9 Septiembre 2022

Gustavo Petro evalúa declarar emergencia económica por lluvias

Crédito: Colprensa

El presidente dijo que sería bueno adelantarse a los pronósticos del Ideam, que calcula que el invierno de los próximos tres meses será más intenso que el de 2010.

El Ideam, que lleva todo el año pronosticando lluvias, indicó recientemente que desde el 28 de agosto inició la segunda temporada invernal en el país y que esta será al menos 30 por ciento más fuerte que los meses anteriores, pues se juntan el fenómeno de La Niña y la temporada de huracanes en el océano Atlántico. 

Los cálculos indican que, incluso, es posible que el país supere el nivel de lluvias de 2010, que generó emergencias en diferentes regiones del país y que provocó una reconstrucción de emergencia del Canal del Dique, a un costó de 1,2 billones de pesos. 

Ante estos pronósticos, el presidente Gustavo Petro dijo durante una visita a Santa Lucía, Atlántico, que evalúa declarar una emergencia económica para atender los problemas que generen los próximos tres meses de lluvias intensas. 

El presidente Petro se preguntó “¿No es el momento acaso de una emergencia? Los congresistas podrán opinar; los medios de comunicación a nivel nacional, la sociedad toda; pero si vamos a vivir un episodio peor que 2010, en términos de clima, entonces, necesariamente el país tiene que entrar en una emergencia económica”. 

La declaratoria de emergencia económica le permitiría al presidente tomar decisiones vía decreto o decreto ley, sin pasar por el Congreso, para atender la coyuntura, tal como pasó con la emergencia declarada por Iván Duque entre 2020 y 2022 por la pandemia del covid-19. 

Al respecto, el presidente Petro aseguró que “ese es el drama de los gobiernos contemporáneos. Vivimos el covid, se expidió una emergencia. El covid dejó lo que dejó y no acabamos de salir –porque el virus está por ahí– y ya entramos a otra de tipo climático”.

También, aprovechando su visita a la región y la coyuntura climática, recordó que es necesario llegar a un acuerdo con las comunidades vecinas del Canal del Dique para lograr una obra de entre 3 y 4 billones de pesos que no esté basada en la experiencia de inundaciones de los años pasados, sino que se adelante a las contingencias que generará el cambio climático y el incremento de las lluvias en esa región, sin afectar la vida de las familias de la zona.