1 Enero 2023

Futurología: ¿qué esperar de la economía en 2023?

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Después de dos años de consumo disparado, todo indica que el crecimiento se desacelerará notablemente. El cálculo optimista es que supere al menos el 2 por ciento; el pesimista, que no pase de 0,5 por ciento.

Tras el prolongado confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus, el mundo entero, incluido Colombia, vivió dos años de recuperación acelerada, motivada sobre todo por el consumo, pese a los problemas en las cadenas de distribución generados por los confinamientos de 2020, la guerra entre Rusia y Ucrania, la inflación galopante y las subidas de tasas de interés.

Colombia, en particular, experimentó un crecimiento de 10,7 por ciento en 2021 y uno estimado de 8 por ciento en 2022.

Pero para 2023, el panorama será otro. Los expertos anticipan un año de desaceleración, o mejor, de normalización del crecimiento económico, con tasas de interés del banco central estables la mayor parte del año y una inflación que empiece a ceder. 

En palabras de Mauricio Hernández, economista senior de BBVA Research para Colombia, “los crecimientos que estábamos teniendo no eran sostenibles, estaban demasiado basados en el consumo; era necesario parar y balancearnos para mejorar nuestra capacidad de crecimiento”.

En Colombia, uno de los más optimistas es el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, quien ha dicho que espera que la economía crezca cerca de 1,2 por ciento en 2023. Investigaciones Económicas de Corficolombiana y la Ocde también apuntan a un crecimiento del PIB de 1,5 y 1,2 por ciento respectivamente. 

En la orilla contraria están el BBVA Research, que espera que la economía colombiana crezca apenas 0,7 por ciento; Investigaciones Económicas de Bancolombia, que calcula 0,9 por ciento de crecimiento, y el Banco de la República, que calcula apenas 0,5 por ciento. 

Aunque todos asumen un desempeño notablemente más bajo que el registrado en 2021, que fue de 10,7 por ciento, y el de 2022, rondando 8 por ciento, todos coinciden en resaltar que, dado que durante los dos años anteriores se presentó un crecimiento económico más alto, al final de 2023 la economía colombiana seguirá estando en un nivel superior del que tenía en 2019. 

Así sería el desempeño de Colombia en comparación con otros países similares, según BBVA Research:

PIB 2023 BBVA Research

Inflación y tasas de interés

En lo que también coinciden los expertos es en su expectativa de que durante 2023 la inflación se moderará, pero permanecerá lejos de la meta del Banco de la República. Según la encuesta de analistas del emisor, el promedio de los analistas espera que al final del año el costo de vida sea de 7,74 por ciento, más del doble de la meta de largo plazo de inflación, que es del 3 por ciento. 

Según Corficolombiana, si este pronóstico se cumple, Colombia sería el país de la región con la inflación más alta, si se tienen en cuenta solo los países comparables. El BBVA Research explica que mientras la inflación de alimentos ya habría alcanzado su pico a finales de 2022, la inflación básica, es decir, aquella que no tiene en cuenta ni los alimentos ni los servicios públicos, llegaría al punto más alto en el primer semestre de 2023. 

Al mismo tiempo, las tasas de interés del Banco de la República aumentarían unos puntos más en los primeros meses del año y luego se mantendrían estables durante todo el año o, por lo menos, hasta finales de 2023, cuando para el emisor y para Colombia sea claro que los precios están bajando y se pueda pensar en volver a rangos de entre 2 por ciento y 4 por ciento en 2024.

Tasa de cambio

En cuanto al precio del dólar, se espera que la desaceleración económica mundial, el menor precio de las materias primas, las menores exportaciones –y también las menores importaciones– hagan que la tasa de cambio se mantenga en un promedio de 4.748 pesos por dólar, según la encuesta del Banco de la República. 

El BBVA Research señaló que entre 2023 y 2024 la tasa de cambio se mantendría alrededor de los 4.800 pesos pese a la volatilidad y la incertidumbre local.