12 Noviembre 2022

La pujanza empresarial de los santandereanos

Crédito: Cristian Leguizamón

No solo de petróleo vive Santander. El departamento, que es uno de los que más aporta a la economía nacional, impulsa diversos sectores e industrias.

No solo Bogotá y Antioquia se destacan por ser polos de desarrollo y creación de empresas. Uno de los departamentos que sobresale por su pujanza empresarial es Santander, el quinto departamento que más aporta a la economía nacional.

Además del sector petrolero y la industria petroquímica, el departamento está creciendo en construcción, tecnologías de la información, turismo, agronegocios, industrias químicas y metalmecánicas, textil y moda, entre otras. En agroindustria, es líder en la producción de huevo y carne de pollo, con una participación nacional de la industria avícola del 35 %, siendo el renglón pecuario más importante del departamento con grandes empresas como Avidesa Mac Pollo, Huevos Kikes, Avícola El Madroño, entre otras. 

Es uno de los principales productores de palma de aceite con 26 % de área sembrada, seguida de cacao, café, caña panelera y cítricos. En salud se ha creado un clúster de empresas especializadas en la prestación de servicios, cuya fama ha traspasado fronteras y atrae la atención de extranjeros que vienen a sus instituciones para hacerse diversos tratamientos.

En tecnologías de la innovación y servicios, Bucaramanga es una de las ciudades que está desarrollando una industria de BPO (Business Process Outsourcing), que se dedican a la tercerización de procesos de negocio y contratación de actividades con proveedores externos, un sector con gran dinamismo.

María Fernanda Vela, directora de Invest In Santander, la agencia de promoción de inversiones del departamento, dijo a CAMBIO que Bucaramanga se está proyectando para ser un centro de ciencia, tecnología e innovación gracias a sus ventajas relacionadas con su ubicación geográfica, su competitividad, la calidad de vida de sus habitantes. 

Según el Índice de Competitividad de Ciudades realizado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, la capital del departamento y su área metropolitana, que comprende los municipios de Girón, Piedecuesta y Floridablanca, quedó en quinto lugar entre las 32 capitales del país. 

Se destacan su conectividad aérea, el menor costo de la energía eléctrica, los servicios de salud, la educación superior y formación para el trabajo donde ocupa el segundo lugar, y en innovación donde quedó en la cuarta posición, lo que posiciona a Bucaramanga como una ciudad atractiva para los negocios.

“Santander es conocido como el corazón de Colombia y somos un centro importante para el desarrollo de negocios; sin embargo, el reto principal es que pueda ser un gran centro logístico y para ello es indispensable la navegabilidad del río Magdalena”, dice Vela, al afirmar que el departamento está fomentado cada vez más las exportaciones, que ascienden a 840 millones de dólares, de los cuales el 52 % son ventas no minero-energéticas. 

Para impulsar las exportaciones, que representan solo el 2 % del total nacional, se puso en marcha el Plan Global Santander, que busca potenciar la internacionalización del departamento, diversificando sus exportaciones y aumentando la inversión extranjera. El departamento está incentivando las inversiones en los sectores de industria 4.0, software, BPO y comercio. En este último han llegado marcas como PriceMart, Decathlon, Farmatodo y Casa Ideas.

Nivea Santarelli, socia fundadora de Café Gualillo y quien fue gerente durante una década de la Zona Franca Santander, destaca el espíritu emprendedor de los santandereanos porque a pesar de las dificultares, de no tener mares ni una adecuada infraestructura vial, se están creando empresas en sectores diferentes al petrolero. 

“Los santandereanos no se varan por nada”, enfatiza la empresaria, quien sostiene que hay que superar obstáculos relacionados con la tramitología, mejorar el entorno de los negocios, las vías de comunicación y ser más unidos para tener más influencia a nivel nacional, más en un país centralizado como Colombia. Hay que crear más empresas que se especialicen en servicios tecnológicos, de ingeniería, salud, fabricación de dispositivos médicos, bioquímica, entre otros.

Centro energético y de innovación 

Juan Pablo Remolina, director ejecutivo de ProSantander, dijo a CAMBIO, que la fortaleza empresarial se explica porque hay una mayor articulación entre el sector privado, la academia, los gobiernos departamental y local para formular y ejecutar de manera conjunta una visión de largo plazo del territorio. 

Actualmente se está promoviendo una agenda de trabajo para que sea tenida en cuenta en el nuevo Plan de Desarrollo del gobierno. Una de las peticiones es que el departamento donde comenzó la producción petrolera en Colombia debe ser el centro de la transición energética. 

“Tenemos todo para consolidarnos como el polo de desarrollo energético no solo por el petróleo y la refinería de Barrancabermeja, sino porque aquí queda el centro de innovación más importante del país, el Instituto Colombiano del Petróleo, que debería llamarse el Instituto Nacional de Energías Limpias”, dice Remolina.

En 1918 se descubrió el primer pozo de crudo del país, en el campo Cira Infantas, en inmediaciones de Barrancabermeja, el municipio petrolero de Colombia en el que está la mayor refinería que cumplió 100 años y cuyo dueño es Ecopetrol. 

Refinería de Barrancabermeja
Refinería de Barrancabermeja
Foto: Colprensa

En esta refinería se puede desarrollar proyectos de hidrógeno (verde y azul), de bajas emisiones, así como una planta para la producción de fertilizantes, indispensables para el sector agrícola. En el proceso de transición energética y la adaptación al cambio climático, la refinería puede cumplir un papel crucial ya que la producción de hidrógeno ayudaría a reducir las emisiones de CO2 y permitiría desarrollar cadenas de valor de productos con baja huella de carbono.

Además, Santander es el departamento con una de las matrices energéticas más diversificadas. Tiene una de las mayores hidroeléctricas, Hidrosogamoso, con una capacidad de generación de 840 megavatios, más del 10 % de la demanda energética nacional. Está Ecodiesel, una de las principales empresas de biocombustibles, un parque solar que construirá Celsia en la Mesa de los Santos, con una capacidad de 80 megavatios, que suministrará energía a por lo menos 100.000 personas. A ello se suman los yacimientos de petróleo y gas.

Conectividad fluvial y férrea

 Para que Santander pueda desarrollar su potencial en industria y comercio es indispensable que se ponga en marcha el proyecto de navegabilidad del río Magdalena, que ha sufrido varios tropiezos durante décadas. El río es una gran alternativa para el transporte ante las limitantes en la movilidad por carretera, que frenan la competitividad del departamento e impiden que se materialice el eslogan de que “Santander es el corazón logístico de Colombia”.

La profundidad no es suficiente para el transporte de mercancías, lo que frena un mayor desarrollo del puerto de Barrancabermeja, que solo se utiliza en cerca de un 20 % de su capacidad. Se necesitan obras de dragado y canalización que permitan conectar a Barrancabermeja con Barranquilla, para convertir al Magdalena Medio en el principal nodo intermodal del país. 

Río Magdalena
La navegabilidad del río Magdalena permitía desarrollar un gran centro logístico en Barrancabermeja.
Foto: Colprensa

El fluvial es uno de los medios de transporte más limpios y eficientes del mundo. Si se pusiera en marcha la navegabilidad del Magdalena, la carga transportada aumentaría de 3 a cerca de 19 millones de toneladas, se reducirían en 60 % las emisiones de CO2 y en 40 % los costos logísticos, dice Remolina, de ProSantander.  

Otro de los proyectos que promueven gremios como ProSantander y la Cámara de Comercio de Bucaramanga es la rehabilitación de la vía férrea La Dorada-Chiriguaná, incluyendo la construcción de un ramal que la conecte con el río. Remolina dice que la estructuración de este proyecto, a través de una asociación público- privada está lista y asciende a más de $1,5 billones. 

El tercer proyecto comprende sacar adelante las dos troncales del Magdalena que suman $3,7 billones y que están en ejecución, así como la culminación de la vía Yuma en doble calzada de la que solo faltan ocho kilómetros para conectar el modo carretero con el sistema fluvial. 

“La navegabilidad del Magdalena es clave para Santander porque permitirá que Bucaramanga y Barrancabermeja estén más aliadas para desarrollar la región. Barrancabermeja siempre ha mirado hacia el río y Bucaramanga hacia las montañas. No hay una conexión que permita crear sinergias y pensar como un solo departamento”, concluye la empresaria Nivea Santarelli.

La serie periodística “La Fuerza de las Regiones” de Cambio Colombia es apoyada por Grupo SURA, que cree que un desarrollo armónico es posible con una gestión integrada y balanceada de los capitales económico, social, humano y natural.