5 Abril 2022

Precios del petróleo y guerra en Ucrania presionan a la baja el dólar en Colombia

Crédito: Colprensa

El alza de precios de las materias primas, que comenzó en 2021, y las sanciones económicas a Rusia impulsan la caída de la divisa, pero factores políticos y estructurales podrían revertir esa tendencia.

Por: Redacción Cambio

Por primera vez en meses, el dólar muestra una tendencia a la baja en Colombia. El martes el precio promedio de negociación fue de 3.715,38 pesos y en los últimos días ha llegado a negociarse por debajo de los 3.700 pesos. Un panorama muy diferente al que se vivía en agosto de 2021, cuando el peso colombiano se convirtió en la moneda más devaluada del mundo en lo corrido de ese año, con una caída del 14,20 por ciento.

En ese momento los analistas atribuían un dólar rozando los 4.000 pesos a la incertidumbre política y fiscal en el país. Y si bien esos factores no han desaparecido, hay otros elementos externos que están pesando más en la revaluación actual.

Según Diego Gómez, analista de Corficolombiana, el conflicto en Ucrania ha encarecido aún más los precios del petróleo a nivel mundial, que ya venían incrementándose desde el año pasado debido a la alta demanda que requería un mundo en recuperación después de la pandemia. Pero el año pasado el peso, y en general las monedas regionales, no se revaluaron conforme aumentaron los precios de las materias primas. Esto podría explicarse, afirma Gómez, como un “castigo” de los inversionistas a la región durante el ciclo electoral del año pasado.

En el caso de Colombia, aunque no han pasado las elecciones presidenciales, la prima de riesgo ha caído desde las elecciones legislativas, “como si los inversionistas ya hubieran descontado en parte el resultado de estas elecciones y por lo menos por ahora el contexto local no estuviera siendo ponderado en el comportamiento de nuestro tipo de cambio como sí lo está haciendo el contexto externo”.

Los cada vez más altos precios del petróleo, actualmente por encima de los 100 dólares, generan presiones para la revaluación no solo en Colombia, sino en general en las monedas de los países de la región que son altamente dependientes de sus exportaciones de materias primas como Brasil, Perú, Chile y Argentina. Los precios actuales están muy por encima de los que había proyectado el Gobierno en el Marco Fiscal de Mediano Plazo del 2021, lo que significa que entrarán ingresos adicionales por cuenta de las rentas petroleras.

No es la única fuente de recursos inesperados. Como explica Gómez, las sanciones económicas impuestas a Rusia están haciendo que muchos inversores e índices salgan de ese país, y América Latina se muestra como un destino atractivo para esos capitales extranjeros. Cita el ejemplo del índice GBI-EM de JP Morgan, que sigue el comportamiento de la deuda soberana en moneda local de países emergentes. Rusia tenía una participación de unos 16.500 millones de dólares, que ahora serán reinvertidos en otras economías emergentes. Según los cálculos de Corficolombiana, a Colombia le corresponderán unos 1.475 millones de dólares. “Es una entrada de capital que no estábamos esperando”, señala el analista.

Para el economista Mauricio Cabrera, lo que está sucediendo con el dólar responde más a un fenómeno de especulación financiera, que opera como reacción a las noticias del momento. Considera que el mercado está siendo miope al considerar únicamente el precio del petróleo, porque a la larga factores más fundamentales, como el alto déficit de cuenta corriente en el país, 5,7 por ciento del PIB en 2021, pueden afectarlo.

En todo caso, la tendencia actual puede cambiar en el corto plazo, a medida que se acerque la primera vuelta presidencial. A la incertidumbre propia de la época electoral habrá que sumarle la dificultad de llevar a cabo reformas pendientes e indispensables para la economía colombiana en un ambiente político polarizado, sin importar quién gane las elecciones.