2 Junio 2022

Mujeres que ganan más que sus parejas también trabajan más en el hogar

En Colombia, las mujeres que tienen ingresos superiores a los de sus parejas hombres terminan aumentando sus labores en el hogar, porque se sienten culpables.

La idea del hombre en el trabajo y la mujer en el hogar sigue pesando en las familias colombianas. Sin embargo, cada día más mujeres han logrado romper ese estereotipo y tener un empleo, aunque eso signifique asumir más tareas no remuneradas en el hogar. 

Una investigación de Andrea Salazar-Díaz basada en la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) encontró que en las parejas heterosexuales, especialmente las de menores ingresos y las más tradicionales, todavía es común que las mujeres tengan ingresos inferiores a los de sus parejas y que, además, asuman las cargas del cuidado del hogar que no son remuneradas. 

Cuando se trata de hogares en los que la mujer gana más que su pareja, ellas terminan por sumar una hora diaria en las labores no remuneradas, como cuidar a los hijos, preparar los alimentos o limpiar la casa.

Según la ENUT de 2020-2021, la más reciente que ha publicado el Dane, las mujeres en Colombia dedican en promedio siete horas y 46 minutos al día en las tareas no remuneradas, mientras que los hombres dedican apenas tres horas y seis minutos, menos de la mitad. 

ENUT 2020-2021

“Cuando las mujeres ganan más que sus parejas, si tomamos sus ingresos y los dividimos por las horas trabajadas con y sin remuneración y hacemos lo mismo con los ingresos y horas trabajadas de los hombres, al comparar los resultados, ellas siguen teniendo un ingreso inferior al de los hombres”, explicó Paula Herrera Idárraga, economista cofundadora de Quanta - Cuidado y Género. 

Según la investigación de Salazar-Díaz, las convenciones sociales y los roles de género demuestran que en Colombia no es tan cierto aquello de que quien gana más en un trabajo pago se dedica a ello y su pareja se dedica al hogar (aunque sea hombre). 

“Lo otro es que tenemos una obsesión por la limpieza en Colombia, entonces probablemente una mujer que gana más puede pagar a alguien para que asuma las labores del hogar, pero la trabajadora que contratan se va al final del día y la mujer tiene que lavar los platos de inmediato por esa obsesión”, señaló Herrera. 

A esto se suma que esas mujeres que ganan más también trabajan más que los hombres en sus empleos, lo que genera remordimientos en las mujeres, que resultan compensando su ausencia con más tareas del hogar. 

“Ahí la pregunta también es por qué estamos en mercados laborales que solo compensan las horas de trabajo y no nos movemos a uno en el que los trabajadores tengan más tiempo libre para otras cosas: pensar en jornadas laborales de menos días o de menos horas durante la semana en las que la gente pueda hacer otras cosas”, agregó Herrera. 

La razón es que esas mujeres que están rompiendo las barreras del mercado laboral también tienen una alta pobreza de tiempo, pues entre sus trabajos remunerados y las labores del hogar a las que dedican una hora diaria más que las demás, probablemente tienen menos tiempo para el autocuidado, lo que puede tener efectos a largo plazo sobre su salud mental y física.