27 Octubre 2022

No todos los panes son iguales: unos sí otros no pagarán en la tributaria

A pesar de que Adepan ha encendido las alertas por el aumento del 10 por ciento del pan para 2023 por cuenta del impuesto saludable, esa amenaza no se cumpliría en las panaderías de barrio. Esta es la razón.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Pan en Colombia (Adepan) prendió nuevamente las alarmas por el posible aumento en el precio del pan. Según su presidenta, Marcela Morales, la reforma tributaria aprobada en primer debate, que contempla un impuesto saludable a los alimentos ultraprocesados, estaría afectando a las personas de escasos recursos.  

La dirigente del gremio le hizo un llamado al ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, y demás ponentes, porque al considerarse al pan como un alimento ultraprocesado sería gravado a partir de enero de 2023 con una tasa del 10 por ciento en 2023, 15 por ciento en 2024 y un 25 por ciento en 2025. 

Según la dirigente gremial, este impuesto elevaría el precio del pan, lo que impactaría directamente los bolsillos de los colombianos y de allí su alarma.

Sin embargo, el ministro de Hacienda ha manifestado en múltiples ocasiones que este impuesto no afectaría a los pequeños productores, como lo son los tenderos dueños de panaderías de barrio y otros pequeños comercios que se dediquen a la producción y venta de pan. 

La razón es que el proyecto de reforma tributaria incluye en el artículo 513-7 un párrafo que indica que el impuesto no se aplicará a productores que sean personas naturales y que durante el año en curso, o en el anterior año gravable, hubieran obtenido ingresos inferiores a 3.500 UVT, provenientes de las actividades gravadas bajo dicho impuesto. 

Esto quiere decir que los tenderos que no hayan superado los 112 millones de pesos en ganancias, ya sea durante este año o el año anterior, no serán responsables de pagar el impuesto y por lo tanto sus panes no tendrían que subir de precio.