7 Septiembre 2022

La inflación de los alimentos no da respiro

Crédito: Yamith Mariño

La yuca está 131 por ciento más cara; el plátano, 65 por ciento; y la cebolla, 92 por ciento, con respecto a los precios que tenían hace un año. En promedio, la inflación de los alimentos supera el 19 por ciento en lo que va corrido de 2022.

Según el Dane, en agosto la inflación de alimentos y bebidas alcohólicas fue de 1,82 por ciento mensual, 19,27 por ciento en el año corrido y 25,57 por ciento anual.

Además de ser el rubro con la mayor variación en la inflación, en el Índice de Precios al Productor (IPP), que el Dane revela el mismo día que la inflación, los costos de la agricultura, ganadería y pesca fueron los únicos con una variación positiva en el octavo mes del año. 

Dentro de esta industria, la lista de materias primas indispensables incluye insecticidas y abonos y plaguicidas, los cuales, aunque en la variación anual reportaron desaceleración, en agosto tuvieron registros de 8,95 por ciento y 32,9 por ciento, respectivamente. Algo similar ocurrió con los costos de los insumos agropecuarios, que llegaron a 25,11 por ciento anual en agosto. 

Por el contrario, las preparaciones para animales, necesarias para alimentar a los cerdos y aves principalmente, siguieron aumentando en agosto y reportaron un incremento de 24,54 por ciento en sus precios. 

Todos estos insumos llevaron a que, según los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Dane, los plátanos alcanzaran una inflación anual de 65,89 por ciento en agosto; mientras la yuca para consumo en el hogar subió 131,08 por ciento; la arracacha, el ñame y otros tubérculos tuvieron una inflación de 62,71 por ciento anual y la cebolla reporta un incremento de 92,81 por ciento frente al precio que tenía en agosto de 2021.

Las carnes también generan alerta en los hogares colombianos. En agosto, los precios de la carne de res aumentaron 26,63 por ciento anual; la carne de aves subió 16,32 por ciento; el cerdo tuvo un incremento de 12,50 por ciento y las carnes preparadas, charcutería y otros productos con carne aumentaron 16,85 por ciento. 

Los huevos y los lácteos, que suelen servir como sustitutos de las carnes en muchos hogares, tampoco han tenido un buen año. Mientras los precios de los lácteos subieron 29 por ciento anual y la leche aumentó 38 por ciento, los huevos tuvieron un incremento anual de 20,13 por ciento.

Y como resultado de los incrementos en los insecticidas, abonos y otros insumos agropecuarios, los precios de las hortalizas y legumbres frescas aumentaron 3,44 por ciento en el último mes y 29,08 por ciento anual en agosto. Las frutas frescas estuvieron en la misma tendencia: su precio subió 3,18 por ciento mensual y 24,60 por ciento anual.

El Dane ha advertido por varios meses seguidos sobre el incremento de los precios de los cítricos. Un ejemplo son las naranjas, que ya acumulan una inflación en lo corrido del año de 46,30 por ciento, pese a que en agosto bajaron 0,45 por ciento respecto a julio.