4 Octubre 2022

El CDT: ¿seguirá siendo el rey en 2023?

Crédito: Colprensa

El activo favorito de las abuelas volvió a ser protagonista este año por cuenta de un entorno de tasas de interés al alza, que ha propiciado que las inversiones atadas a renta fija sean las dueñas y señoras en muchos de los portafolios.

Por: Alina Camacho Hauad

En los últimos meses el hambre por las inversiones atadas a la renta fija ha crecido como espuma. Y no es para menos: los bancos han registrado captaciones a tasas elevadas, en medio del incremento de las tasas de interés de referencia del Banco de la República. Por eso, y como si se tratara del clásico “Pero sigo siendo el rey”, el Certificado de Depósito a Término (CDT) resucitó en este 2022 como el ave Fénix.

La razón es clara: mientras la Reserva Federal de los Estados Unidos ha venido subiendo sus tasas de interés de manera gradual para ponerle freno a la inflación (hoy se ubican en un rango entre 3% y 3,25%) es evidente que el Banco de la República responda a cualquier estornudo del banco central más grande del mundo porque sencillamente  estamos más conectados que nunca.

“Los bancos seguirán con altas tasas de interés mientras el Banco de la República las mantenga altas. Sin embargo, ese momento en que el CDT es el ‘rey’, dejará de ser así porque si se viene una desaceleración en la economía colombiana, seguramente los bancos dejarán de tener afán por captar de manera importante para prestar cartera de consumo”, comenta Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria.

Sergio Olarte
Sergio Olarte, jefe de investigaciones de Scotiabank Colpatria.
Foto: archivo particular

El Banco de la República había ajustado su tasa de intervención en 100 puntos básicos, es decir, a 10% efectivo anual, ante el fuerte costo de vida en agosto pasado y que llegó a 10,84%, según el Dane. Las razones: la crisis en las cadenas globales de suministro, así como el conflicto entre Rusia y Ucrania, un fenómeno global del que no se salva Colombia. Las posibilidades de mayores incrementos como paliativo contra una inflación alta están a la vuelta de la esquina.

gráfica

Sin embargo, pensar en una inflación de dos dígitos, como en este 2022, no se vería tan probable el próximo año, según los analistas consultados. De hecho, algunos de ellos, como es el caso de Guillermo Valencia, CEO de Macrowise, comenta que se avecinaría una caída radical de la inflación porque la crisis de las cadenas de valor se está reconfigurando, en especial en Estados Unidos. ¿Qué viene? Si bien este año el protagonismo inflacionario fue más externo, teniendo en cuenta la crisis energética, en 2023 será más idiosincrático: cómo será la política de subsidio social del presidente Petro, la lucha contra la desigualdad y su impacto fiscal con el consiguiente efecto inflacionario.

Guillermo Valencia
Guillermo Valencia, CEO de macrowise
Foto: archivo personal 

En ese contexto, el especialista considera que el CDT si bien es ‘rey’ en las inversiones en pesos no lo es en una canasta de monedas internacionales y de hecho, una persona está tomando demasiado riesgo sino tiene inversiones en el exterior. En todo caso, en el mercado local, los bancos ofrecen tasas hasta de 14%, con plazos hasta de un año, por lo que se considera un producto atractivo en estas circunstancias.

“Para las personas de a pie el CDT sigue siendo muy atractivo, pero después habrá que incorporar elementos de mayor riesgo. En el mediano plazo el mercado accionario será muy interesante y donde logremos modular el tema tributario se puede lograr una corrección importante en un mercado que ha estado muy golpeado. Por ahora, son fuertes las demandas por este tipo de instrumentos de renta fija y demandas por más dólares”, afirma José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

De hecho, en un entorno de desaceleración y tasas de interés altas, los creadores de productos financieros también han sabido ‘montarse’ en la ola de productos amarrados a la inflación. Es el caso de Santiago Quintero, gerente de la división de activos de la comisionista Acciones & Valores, quien se inventó con su equipo, un fondo de inversión colectiva que le apunta a una rentabilidad objetivo entre 14% y 15% efectivo anual y en el que se pueden invertir desde un millón de pesos, que permite la preservación del capital y tener rendimientos mensuales. 

En un escenario inflacionario, los títulos indexados al Índice de Precios al Consumidor (IPC) son ideales para cubrir el riesgo asociado a la incertidumbre en la variación de precios. Papeles de deuda en tasa variable como los bonos del gobierno atados a la Unidad de Valor Real (UVR) y también bonos que pagan un margen adicional a la inflación resultan ideales en una temporada de turbulencia.

Adicionalmente los expertos consultados señalan que otros vehículos de renta fija como los bonos corporativos, también deberían estar dentro de la planeación de un portafolio de inversión. 

Hay que tener en cuenta que la construcción de un portafolio no es estándar. Depende mucho del perfil de riesgo, los propósitos de la inversión e incluso, del conocimiento que tenga el inversionista sobre el producto. No se trata de copiar lo que hace el vecino o el amigo, sino de sentirse cómodo con las opciones, buscar un asesor certificado y una entidad acreditada ante la Superintendencia Financiera de Colombia o ante el organismo que ejerce la vigilancia sobre este tipo de inversiones.