4 Octubre 2022

Los bancos están dispuestos a trabajar con Petro, aunque les pongan sobretasa

Crédito: Imagen: Asobancaria

El sector financiero ya ha avanzado en diálogos con los ministerios de Agricultura y Comercio para cumplir con la promesa de mejorar el acceso al crédito rural y de mipymes.

Hernando José Gómez, el presidente de la Asociación de Entidades Financieras y Bancarias (Asobancaria), dice que sus agremiados trabajan de la mano con el gobierno y que seguirán apoyando el crecimiento económico del país, aunque en 2023 se espera un menor PIB. Además, opina sobre la reforma tributaria, que esta semana votarán las comisiones terceras del Senado y la Cámara de Representantes.

CAMBIO: Empecemos por el balance de los tres trimestres de 2022 que ya pasaron.

Hernando José Gómez: En lo corrido del año el crédito ha crecido más o menos un 16 por ciento nominal, eso más o menos es un 6 por ciento real, lo que muestra que el endeudamiento está apoyando la expansión de la economía, que se ha comportado muy bien y que debe terminar el 2022 en entre 6 y 7 por ciento.

También es importante resaltar que la cartera morosa está por debajo de lo que estaba al inicio de la pandemia, está en 3,7 por ciento y eso es una señal de que la maquinaria del crédito funciona bien, ha apoyado a la inversión y la expansión del sector constructor, por ejemplo, con crédito hipotecario. 

Por otro lado, en el segundo semestre, la señal clara del Banco de la República y la Superintendencia Financiera es que, en lo posible, hay que moderar el crecimiento del crédito. Entonces, el incremento del crédito de consumo, que estaba por encima del 20 por ciento, ya se viene reduciendo y esperamos que termine el año en el promedio del resto de los sectores, que es el 13 o 14 por ciento de expansión.

CAMBIO: El tema obligado de estos días es la tributaria. Al sector financiero se le impondrá una sobretasa en el impuesto de renta de cinco puntos porcentuales hasta 2027 ¿cómo ven esa propuesta?

H.J.G.: Lo aceptamos, pero no estamos contentos porque no nos parece que las sobretasas sean técnicamente correctas y generan distorsiones.  Es una medida temporal y estamos en el proceso de conversación con el gobierno y el Congreso para mejorarla. Por ejemplo, nos gustaría que parte de los recursos de la sobretasa sean usados para fortalecer al Fondo Nacional de Garantías. Con eso, podríamos redoblar el trabajo que hacemos con las autoridades para impulsar, sobre todo, ese primer crédito para los empresarios, que es el crédito que les abre las puertas al financiamiento formal.

Por otro lado, hemos apoyado al ministro de Hacienda en todo este proceso. Vemos que la tributaria tiene características importantes. Por ejemplo, busca que las personas que tenemos mayor capacidad de pago, paguemos más; también busca eliminar algunas exenciones cuyo sacrificio fiscal no es mayor al beneficio que se recibe; hemos elogiado que Hacienda haya tenido la apertura para conversar sobre este tema y abriera la oportunidad a todos los sectores de argumentar a favor de las exenciones que consideran que son meritorias y eso se ha venido decantando bien. Pero también hemos dicho que hay que ser cuidadosos con no excederse en en los temas de dividendos y de ganancia ocasional, que pueden ser muy contraproducentes.

CAMBIO: También hay una discusión sobre las tarifas efectivas de renta para las empresas, el ministro dice que los gremios no las calculan bien ¿Ustedes han tenido ese desencuentro con los cálculos del ministro?

H.J.G.: Lo que es claro es que nuestra tasa nominal de renta sería de 40 por ciento con la sobretasa. Muchos bancos hoy ya están pagando tasas efectivas de tributación de renta que está entre el 29 y el 30 por ciento después de los descuentos, ya es una tasa elevada, y eso va a subir con la sobretasa, eso está claro. Pero lo que hemos sugerido es que más bien armemos unas mesas técnicas de trabajo entre el gobierno y los gremios para ponernos de acuerdo en esas mediciones. 

CAMBIO: ¿Cómo es la relación con el nuevo gobierno? 

H.J.G.: Tal como lo mostramos en la Convención Bancaria, estamos trabajando de la mano con el gobierno. Hemos tenido entrevistas con la ministra de Agricultura y con el ministro de Comercio para ver cómo lograr unas alianzas que nos permitan aumentar el crédito rural y el crédito mipyme. 

Para ello, lo que nosotros hemos planteado es que son fundamentales dos líneas de trabajo. Una es consolidar mejores fuentes de información y en ese campo ayudaría mucho si logramos unas garantías del Fondo Nacional de Garantías y el Fondo Agrícola de Garantías, que sean destinadas al primer crédito porque el problema con el primer crédito es que la gente llega y no tiene historial crediticio. Una vez se otorgan esos primeros créditos, de la mano con la banca desarrollo del gobierno y con estas garantías, seguramente la gente lo paga y se vuelve sujeto de crédito inmediatamente, empieza un círculo virtuoso. 

También hemos venido planteándole al gobierno la necesidad de establecer créditos de bajo monto para microempresarios que sean mucho más sencillos de colocar, que impliquen menores costos de administración y que incluso sean de carácter rotativo y que se destinen, por ejemplo, a la compra de insumos agrícolas. Eso ayudaría mucho también a la oportunidad del crédito. 

Estamos trabajando en todos esos frentes para recorrer lo que nosotros hemos llamado los cinco caminos hacia futuro compartido que son: mucha más inclusión; créditos responsables que sean mucho más que verdes; mucho más créditos para que se conozca la diversidad en el país y obviamente también algo en lo que hemos venido insistiendo mucho a la ministra de Agricultura es el tema de que la digitalización llegue a las regiones. Ya la ministra ha estado en conversaciones con los operadores de celulares para lograr que se haga la cobertura de ciertas regiones del país que no están que no tienen adecuada cobertura de internet para que además podamos, por las vías digitales, empezar a atender a esas personas. 

CAMBIO: ¿Cuál es el reto particular en el que Asobancaria se quiere concentrar el próximo año?

H.J.G.: Este país tiene muchos retos, pero el reto fundamental es definir cuáles serán sus fuentes de crecimiento en los próximos años. El presidente ha planteado la necesidad de darle un nuevo vigor al sector agropecuario y al sector industrial. Todos estamos de acuerdo en que para lograr eso se necesita que podamos mantener la irrigación del crédito y la complementación que tiene con todos los demás sectores de la economía y que para eso también se necesita ser muy cuidadoso con lo que se haga en el sector energético, no podemos apresurarnos porque de ahí salen muchísimos recursos para el sector público que son cruciales para mantener buenos niveles de inversión en los próximos años y adicionalmente hay que ser muy cuidadosos con la seguridad energética del país. 

Pero todos los gobiernos dicen en su plan de desarrollo cuáles van a ser los jalonadores del crecimiento, pero también tiene que definir cuál va a ser el combustible que los va a alimentar. En ese sentido, el gobierno plantea unas metas, pero hay que generar los mecanismos y los instrumentos para que el sector privado, que es el 80 por ciento de esta economía, pueda ser el gran jalonador de esas inversiones que se requieren, obviamente complementadas con las inversiones del gobierno. 

Lo más importante es tener unos objetivos claros y unas condiciones claras para que se sigan generando las inversiones que requiere el país y la generación de ingresos, empleo y emprendimiento.