12 Noviembre 2022

Las apuestas económicas de los Santanderes

Crédito: Cristian Leguizamón

Santander y Norte de Santander ya definieron sus agendas y proyectos prioritarios para impulsar su desarrollo.

En el oriente colombiano están dos departamentos que comparten un nombre pero que tienen marcadas diferencias económicas y sociales. Se trata de Santander y Norte de Santander, que ya definieron sus agendas de trabajo para los próximos años, que incluyen las principales propuestas para impulsar su desarrollo.

Santander quiere convertirse en el centro de la transformación energética del país, mientras que Norte de Santander ve en la reapertura del comercio con Venezuela su mayor esperanza para generar empleo y disminuir la informalidad.

Santander está fortaleciendo su sector industrial, los negocios relacionados con innovación y tecnologías de la información y los agronegocios, en los que cultivos de café, palma de aceite y cacao llevan la delantera. De esta manera busca diversificar su economía para no tener una dependencia tan grande del petróleo y la petroquímica. 

Por su parte, Norte de Santander, que durante décadas ha dependido del comercio con Venezuela, también quiere impulsar el agro y sacarles provecho al turismo y al sector gastronómico. Pese a que estos departamentos están cerca geográficamente, los separan sus diferencias económicas y sociales. 

Santander ocupó nuevamente en 2022 el tercer lugar en el Índice Departamental de Competitividad elaborado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, y el cuarto puesto en el Índice Departamental de Innovación en 2022, del Departamento Nacional de Planeación, lo que demuestra los avances en las últimas décadas para posicionarse en el panorama nacional. 

Actualmente es uno de los cinco departamentos que más aporta a la producción total de bienes y servicios del país, con 6,3 %.

Bucaramanga se mantiene como la ciudad con el menor desempleo, con 9,6 %, a septiembre de este año, según el Dane, gracias a que ha consolidado un sector industrial fuerte, a las obras públicas que se realizan en la ciudad y al impulso del turismo, que permite la generación de empleo en hoteles, restaurantes, agencias de viaje y operadores turísticos. 

En el Índice de Competitividad de Ciudades 2022, del Consejo Privado de Competitividad, la capital del departamento y su área metropolitana que incluye Girón, Piedecuesta y Floridablanca, quedó en el quinto lugar, después de Bogotá, Medellín, Tunja y Manizales. Se destaca por el buen desempeño del sector salud, la baja mortalidad infantil, el menor costo de energía eléctrica, la calidad de la educación superior, el puntaje en las pruebas Saber, la formación para el trabajo y la innovación.

Indicadores económicos Santander

Norte de Santander, por su parte, se encuentra en una posición intermedia de desarrollo y ocupa los puestos 14 y 15, en competitividad e innovación, respectivamente. Mientras que su aporte a la economía nacional es de 1,6 %.  

Por su cercanía con Venezuela ha sido uno de los más golpeados en materia económica. En Cúcuta, una ciudad de un millón de habitantes, que vio la llegada masiva de migrantes venezolanos, la desocupación llegó a 16,5 % en 2019, año en el que seguía cerrado el comercio. No obstante, las autoridades locales han realizado esfuerzos para reducir la tasa de desocupación, que se ubicó en 11,7 % en septiembre de este año.

Pero la informalidad no ha logrado ser derrotada y está en 68 %, diez puntos por encima de la tasa nacional. En las calles y barrios de la capital se ven toda clase de puestos y vendedores ambulantes, muchos de ellos venezolanos que buscan el sustento diario, un tema que se agrava por los elevados precios de los productos. Según el Dane, Cúcuta, con 15,62 % fue la ciudad con la mayor inflación del país en octubre de este año.

Estos temas, unidos a la baja adopción de tecnologías de la información, los problemas de sostenibilidad ambiental, la alta tasa de homicidios, las menores coberturas en salud y educación y el bajo desempeño del mercado laboral, entre otros, llevaron a la capital a quedar en el puesto 19 en el Índice de Competitividad de Ciudades 2022.

Las propuestas de Norte de Santander

A pesar de estas diferencias, los une el propósito común de crecer y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Para ello, trabajan en los planes que presentarán al nuevo gobierno.

En Norte de Santander, una de sus principales apuestas es convertir a Cúcuta y su área metropolitana en un distrito de innovación, ciencia, tecnología y emprendimiento. 

Para Sergio Castillo, nuevo presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta, se debe trabajar en una mayor articulación entre empresas, gobierno y academia, en la innovación y sostenibilidad ambiental, la internacionalización de las industrias, el apoyo a los productores rurales y mejorar la infraestructura vial, uno de los principales cuellos de botella. 

“Una de las razones de que estemos en el puesto 15 en competitividad son los problemas de conectividad vial y aérea. En vías terrestres hay que sacar adelante la ruta Cúcuta-Pamplona, fundamental para la movilidad del nororiente del país, así como la vía Cúcuta-Ocaña”, dice Castillo.

Cúcuta
Foto: Cristian Leguizamón

Otra de las peticiones de los gremios es tener un centro de convenciones para Cúcuta y Villa del Rosario, una de las propuestas que lleva años a la espera de que sea una realidad y que deja a Norte de Santander en desventaja frente a otras regiones que atraen turismo empresarial con la realización de eventos. 

En el Diálogo Regional Vinculante realizado en octubre de este año con la participación del presidente Gustavo Petro y el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña, los gremios insistieron en la necesidad de contar con este escenario, mejorar las vías, y que Cúcuta y su área metropolitana se conviertan en Distrito de Innovación, Ciencia, Tecnología y Emprendimiento.

Las esperanzas del departamento están en la nueva dinámica comercial, tras la apertura de fronteras con Venezuela el pasado 26 de septiembre, lo que traería mayores compradores y puestos de trabajo en las aduanas y zonas logísticas. Antes del cierre de fronteras había 35 empresas de aduana que en su mayoría desaparecieron y ahora están renaciendo.

Pero, sin duda, un tema que permitirá el despegue del departamento es mejorar las condiciones de seguridad, que son más complejas en el Catatumbo porque allí operan varias organizaciones al margen de la ley. Norte de Santander es el segundo departamento con más hectáreas sembradas de coca, después de Nariño y uno de sus municipios, Tibú, es el que tiene los más extensos cultivos, con 22.000 hectáreas, según un informe de Naciones Unidas.

En 2021 los cultivos de coca se incrementaron en Colombia en 43 % al pasar de 143.000 hectáreas a 204.000 hectáreas, siendo Tibú el responsable del 10,7 % del total del área sembrada.

Mejorar la infraestructura vial en Santander

Santander también tiene una ambiciosa agenda público-privada para el nuevo gobierno. Juan Pablo Remolina, presidente ejecutivo de ProSantander, un centro de pensamiento y de movilización de capital empresarial, dice que el departamento se puede convertir en el nuevo centro energético de Colombia donde confluyan no solo la explotación de petróleo y la petroquímica sino el desarrollo de energías como la solar y el hidrógeno verde y azul.

Otras propuestas son la transformación del campo mediante el fortalecimiento de la producción de fertilizantes y la construcción de vías terciarias para que los campesinos puedan comercializar sus productos. Un tema crucial en materia de conectividad es permitir la navegabilidad del río Magdalena, un proyecto que lleva décadas sin ver la luz (ver nota “La pujanza de los empresarios santandereanos”).

Santander también está pendiente de las ventajas que puede obtener de la recuperación del comercio con Venezuela y espera consolidar el principal corredor turístico del departamento con la ampliación de las vías Bucaramanga-San Gil-Barbosa, la culminación de la carretera Charalá-Duitama y la creación de las rutas aéreas para el aeropuerto de San Gil.

De la puesta en marcha de estos proyectos depende el progreso de dos departamentos del nororiente colombiano que tienen mucho más que aportar a Colombia.

La serie periodística “La Fuerza de las Regiones” de Cambio Colombia es apoyada por Grupo SURA, que cree que un desarrollo armónico es posible con una gestión integrada y balanceada de los capitales económico, social, humano y natural.