10 Noviembre 2022

Las consecuencias para el bolsillo de prender el árbol de Navidad desde noviembre

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Como la disminución en las tarifas de energía será más bajo de lo presupuestado, puede que prender la Navidad sea más caro de lo que se esperaba.

Las tarifas de energía de los hogares colombianos han contribuido a la inflación del país, que es liderada por los alimentos y los servicios del hogar, dentro de los que justamente la electricidad ha sido el principal dolor de cabeza. La situación llevó al Gobierno a negociar reducciones de tarifas con el sector. 

Como resultado del “pacto por la justicia tarifaria” –firmado entre el Ministerio de Minas y Energía y las empresas de toda la cadena eléctrica (generación, transmisión, distribución y comercialización)–, era de esperarse que las tarifas comenzaran a bajar desde noviembre.

En un principio, el Gobierno anunció que las disminuciones de las tarifas serían de entre 8 y 4 por ciento. Pero durante las últimas semanas el precio de la energía en la bolsa de valores aumentó tanto, que las empresas calculan que la disminución de tarifas solo podría ser del 2 por ciento. 

A eso se suma la temporada navideña. Muchos hogares encienden las luces y árboles de Navidad desde noviembre, lo que eleva su consumo de energía. Si se consume más energía, sube el valor de la factura. Así las cosas, el descuento tarifario puede terminar diluyéndose por la "presión" de la Navidad.

Eso sin contar el cobro por alumbrado eléctrico, que también sube a final de año, pues muchos municipios y ciudades sacan sus propias decoraciones para las calles y esto, en parte, también resulta incluido en las facturas de electricidad de los hogares.