10 Enero 2023

Hogares están gastando al debe, igual que el Gobierno

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Un estudio del Banco de la República demostró que en 2022 los hogares colombianos se terminaron de gastar los ahorros y, como el Gobierno, están comprando con crédito que tendrán que pagar después.

Como en cada crisis, los hogares colombianos ahorraron en 2020 ante la incertidumbre del futuro. Pero después llegó la temporada del consumo al punto que no solo se gastaron lo que ahorraron ese año, sino que empezaron a sacar el dinero de otros bolsillos a la vez que aumentaban sus deudas. 

Según un informe especial de Estabilidad Financiera del Banco de la República, para el segundo semestre de 2022 los únicos dos sectores del país que haciendo sumas y restas se ubicaban como deudores eran los hogares y el Gobierno. 

El análisis también muestra cómo los hogares gastaron sus ahorros y al mismo tiempo aumentaron sus deudas lo que, en un año previo a una desaceleración económica, hace que el país deba estar más atento a la evolución de los establecimientos de crédito. 

Si los hogares empiezan a verse afectados por la desaceleración económica y se retrasan en sus pagos, podrían impactar a las entidades que les prestaron el dinero y de allí la importancia de haber creado medidas adicionales de prevención y nuevas provisiones, explica el documento. 

La otra conclusión de este estudio es que con la recuperación económica los hogares colombianos gastaron mucho más que la tendencia de largo plazo del país, una muestra más de lo acelerada que está la economía, que demanda bienes a una velocidad superior que la capacidad de producción nacional. 

“Al desagregar la categoría de ahorros brutos se encuentra que a pesar de la recuperación del ingreso disponible bruto en el periodo reciente, el acelerado crecimiento del consumo ha incidido en la reducción del flujo de ahorros de este sector”, añade el informe. 

Es decir, aunque los ingresos de los hogares se recuperaron tras la pandemia, esos nuevos recursos no fueron capaces de cubrir todo el gasto que hicieron las familias y por eso se gastaron los ahorros para seguir consumiendo a ese ritmo.