21 Septiembre 2022

Luz verde en las comisiones para que el Estado gaste 405 billones de pesos en 2023

La discusión sobre el presupuesto continuará en las plenarias de Senado y Cámara.

Por ley, las comisiones terceras y cuartas de Senado y Cámara de Representantes tenían hasta el miércoles 20 de septiembre para aprobar el proyecto de Presupuesto General de la Nación para 2023 y pasarlo a las plenarias del Senado y la Cámara de Representantes. 

En una sesión que, como es común, empezó una hora después de la cita programada, y con una aprobación de impedimentos en tiempo récord, los congresistas encargados de revisar y aprobar los proyectos económicos del país pasaron cuatro horas escuchando quejas, propuestas, felicitaciones y reclamos sobre el proyecto antes de dar la luz verde para que el Estado gaste 405 billones de pesos en 2023.

John Jairo Roldán, senador por el Partido Liberal, explicó el proyecto a los congresistas de las comisiones terceras y cuartas de Senado y Cámara de Representantes y les pidió votar a favor de la ponencia como se presentó porque ya incluye una serie de propuestas de congresistas aprobadas por el Gobierno. Más adelante, con plazo hasta el 20 de octubre, agregó, podrían ver “en detalle” el presupuesto rubro por rubro. 

Es decir, Roldán pidió votar la propuesta tal como estaba sin mayores cuestionamientos porque en el próximo mes que tienen de plazo para aprobar por completo el proyecto, podrán revisar la letra menuda del proyecto. 

El senador Roldán, incluso, les pidió a sus compañeros que mejor pidieran a la mesa directiva de la sesión que sus propuestas para cambiar el proyecto de presupuesto quedaran como constancias únicamente. Según el congresista, esto les permite "mantener vivas" sus proposiciones y tener tiempo para estudiarlas y decidir cuáles se admiten y cuáles no, pero por fuera del debate.

Con el camino más despejado, el proyecto de presupuesto se aprobó en dos bloques: el más grande, el de los artículos del proyecto sin proposiciones (es decir, tal y como se presentaron en la ponencia), y el grupo de artículos con proposiciones no aprobadas, que se convirtieron en constancias, lo que permitió que los artículos se aprobaran tal como venían.

Sobre los cambios que sufrió el proyecto, se destacaron algunos.

Al sector salud, tal como se había anunciado, le añaden 1,3 billones de pesos, que se distribuirán así: 106.000 millones de pesos en gastos de funcionamiento para fortalecer el Instituto Nacional de Cancerología; 70.000 millones de pesos para el Sanatorio de Contratación; 11.200 millones de pesos para el pago de sentencias del Instituto de Seguridad Social y otros 24.000 millones para pagar las cuotas que quedan de Caprecom y Puertos de Colombia. 

En inversión, explica la ponencia, se reparte la mayoría de la adición para salud: 1,2 billones de pesos, que se distribuyen en: 685.000 pesos “para fortalecer la capacidad instalada en la prestación de los servicios de salud”; 315.000 millones para el programa de vacunación y pagar los mayores costos por la tasa de cambio, y otros 130.000 millones de pesos para los sistemas de información en salud.

Al sector de Minas y Energía se le añaden 1,5 billones de pesos para asegurar el pago de subsidios de los servicios de energía y gas a familias de estratos 1 a 3. Como contrapartida, entre varias entidades que tendrán recortes, al Dane se le quitan 36.000 millones de pesos para capacidad de producción estadística, según la ponencia, por “una revisión en la proyección de ingresos de la entidad”.