1 Julio 2022

A la economía le fue mejor de lo esperado en el primer semestre

Pese a la inflación y a la subida de las tasas de interés, los hogares colombianos gastaron más de lo que ahorraron y contribuyeron al crecimiento.

Durante la primera mitad del año, Colombia tuvo un crecimiento económico que superó las expectativas e incluso se destacó entre la región, en buena parte gracias al consumo de los hogares, que no se dejaron vencer por la inflación y las mayores tasas de interés. Sin embargo, para el segundo semestre la historia será diferente. 

Entre enero y junio de este año, Colombia siguió recuperando empleos. Las más recientes cifras del Dane muestran que en mayo el país logró retornar a una tasa de desempleo muy similar a la que había antes del choque de la pandemia. Esta recuperación del empleo fue uno de los impulsos del consumo privado. 

Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, señala que es probable que en el segundo trimestre el crecimiento haya sido de 10 por ciento, es decir, incluso mejor que el primer trimestre donde el crecimiento fue del 8,5 por ciento, gracias a esa dinámica, que hasta ha mantenido el crédito al alza con todo y las subidas de tasas del Banco de la República que empezaron el año pasado.

Mientras los hogares han gastado más y ahorrado menos, en el sector privado las inversiones en maquinaria y equipo en la mayoría de los sectores también aumentaron durante el primer semestre. 

El lunar, según Mauricio Hernández, economista del BBVA Research, es la inversión en construcción, que se mantiene rezagada con respecto a los niveles anteriores a la pandemia. "Esto tiene que ver con los retos que aún se mantienen en la construcción de obras civiles y por la menor edificación no residencial”. 

Las exportaciones también siguen el camino de recuperación que iniciaron a finales de 2021, pero no alcanzan a compensar el mayor gasto de hogares y empresas, lo que explica que el país tenga un déficit de cuenta corriente que ya alcanza el 6,4 por ciento del PIB nacional.

Los retos del segundo semestre

Para la segunda mitad del año, el panorama podría ser diferente. Como el resto del mundo, se espera que Colombia empiece a desacelerarse. Aunque en el primer semestre tuvo un crecimiento superior al 8 por ciento, la expectativa es que la economía tenga un promedio más cercano al 6,5 por ciento o 7 por ciento en el total del año.

Con un menor crecimiento económico y una inflación estable, aunque alrededor del 9 por ciento, según Pérez, se esperaría que el Banco de la República por fin detenga sus incrementos de la tasa de interés y la deje cerca del 9 por ciento. 

A ello se suma la posibilidad de recesión de Estados Unidos, que estaría llegando a finales de este año o en 2023 y que, dada la importancia de ese país en la economía global y por ser uno de los principales socios comerciales de Colombia, tendría impacto en las cuentas nacionales.

Otro punto para tener en cuenta en la segunda mitad del año será la reforma tributaria. “Hay un interés bastante elevado de que se presente una reforma tributaria, que se discutiría en este segundo semestre. Claramente las propuestas del candidato en campaña eran un poco agresivas y algunas generaban incertidumbre, pero en la medida en que la coalición gobierno se ha ido ampliando, creemos que así mismo la reforma será más consensuada y un poco menos radical”, concluyó Pérez.