15 Junio 2022

¿El dólar a 7.000 pesos? Cuentas por triunfo de Petro son más complicadas de lo que parece

No solo se trata de restar la inversión para nuevos proyectos petroleros y el valor de las exportaciones. También hay que tener en cuenta el dinero que entra por el desarrollo de nuevas energías y el plan mundial de deshacerse de los combustibles fósiles.

Cada vez que hay elecciones, es común hacer cálculos sobre cuánto se elevaría la tasa de cambio si gana algún candidato en particular; como hace cuatro años, cuando se pronosticó que el dólar bajaría de los más de 3.000 pesos en que se hallaba en el momento si ganaba Iván Duque, y que subiría a 5.000 pesos si ganaba Petro. Este domingo de elecciones, la tasa de cambio fue de 3.905 pesos por dólar, tras momentos en los que ha superado los 4.000 pesos.

Vea también

Ahora el cálculo de Corficolombiana es que en cinco años –es decir, de aquí a 2027– cada dólar valdrá entre 5.080 pesos y 7.000 pesos, dependiendo del desarrollo que tenga la política de hidrocarburos. 

El futuro sin petróleo

Para llegar a la cifra de los 7.000 pesos por dólar en 2027, Corficolombiana se basa en los cálculos de la Agencia Internacional de Energía (EIA) sobre el precio que tendrá el petróleo en los próximos años, la inversión que recibe el país por proyectos de este tipo y lo que recibe por exportar petróleo y sus derivados.

 

Además, con los cálculos de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), el equipo de Corficolombiana evaluó dos caminos posibles: uno en el que todo se mantiene como hasta ahora y, con el tiempo, la producción de petróleo del país se va reduciendo según las reservas que tiene; y otro en el que en 2023 se cumple la promesa de no firmar nuevos contratos de exploración.

Si todo se mantiene igual, Colombia podría seguir exportando petróleo por lo menos otros diez años, y entre 2033 y 2045 produciría el petróleo necesario para cubrir la demanda local. En este caso, la tasa de cambio seguiría avanzando según las condiciones del mundo, el valor del petróleo y los demás anuncios que haga el Gobierno colombiano que puedan generar confianza o desconfianza entre los inversionistas extranjeros. 

Lea también:

Pero si desde 2023 el país deja de firmar nuevos acuerdos de exploración petrolera, su tasa de cambio se devaluaría más rápidamente y, dependiendo de la profundidad del impacto, en 2027 cada dólar costaría entre 5.080 pesos y 7.000 pesos. 

Esto se debe a que el país dejaría de recibir divisas por dos motivos específicos: el primero es que la inversión extranjera relacionada con proyectos petroleros se reduciría a su mínima expresión; el segundo es que las exportaciones de petróleo pasarían de 13.500 millones de dólares en 2021 a 2.900 millones de dólares en 2026, lo que significaría una caída del 17,4 por ciento anual. Además, se ampliaría el déficit comercial con Estados Unidos, aunque también se esperaría que Colombia importara menos. 

Sin embargo, el cálculo no tiene en cuenta las inversiones que ya recibe el país por proyectos de energía de fuentes renovables no convencionales en los que la misma empresa petrolera de propiedad del Estado, Ecopetrol, está involucrada. Únicamente evalúa la balanza comercial del país.

El plan a 2040 de la compañía incluye diversificar negocios con el impulso de ISA para llegar a Estados Unidos, seguir los proyectos de paneles solares y autoabastecimiento de energía con fuentes renovables, así como más generación de hidrógeno.

Las cuentas actuales

El Ministerio de Hacienda espera que, en promedio, durante todo 2022 el precio del petróleo Brent, referencia que se usa para la venta del crudo que produce el país, sea de 100 dólares por barril. 

Pero esta materia prima también tiene sus altas y bajas. En 2019, antes de la pandemia, y ante los recortes de producción acordados entre los países de la OPEC y sus aliados, el precio subió a alrededor de 60 dólares por barril. 

Apenas empezando 2020, la caída en la demanda por los confinamientos que generó la pandemia de covid-19 hizo que el precio se desplomara a alrededor de 20 dólares para luego, con la recuperación de la actividad económica, retornar a los 60 dólares por barril. 

Y ahora, con la guerra entre Rusia y Ucrania, el barril se mantiene alrededor de los 100 dólares. En los últimos siete días ha superado los 120 dólares, pero el mismo Ministerio de Hacienda calcula que bajaría a 94 dólares por barril en 2023. 

Mientras tanto, las inversiones en petróleo y sus derivados son una de las principales fuentes de la Inversión Extranjera Directa que recibe Colombia. Según el Banco de la República, en el primer trimestre del año el país recibió 686.000 millones de dólares por este concepto. El promedio anual, antes de la pandemia, era de más de 2.000 millones de dólares.

También hay que sumarle a estas cuentas que los ingresos que está recibiendo el país por exportar petróleo y sus derivados es más alto este año, aunque la producción sigue baja, porque la tasa de cambio y el precio del crudo son más altos. Es decir, recibimos más pesos por exportar la misma cantidad de barriles.