13 Octubre 2022

Qué es la prima de control, la razón de los reclamos contra la OPA de socios emiratíes de los Gilinski por Nutresa

Crédito: Fotoilustración por Yamith Mariño

Accionistas del Grupo Empresarial Antioqueño denuncian un movimiento financiero con el que afirman que los Gilinski y a sus socios emiratíes tendrían el control de Bancolombia y Grupo Nutresa.

El superintendente financiero Jorge Castaño y la superintendente delegada para emisiones Sandra Perea han recibido varias cartas de accionistas de empresas del Grupo Empresarial Antioqueño, en las que, según el Reporte Coronell, “denuncian que detrás de la nueva oferta pública de adquisición (OPA) por Nutresa –que se tramita– hay una jugada a gran escala que le entregaría a los Gilinski y a sus socios emiratíes el manejo de varios grupos económicos y empresas de servicios públicos sin pagar prima de control”.

Para profundizar

Lo que significa que a través de un polémico movimiento financiero, y pagando únicamente 4.6 billones de dólares por activos que en realidad valen 13 billones de dólares, entregarán a los empresarios implicados el control de Bancolombia, Protección S.A., Grupo Sura, Grupo Argos y Grupo Nutresa.

Para profundizar

Coronell afirma que “el negocio sería redondo para los Gilinski y sus socios pero ruinoso para los fondos de pensiones y otros accionistas de estas empresas porque la operación está estructurada para producir un efecto dominó que cambiaría el paisaje empresarial de Colombia para siempre”.

Una de las empresas del grupo Abu Dhabi, que se asoció y financió a los Gilinski en las operaciones que permitieron el porcentaje de Nutresa y Sura, está detrás de la nueva OPA por Nutresa que aún está en trámite. El grupo IHC es parte del conglomerado de la familia real de Abu Dhabi.

En caso de que la Superintendencia financiera apruebe la operación y los emiratíes logren obtener el porcentaje adicional de Nutresa tanto ellos como los Gilinski obtendrían el 60 % de la compañía, lo que significa el control absoluto sobre ella.

Efecto dominó que cambiaría el paisaje empresarial

Coronell explicó en su reporte en W Radio que “Nutresa es dueña del 13 % del Grupo Sura y como los Gilinski ya compraron el 38 % tendrían sumado el 51 % de la compañía. Es decir se habrían hecho a Sura sin pagar la prima de control”.

La prima de control es un sobreprecio que se paga por un paquete de acciones que aporta la mayoría de los derechos de voto en los órganos de gobierno de una sociedad. Como el control de una compañía implica la capacidad de gestionarla o influir en su gestión, las quejas a la Superintendencia irían enfocadas en que los Gilinski y sus socios emiratíes tendrían control de las compañías sin pagar esta prima, que depende de su valoración. 

Esta operación les entregaría el 46 % de la propiedad de Bancolombia, lo que representa el control de la empresa, porque el porcentaje restante está compuesto por pequeños accionistas que, en palabras de Coronell, “no siempre asisten a las asambleas”.

También serían dueños del 49 % de Protección S.A., fondo de pensiones y cesantías, y el 81 % de la compañía de Seguros Suramericana, junto con el 48 % del Grupo Argos.

Si obtienen el control práctico del Grupo Argos, se harían a la mayoría de:

  • Cementos Argos (57 %).
  • Celsia, la empresa generadora de energía que opera en Colombia, Panamá, Costa Rica y Honduras (56 %).
  • Celsia de Colombia que entrega energía a grandes regiones del país (66 %).
  • Cetsa, la electrificadora de Tuluá (98 %).

Para el Grupo Empresarial Antioqueño es claro que los Gilinski actúan coordinadamente con la familia real de Abu Dhabi. Los reclamantes piden que si quieren el control de las compañías paguen el valor de los 13 billones de dólares.

Según lo establecido por la ley, en estos casos debe activarse una figura llamada OPA sobreviniente, lo que declara al menos 13 adicionales por las empresas mencionadas anteriormente, triplicando el valor de los 4.7 billones de dólares para los Gilinski y sus socios emiratíes. 

Los Gilinski ya han ganado 1.200 millones de dólares desde noviembre del año pasado por estas operaciones, pero no han logrado las mayorías en las juntas directivas de Sura y Nutresa. Aunque el jeque que esta semana le metió 200 millones de dólares a Lulo Bank (banco digital de los Gilinski) les ayudaría a obtener todas las acciones con tan solo una pequeña inversión.

La decisión de este movimiento financiero depende del superintendente Jorge Castaño que, según Coronell, ha sido el mejor aliado de los Gilinski en estas OPAs.