30 Noviembre 2022

El desempleo volvió a ser de un solo dígito, pero no es para cantar victoria

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

La tasa de desempleo en octubre llegó a 9,7 por ciento en el promedio nacional, pero los expertos advierten que puede ser solo un efecto de la temporada de fin de año.

El Dane informó este miércoles que la tasa de desempleo llegó en octubre a 9,7 por ciento, una cifra que no se veía desde diciembre de 2019, cuando esta estadística se ubicó en 9,9 por ciento. El dato de octubre de este año fue una disminución de 2,7 puntos porcentuales frente al mismo mes de 2021.

Según la entidad, la tasa general de participación –que mide cuántas personas en edad de trabajar hacen parte del mercado laboral, ya sea trabajando o buscando un empleo– se mantuvo relativamente estable en los últimos dos meses, pues en octubre fue de 64 por ciento, pero frente al año anterior aumentó en 2 puntos porcentuales. 

Pese a que la tasa de desempleo volvió a estar en un solo dígito por primera vez en casi dos años, el centro de estudios económicos de Anif advirtió que “se debe matizar ese logro, entendiendo que una gran parte de esa reducción se debe a factores estacionales y calendario que son característicos del último trimestre del año. Prueba de eso es que la tasa de desempleo desestacionalizada aún se encuentra por encima del 10 por ciento”.

Es decir, una buena parte de la reducción del desempleo en el décimo mes del año se debió a que, por la temporada de fin de año, suelen contratarse empleados temporales para impulsar las mayores ventas del comercio, el turismo y otras actividades relacionadas. 

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, añadió que la formalidad también está mejorando pero que, sin embargo, sigue por encima del 50 por ciento para la población total nacional. "Todo esto lo que nos dice es que la economía va bastante bien y que seguramente la desaceleración del próximo año será gradual y no un efecto recesivo”. 

Todos tienen los ojos puestos en el próximo año, pues a un año de crecimiento económico acelerado por el consumo de los hogares hay que restarle la alta inflación global y las subidas de tasas de interés, que surtirán efecto en la forma de una desaceleración económica mundial. 

Por eso, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, agregó: “En 2023 se avecinan grandes retos en este frente, por eso tenemos la inmensa responsabilidad de generar las condiciones más favorables que propicien la confianza inversionista, pues solo de esta forma avanzaremos por el camino del crecimiento económico y este, a su vez, de la creación de nuevos puestos de trabajo”.