22 Diciembre 2022

Plan Financiero 2023: el gobierno se endeudará menos en el país, pero más en el exterior

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dio las primeras puntadas de la adición presupuestal con la que se gastarán los recursos extra de la reforma tributaria y confirmó que el próximo año no subirán los precios del diésel.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, presentó la actualización del Plan Financiero para 2023, la primera en su nueva temporada como ministro de Hacienda.

Ocampo espera que la economía colombiana crezca 1,3 por ciento el próximo año, una proyección cercana a las de la Ocde y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, no es que el optimismo haya disminuido. “Aunque es baja –dice–, en la medida que se da tras un crecimiento alto en 2022, es casi 13 por ciento superior a 2019 y sigue siendo superior a América Latina. Es una cifra favorable que debería reflejarse en materia de empleo”.

Ocampo espera que la inflación el próximo año ceda y que en diciembre se ubique en 7,2 por ciento, contra el 12,2 por ciento con el que –espera– cerrará este año. El pronóstico es más optimista que el de los analistas, que calculan una inflación más cercana al 13 por ciento este año y de alrededor de 7,7 por ciento para 2023.

“El balance 2022 también se revisó y tiene noticias positivas. Por ejemplo, en temas de recaudo, hay 2 billones de pesos más que nos permitieron adelantar un pago de 4 billones de pesos al FEPC y eso significa que el déficit fiscal de este año será de 5,5 por ciento, una pequeña mejoría que significa que estamos sobre cumpliendo la meta de la Regla Fiscal en 2,9 puntos porcentuales”, destacó el ministro de Hacienda.

Balance 2022 Hacienda

Para 2023, el Ministerio de Hacienda espera que el déficit fiscal del país sea de 3,8 por ciento, una cifra que presentó como “un sobrecumplimiento de la regla fiscal de 0,2 puntos porcentuales”. Sin embargo, en el marco fiscal de mediano plazo, que se había presentado seis meses antes, se había estimado que el faltante en las cuentas fiscales del país sería del 3,6 por ciento del PIB nacional, es decir, 0,2 puntos porcentuales inferior a lo que ahora presenta el nuevo gobierno.

Presupuesto y endeudamiento

El ministro también explicó que para el próximo año “se esperan 20,3 billones de pesos de ingreso adicional por aplicación de la reforma tributaria, lo que, junto con la depreciación del peso y el crecimiento económico, llevará a que el recaudo tributario sea de 280,7 billones de pesos, 28 billones de pesos más de lo previsto inicialmente”. 

En cuanto a la adición presupuestal que el gobierno presentará en febrero ante el Congreso, el ministro explicó que se destinarán 20 billones de pesos a gasto primario, en el que se priorizarán inversiones en vías terciarias, salud preventiva, educación universitaria gratuita para hogares de menores recursos, infraestructura escolar y universitaria, programas de paz –como apoyo a desmovilizados y sustitución de cultivos– y vivienda y acueductos rurales.

Otros siete billones de pesos se destinarán a pagar el saldo que faltaba cubrir de 2022 del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC), y un monto adicional para servicio de la deuda nacional.

En cuanto al endeudamiento de la nación para el próximo año, el ministro anunció que se emitirán menos TES, es decir menos bonos en el mercado local, pero se acudirá más a los mercados externos y se utilizará una parte de esa nueva deuda para pagar por anticipado algunas obligaciones que se vencen en 2024.

Según el ministro Ocampo, ya no se emitirán 30 billones de pesos en subastas de TES en el mercado local, sino 27 billones de pesos más un billón de pesos de títulos para financiación de proyectos verdes.

“En pesos, habrá una menor emisión de TES, lo que junto con la disminución de la inflación esperamos que mejore las condiciones de ese mercado y eso hace que disminuya el costo del financiamiento interno del gobierno”, explicó Ocampo.

“En recursos externos, habrá un monto mayor de emisión de bonos. Una parte se usará para prepagar deuda que se vence en 2024. Pero en total, disminuye el financiamiento total y eso es consistente con la disminución del déficit fiscal y de la deuda neta del gobierno central al 48,6 por ciento en 2023”, concluyó.