22 Septiembre 2022

Esta banda les cobraba a los soldados por ascensos y traslados y luego desaparecía

La banda, que acaba de ser desarticulada, estafó a alrededor de cincuenta militares, que caían en el soborno por las ganas de ser ascendidos o traslados a lugares cerca de su familia.

Los investigadores identificaron que la organización estaba conformada por civiles y militares activos de diferentes guarniciones. Utilizaban pantallazos adulterados del sistema del Comando de Personal del Ejército a cambio de una determinada suma de dinero.

Durante más de dos años engañaron en varias regiones del país a soldados profesionales, ofreciéndoles la posibilidad de traslados o cursos extraordinarios de suboficiales a cambio de dinero, que oscilaba entre $1.000.000 y $1.500.000.

Las denuncias presentadas por varios de los afectados contaban que a las víctimas les pedían que recomendaran a uno o dos candidatos, haciendo crecer el número de víctimas. 

Una vez los uniformados entregaban el dinero les enviaban resoluciones y otros documentos falsificados, donde les notifican sus traslados. Luego, cambiaban su número celular y las víctimas no podían volver a contactarlos.

La investigación identificó que se comunicaron con cien personas aproximadamente. Se cree que los afectados no fueron más de cincuenta. 

El dinero total recaudado por la organización fue de cerca de treinta millones de pesos, provenientes de las consignaciones de las víctimas abordadas que pagaron por estar cerca de sus familias.

La banda delincuencial estaba integrada por nueve personas, de las cuales uno está por identificar e individualizar y el segundo, con orden de captura vigente, se encuentra evadiendo la justicia.

Las capturas se realizaron en los departamentos del Huila, Cundinamarca, San Andrés y Providencia y Valle del Cauca.