal y darles medio salario mínimo –500.000 pesos mensuales– a 3 millones de adultos mayores.

Su promesa se basa en que de los 6 millones de adultos mayores que tiene Colombia, apenas 1,7 millones están pensionados con al menos un salario mínimo; 1,5 millones de ancianos reciben Beneficios Económicos Periódicos (BEPS). Los otros casi 3 millones de adultos mayores no reciben nada o tienen 80.000 pesos mensuales.

El programa de Colombia Mayor entrega 80.000 pesos mensuales a 1,7 millones de ancianos con un costo anual de 1,6 billones de pesos. Este programa es administrado por el Departamento Administrativo de Prosperidad Social (DPS), que para Petro debería ser más pequeño y planea quitarle funciones a su nueva directora, Cielo Rusinque, para pasárselas a otras entidades.

La idea de Petro es que Colombia Mayor pase a manos de Colpensiones y entregue 500.000 pesos mensuales a 3 millones de adultos mayores para lograr la universalidad del sistema. Pero el presidente también dice que “3 millones de adultos por 500.000 pesos mensuales implican una reforma pensional en la que parte de los recursos que hoy llegan a las Administradoras de Fondos de Pensiones pasen a Colpensiones” para crear un sistema de pilares.

Pagarle 500.000 pesos mensuales a 3 millones de adultos mayores nos costaría 18 billones de pesos cada año. Las cuentas del presidente Petro es que su reforma pensional le daría 14 billones de pesos anuales por recursos que, en lugar de llegar a las AFP, lleguen a Colpensiones.

La idea de los pilares

El Banco Mundial, tan criticado por algunos, fue el que propuso el famoso sistema de pilares para organizar las cuentas pensionales de los países ante el envejecimiento del mundo y así reducir la carga que les tocará pagar a los pocos jóvenes del futuro. 

En Colombia, la propuesta se discutió durante el primer gobierno de Juan Manuel Santos y más adelante Fedesarrollo evaluó y explicó la propuesta para el caso colombiano. El objetivo es que las AFP y Colpensiones dejen de competir y sean complementarios. 

Hoy, cada cotizante aporta un porcentaje de sus ingresos que depende de cuántos salarios mínimos recibe en total cada mes. Por decisión propia, elige entre el sistema público (Colpensiones) y el privado (las AFP). La idea de Fedesarrollo es que el equivalente al ahorro de un salario mínimo se vaya a Colpensiones y el resto, si recibe más, se envíe a la AFP de su preferencia. 

Por ejemplo, si usted recibe 2 millones de pesos mensuales, cotiza a pensión sobre dos salarios mínimos. El ahorro del primer millón de pesos se iría a Colpensiones y el aporte del otro millón se iría a su administradora de pensiones privada.

La idea de Petro es que ese límite se suba hasta los cuatro salarios mínimos. El problema de esa propuesta es que eso equivale al 89 por ciento de los pensionados. Esto le permitiría a Colpensiones tener más recursos para atender en el presente a los adultos mayores con Colombia Mayor o sin pensión, pero en el futuro podría significar que más recursos del presupuesto nacional se destinen a pensionar a quienes hoy aportan al sistema.

Todo esto sin tener en cuenta que la informalidad, medida por el Dane como aquellos trabajadores que no hacen aportes a seguridad social mediante la Pila, fue de 58,4 por ciento en julio de este año. Esto reduce la capacidad del sistema de recibir ingresos, pese a que tiene la carga de asegurar el derecho a un ingreso mínimo para todos los adultos mayores.