Descentralización en la mira

Crédito: Colprensa

El nuevo gobierno revisará el modelo de descentralización y hará énfasis en la transición energética y la seguridad alimentaria.

Con el cambio de gobierno se avecina un énfasis diferente en la manera como se abordan las problemáticas y el desarrollo de las regiones. El plan de desarrollo de la administración Duque “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad,” tenía como objetivos promover la equidad, el emprendimiento y la legalidad, y conectar los territorios para aumentar los vínculos entre la ciudad y las zonas rurales, aprovechando el potencial productivo de los municipios.

La hoja de ruta a 2030 era que Colombia sería un país más descentralizado, con regiones más productivas y competitivas en las que municipios y departamentos realizarían proyectos conjuntos en infraestructura y servicios públicos para lograr un mayor desarrollo.

Pero como muchos planes de desarrollo, se quedó en buenas intenciones y no se lograron mayores avances en los objetivos propuestos. El año pasado se creó una Misión de Descentralización, conformada por diez expertos del gobierno, territorios y entidades indígenas, con el fin de fortalecer la autonomía de las regiones para lograr un mayor desarrollo económico y social. Pero solo hasta marzo de este año comenzó su trabajo -ha realizado diez talleres en Girardot, Quibdó, Neiva, Sabaneta, Cali y Pasto, entre otros-. La última Misión de Descentralización que se creó en el país fue en 1992, liderada por Eduardo Wiesner, un año después de la creación de la nueva Constitución Política. 

Ahora, con el cambio de gobierno, se revisará el modelo de descentralización para alcanzar una transformación de los 32 departamentos y 1.103 municipios colombianos. El programa del presidente electo Gustavo Petro, “Colombia, potencia mundial de la vida”, hace énfasis en darles participación a los territorios para contribuir a la transición energética, combatir el cambio climático, asegurar la soberanía alimentaria y un crecimiento más equitativo.

Santander
Crédito: Colprensa

Estas son las acciones que se pondrán en marcha:

•    Impulso a una Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial para fortalecer los resguardos indígenas, los consejos comunitarios y los territorios campesinos.
•    Mayor promoción de energías renovables en las regiones del país, movidas con agua, viento y sol, con el fin de disminuir la fuerte dependencia del petróleo y la minería. Se creará un fondo para la transición energética con recursos de regalías y de la eliminación de algunos beneficios tributarios para el petróleo y el carbón. La Guajira será el epicentro para la producción de estas energías en propiedad mixta con las comunidades wayuus y los trabajadores de la minería del carbón.
•    Trabajar para detener la deforestación en Amazonas y Chocó, dos de los departamentos más afectados por la depredación del medio ambiente.  Se protegerán las fuentes de agua (acuíferos, páramos, cuencas), teniendo en cuenta que este líquido es fundamental para la vida, y es de bien común. En las zonas rurales se impulsarán los acueductos comunitarios, con asistencia tecnológica.
•    Poner en marcha una reforma agraria con el fin de aprovechar de una manera más eficiente el uso de suelos para actividades silvopastoriles, forestales, agrícolas, agroecológicas, disminuyendo las inmensas hectáreas que abarca la ganadería extensiva. Así mismo, se buscará garantizar el derecho a la tierra de las familias campesinas y el freno a la colonización de baldíos. Para ello, se realizará un catastro multipropósito y se aplicarán gravámenes a tierras improductivas o se incentivará a los propietarios para que los vendan al Estado.
•    Otro de los objetivos es que las regiones que dependan de la minería y el petróleo puedan hacer una transformación económica, mediante pactos de productividad entre empresas privadas, sociedad civil y el Estado, para lograr un crecimiento más armónico y equitativo. Se buscará incentivar la producción nacional en el campo para dejar de importar millones de toneladas de alimentos.

En el Plan de Desarrollo 2022-2026, que comenzará a elaborar el nuevo gobierno, se detallarán los programas específicos que se pondrán en marcha para cada una de las regiones y departamentos. Ojalá en esta ocasión se logren avances para que el desarrollo del país sea más equitativo.

La serie periodística “La Fuerza de las Regiones” de Cambio Colombia es apoyada por Grupo SURA, que cree que un desarrollo armónico es posible con una gestión integrada y balanceada de los capitales económico, social, humano y natural.