31 Agosto 2022

Mujeres recuperaron más empleo que los hombres en julio, pero la brecha sigue grande

Crédito: Yamith Mariño

La tasa de desempleo bajó en julio a 11 por ciento impulsado por las mujeres y las ciudades, pero con lunares.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) calculó que en julio la tasa de desempleo del país llegó a 11 por ciento, una disminución de 2,3 puntos porcentuales frente al mismo mes de 2021. El país tiene 2,7 millones de personas desocupadas que buscan trabajo. 

De acuerdo con la entidad, eso significa que en julio el país tenía 1,2 millones de hombres desocupados y 1,4 mujeres desocupadas, pese a que el desempleo en los hombres disminuyó 9,3 por ciento y en las mujeres se redujo en 12,8 por ciento en el último año. 

Visto desde la orilla contraria, es decir, desde los ocupados, el Dane reportó que en el séptimo mes del año había 22 millones de personas trabajando. En ese mes entraron a la ocupación 1,6 millones de personas: 344.000 salieron de la desocupación y 738.000 volvieron a entrar a la fuerza laboral.

Por género, 1,02 millones de mujeres encontraron empleo en julio, lo que dejó el total en 9 millones de empleadas, mientras que 609.000 hombres empezaron a trabajar con lo que el país quedó con 13,3 millones de hombres empleados.

Sin embargo, pese a que el empleo de las mujeres subió a doble dígito, en especial para las mujeres entre los 25 y los 54 años, mientras que el empleo en hombres apenas incrementó 5 por ciento, la brecha entre unos y otras sigue siendo de más de 4 millones de empleos.

Otro punto sobre el que el Dane llamó la atención es que aunque en el promedio nacional la tasa de desempleo bajó 11,2 por ciento frente a julio de 2021 cuando eran 3 millones de desempleados, en los dominios geográficos conocidos como centros poblados y rural disperso, el desempleo aumentó 26,5 por ciento y llegó a 465.000 personas. 

Por otro lado, la entidad destacó que la cantidad de trabajadores subempleados, es decir, de personas contratadas por otros para ejecutar sus contratos, pasó de 7,6 por ciento a 8,2 por ciento, “lo que puede marcar una menor calidad del empleo que se genera”.