14 Diciembre 2022

El efecto de la reforma tributaria sobre el dólar

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Al sancionar la tributaria, el presidente dijo que su reforma no provocó la devaluación de la moneda local, como muchos anticipaban. ¿Qué tanta razón tiene?

El martes 13 de diciembre, el precio del dólar bajó 85 pesos y cerró en 4.765 pesos, un valor que no se veía desde septiembre de este año. Horas más tarde, el presidente Gustavo Petro dijo: “Se anunciaba respecto a la presente reforma tributaria que iba a provocar una caída del peso colombiano. Eso no ocurrió, hoy tenemos una tasa de cambio en 4.765, casi la misma con la que recibimos el gobierno, obviamente esos datos siempre son coyunturales y volátiles, pero se puede concluir que la reforma tributaria no trajo una caída del peso”.

Sin embargo, el presidente no mencionó otros elementos de la historia; por ejemplo, que el martes el dólar cayó en la mayoría de los países como respuesta al dato de inflación en Estados Unidos, que nuevamente –en el comportamiento mensual– mostró desaceleración, una señal de tranquilidad para los mercados que hoy están comprando nuevamente la divisa, pues se espera que la Reserva Federal suba sus tasas de interés a 5 por ciento. 

La reforma tributaria, aunque para muchos críticos no es la ideal y puede generar una mayor desaceleración económica, fue entendida como una moderación del discurso del nuevo Gobierno.

Javier Mejía, profesor de Economía en Stanford, explicó que para los mercados era mejor una reforma tributaria, con sus críticas, que un escenario en el que el nuevo Gobierno se dedicara a aumentar el gasto público con un déficit fiscal que ya es muy grande y con el riesgo de tomar medidas menos ortodoxas, como la impresión de billetes.

Con el paso del tiempo, el Gobierno también moderó y unificó discursos que habían generado incertidumbre, preocupación y volatilidad en los mercados financieros. Por eso hoy el presidente Petro también puede señalar, como lo hizo en su discurso, que la tasa de cambio da saltos menos agresivos.

“Eso no quiere decir que el mercado quisiera esta reforma. La reforma es bastante perjudicial para la actividad empresarial. El mercado habría preferido un Estado más austero, que no hubiera tenido que hacer una nueva reforma, o uno que hubiera hecho una reforma menos perjudicial para el crecimiento económico. Pero entre un país con un gobierno en bancarrota y uno con gobierno financiado que limita el crecimiento económico, lo segundo es algo mejor y eso creo que el mercado ya lo descontó”, agregó Mejía.

Al respecto, el presidente Petro anticipó en su discurso que “hay una segunda crítica que está por verificarse y es que la reforma puede detener aún más que las condiciones internacionales el crecimiento económico. Aunque no lo podemos verificar ahora, será el año entrante. Estoy convencido de que el Gobierno nacional, para defender la producción nacional, que es la base de la riqueza, con unas proyecciones internacionales que siguen siendo las mismas, indudablemente vamos a enfrentar una tormenta y se necesitan medidas anticíclicas”.

Por el contrario, Diego Palencia, vicepresidente de investigaciones de Solidus Capital Banca de Inversión, advirtió: “La volatilidad, por el contrario, ha aumentado desde la aprobación de la reforma tributaria y ha causado, por ejemplo, que la última emisión de deuda del Gobierno en dólares se vendiera en dos y media veces la tasa promedio histórica, pasando de tasas por debajo del 3 por ciento a superiores al 8 por ciento. No es cierto que tengamos confianza Inversionista y se puede observar claramente en la curva de rentabilidad de TES, que hace solo cuatro meses estaba por debajo del 5 por ciento y hoy se encuentra por encima del 13 por ciento”.

El futuro

Para Petro, el cambio de deuda de corto a largo plazo, el rebalanceo del déficit del FEPC y la reforma tributaria le generan al Gobierno una mayor capacidad para pagar sus compromisos: "Creo que eso se está reflejando en la tasa de cambio, que está perdiendo volatilidad, ya eso lo veremos porque cualquier resfriado puede cambiarla, pero indudablemente en las últimas semanas ha existido estabilidad y tendencia a la revaluación del peso, lo cual significa una percepción diferente del mercado y en los flujos de dólares que son los que al final determinan la tasa de cambio”.

El mandatario planea presentar ante el Congreso el proyecto de adición presupuestal en febrero de 2023 y allí se verían materializados sus planes de mayor gasto público con los recursos que espera obtener gracias a la reforma tributaria. 

Entre los planes, adelantó, están una política de fomento a pequeños y medianos negocios para fortalecimiento y generación de empleo, como política contracíclica ante las proyecciones mundiales de recesión para el próximo año y así, de paso, cumplir su promesa de apoyar a la que él llama la economía popular. 

“La reforma tributaria, en general, está por evaluar y por satisfacer los objetivos que nos hemos propuesto”, concluyó el presidente.