28 Junio 2022

A poner la casa en orden

El Comité Autónomo de la Regla Fiscal advirtió que las cuentas del Marco Fiscal de Mediano Plazo requerirán mayores ajustes en el próximo gobierno y el cumplimento de metas muy estrictas.

El Comité Autónomo de la Regla Fiscal, creado en 2021 con la nueva Regla Fiscal, señaló que si bien las cuentas del reciente Marco Fiscal de Mediano Plazo muestra un mejor panorama para el país a corto plazo por el mayor crecimiento de la economía, también hay algunas alertas por tener en cuenta como los déficits altos y las metas a mediano y largo plazo. 

Por un lado, el Comité advirtió que la optimista meta de déficit fiscal para 2022 no tiene en cuenta por completo el gasto que el Gobierno tendrá que hacer para cubrir el déficit del Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (FEPC), que –ellos estiman– será de 34,4 billones de pesos este año. 

En ese sentido, la entidad propuso una nueva fórmula para que el déficit del FEPC haga parte de los cálculos de gasto del Gobierno nacional central desde el principio y así evaluar mejor el cumplimiento de la meta de déficit fiscal.

El grupo de expertos señaló que el nuevo gobierno tendrá que buscar fuentes adicionales de financiamiento para cumplir la senda trazada en reducción de la deuda pública, y añadió que “con los altos déficits fiscales que se han observado como respuesta a la pandemia, la economía está necesitando niveles de ahorro externo muy altos, difíciles de sostener en un contexto económico nacional y global en el que la liquidez será más escasa y costosa”. 

Y agregó que “el costo de los pagos por el endeudamiento en el mediano plazo, el espacio que se ocupe o se libere, dependerá de la disciplina con la que el país asuma la responsabilidad de reducir el déficit y la deuda”.

Para el gasto futuro, el Comité advirtió que solo por rubros inflexibles como el gasto en el ICBF, Sena, pensiones, salarios y el mismo Sistema General de Participaciones (SGP), a 2023 se vería un aumento de 30 billones de pesos. Si a eso se suma la continuación de programas como Ingreso Solidario, el FAEP o ampliar el programa de atención al adulto mayor, el nuevo gobierno tendrá que asignarles otras fuentes de financiación. 

En pocas palabras, el futuro fiscal del país es complicado y requerirá que se cumplan muchas condiciones, entre ellas un mejor cálculo de los gastos y mucha disciplina a la hora de gastar y de buscar nuevos recursos.