15 Julio 2022

No solo el dólar preocupa

Crédito: Yamith Mariño

Mientras el precio de la moneda estadounidense tiende a estabilizarse, ahora los que sufren son los títulos de deuda pública y las acciones.

Durante las últimas dos semanas, el foco de la economía se concentró en el precio del dólar, que subió incluso de a 100 pesos diarios y parecía no tener un techo. Mientras tanto, los títulos de deuda pública y las acciones en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) se movían con un poco más de calma, pese a que también aguantaban el impacto de la incertidumbre internacional y nacional.

Pero el panorama cambió muy rápidamente. En solo dos días, con la noticia de una inflación en Estados Unidos más alta de lo esperado, el precio del dólar bajó y se estabilizó, mientras que las tasas de interés de los títulos de deuda pública (TES) y las acciones en la BVC sufrieron. 

José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana, destacó: “Es interesante porque esta semana, cuando estábamos preocupados por el dólar, estos mercados no estaban tan afectados; justo después del dato de inflación de Estados Unidos, cuando el peso se tranquiliza un poco, llega este comportamiento del mercado de TES”.

Solo durante la negociación del jueves, en el mercado de deuda pública, los TES tuvieron alzas promedio en sus tasas de interés de 83 puntos básicos. La curva no se empinó, subió en vertical. Lo preocupante de esto es que ese comportamiento refleja preocupaciones sobre la situación mundial y local, pero además, mientras más alta es la tasa de interés, menos vale la deuda pública y toca pagar más intereses a los inversionistas. 

Una variación de este tipo en las tasas de interés de los TES no se vio ni siquiera con las desvalorizaciones de marzo de 2020, cuando la crisis de la pandemia impactó a los mercados financieros. 

Lo que dicen los agentes del mercado es que este fenómeno se da por una mezcla de factores. La primera y más visible es justamente la inflación de Estados Unidos, que fue de 9,1 por ciento en junio e incrementó la preocupación por la posibilidad de mayores incrementos de las tasas de interés de la Reserva Federal. 

A ello se une, en el mercado local, la preocupación por la capacidad del país de asumir sus deudas, lo que ha hecho que la prima de riesgo aumente casi al mismo ritmo que las tasas de los TES. En los últimos días, los Credit Default Swaps (CDS), que sirven justamente para medir la percepción de la prima de riesgo, aumentaron al punto de superar nuevamente a Brasil, el país más “riesgoso” del momento en la región.

Como si fuera poco, la inflación en el país sigue al alza y obligando al Banco de la República a subir sus tasas de interés. Este factor genera al menos dos preocupaciones. Por un lado, a los agentes del mercado les preocupa qué tanta liquidez están captando algunas entidades financieras, justamente por el choque inflacionario y las tasas de interés. 

Por el otro, en el mercado accionario también hay nubarrones. Diego Palencia, analista financiero, señala que la inflación alta y la desaceleración económica afectan a los patrimonios de empresas y personas. “Los primeros en sentir efectos son los instrumentos financieros y el canal de tasa de cambio, que es una válvula de escape de presión cuando aumenta el riesgo sistemático que no se puede diversificar”, adviertió.

A eso hay que sumar que el mercado local de capitales por definición es pequeño, concentrado y poco líquido, como lo describe el analista Jorge Saza. En un mercado de capitales pequeño con inflación, tasas de interés y tasa de cambio altas, se elevan también las necesidades de subir las provisiones y colchones de liquidez de las entidades financieras y empresas. 

Y al mismo tiempo, “la economía se resiente, causando reducción de la demanda y distorsión de la oferta (se quedan sin vender porque son tan altas las pérdidas que tienen que aumentar precios) y eso desencadena un aumento de riesgo de liquidez y mercado”, concluyó Palencia.