12 Julio 2022

Los costos de la “voluntad del pueblo” de Gustavo Petro en Ecopetrol

Crédito: Yamith Mariño

El presidente electo Gustavo Petro volvió a hablar sobre su intención de meterse a la fuerza en las decisiones de la empresa más importante del país.

La junta directiva de Ecopetrol, la empresa más grande del país y cuya mayoría accionaria le pertenece al Estado, tiene un periodo de cuatro años desde 2022. Así las cosas, Gustavo Petro no tendría la posibilidad de cambiarla hasta 2025. 

Con esto en mente, el presidente electo advirtió que, aunque quiere lograr consensos, no va a doblegar el “voto popular que quiere energías limpias”. Petro dejó entrever que buscará nombrar una nueva junta directiva y otro presidente de Ecopetrol que se alineen con sus declaraciones y su plan de gobierno. 

Sin embargo, para lograrlo tendría que convocar a una reunión de la asamblea de accionistas y poner a consideración una modificación a los estatutos que quite la última reforma, en la que el gobierno de Iván Duque logró extender el periodo de la junta directiva de Ecopetrol de dos a cuatro años.

Lo que preocupa del mensaje de Gustavo Petro es que demuestra su intención de tomar a Ecopetrol bajo su poder mediante una junta directiva más afín a él, que podría resultar en medidas que afecten especialmente a los socios minoritarios. 

Por ejemplo, se podrían aprobar cambios como diluir las acciones para que los actuales accionistas tengan una menor participación en la empresa, o que, incluso, sus acciones representen valores cercanos a cero, o decretar recompras de acciones a un valor fijado por la misma junta directiva y que, de ser menor que el valor real de las acciones, resultaría en pérdidas de dinero para los inversionistas que no sean el Estado. 

En el plano de operación de la empresa, distintos expertos y analistas han advertido del peligro que representa acelerar la transición energética de Ecopetrol en un momento en el que el petróleo es el mayor producto de exportación del país y el Estado además recibe ingresos por los dividendos que le gira la empresa.

Si Ecopetrol deja de vender petróleo, no tendrá dividendos para repartir y el país dejaría de recibir millones de dólares por exportación, lo que aumentaría el déficit de la balanza comercial y el déficit de cuenta corriente.

Este es el trino del presidente electo: