28 Junio 2022

La deuda pública, el otro gran reto del nuevo gobierno

Crédito: Yamith Mariño

Tal como se había advertido, la pérdida del grado de inversión subió las tasas de interés para la deuda de Colombia; pero la coyuntura internacional y la incertidumbre local han agravado la situación.

Como a cualquier ciudadano, a la nación le cobran intereses cuando pide recursos por la vía del endeudamiento en los mercados financieros local e internacional. E igual que a cualquier persona, la calificación de su perfil le afecta y puede hacer que esa tasa de interés sea más o menos alta. 

En los últimos meses, y tal como se había advertido desde hace años, cuando Colombia perdió su grado de inversión, eso representó una menor calificación de riesgo y tasas de interés más altas pese a que sus títulos de deuda siguen siendo apetecidos en los mercados. 

Y como si no fuera poco, la incertidumbre por la posibilidad de una recesión global y las subidas de tasas de interés en Estados Unidos y Europa, que hacen que se limite la liquidez mundial, también tuvieron su efecto en la deuda pública de los países, Colombia incluida. 

Curva TES

Con un panorama internacional más ajustado y una calificación menos favorable, las noticias políticas y las tasas del mismo Banco de la República han llevado a una desvalorización de la deuda pública de Colombia, que se traduce también en mayores tasas de interés. 

Alexánder Ríos, economista experto en inversiones, advierte que “el mercado de renta fija, particularmente los títulos TES que emite Colombia, se encuentra en niveles de desvalorización cercanos a los que tuvo en la pandemia” y aunque pueda sonar atractivo para los inversionistas, “conlleva una mayor carga de intereses a la deuda nacional y mayores presiones fiscales tanto al país como a los contribuyentes en el largo plazo”.

Y como no se puede controlar el entorno internacional, pero sí modificar lo que pasa dentro del país, expertos coinciden en que es necesario que el nuevo gobierno cumpla el plan de reducción de los déficits y muestre su compromiso en una situación fiscal más saludable, lo que puede hacernos menos vulnerables al exterior y llevarnos a recuperar el grado de inversión. 

Al respecto, el grupo de investigaciones económicas del Grupo Bancolombia señaló recientemente que “en el corto plazo, consideramos que las definiciones que haga la nueva administración y las señales que esto implique sobre el manejo de la política económica serán claves en el comportamiento de la deuda soberana del país”.