11 Abril 2022

Freddy Rincón, el hombre que hizo gritar de emoción a todo un país

Freddy Rincón fue el primer colombiano en llegar al Real Madrid de la mano de Jorge Valdano.

Crédito: Colprensa

El futbolista vallecaucano está en estado crítico tras un accidente de tránsito. La primera imagen que se viene a la cabeza es el gol que le marcó a Alemania en el último minuto del partido, en el Mundial de Fútbol de Italia 90.

Por: Óscar Felipe Agudelo

En condición crítica se encuentra el exfutbolista Freddy Rincón luego de que el vehículo en el que se moviizaba chocara contra un bus de Mio en la ciudad de Cali. No es la primera vez que se ve involucrado en un evento similar. En 2013 también había sufrido un aparatoso accidente, causado –según la Policía– por la lluvia y el exceso de velocidad. Ahora se encuentra en cuidados intensivos, mientras los colombianos ruegan por que evolucione favorablemente.

El bonaverense no es sólo recordado en el país por haber sido parte de la generación dorada del fútbol nacional que clasificó a tres mundiales seguidos (Italia 90, Estados Unidos 94 y Francia 98), sino porque ganó un lugar en el salón de la fama del club Corinthians de Brasil, con el que obtuvo un mundial de clubes como capitán del equipo. 

Rincón, que militó junto al Pibe Valderrama, el Tino Asprilla, el Tren Valencia y René Higuita en una selección de fantasía dirigida por Pacho Maturana, fue el primer futbolista colombiano en jugar en el Real Madrid, en 1995, aunque allí se le hizo difícil desplegar todo su talento. Mucho se habló de que había sufrido de racismo, pero él contestó que el racismo “ya lo había experimentado” en Colombia. 

Los primeros visos de su brillantez los capitalizó, en la década de los ochenta, el Independiente Santa Fe, de donde saltó al América de Cali del médico Ochoa, cuando los dueños del equipo eran los hermanos Rodríguez Orejuela: "Eran los dueños del equipo y nosotros los jugadores. Ellos mandaban, nosotros obedecíamos. Es algo del fútbol, independientemente de lo que hacía, ellos eran los jefes y nosotros hacíamos lo que determinaban", dijo alguna vez.

En el ámbito internacional, donde mejor jugó fue en Brasil. Allí se ganó el respeto no solo en el Corinthians sino también en Palmeiras y en Cruzeiro. 

Ya retirado del fútbol, fue asistente técnico de Jorge Luis Pinto en Millonarios; y de Vanderlei Luxemburgo en Atlético Mineiro. Curiosamente, cuando se le preguntó por qué no dirigía, respondió: “Porque hablo de frente y eso a las personas les duele; además, si yo fuera a coger un equipo, no iba a permitir que directivos se metieran en mi trabajo”. 

Una de las situaciones más duras la vivió cuando tuvo que hacerle frente a la justicia, por sus aparentes conexiones con el narcotráfico. En 2007, fue arrestado en Brasil porque fue acusado de testaferrato y nexos con el narcotráfico. Lo capturó la Interpol; sin embargo, rápidamente quedó libre. En 2016, fue exonerado de todos los cargos. 

Colombia le debe –para empezar– 17 goles en Selección y haber sido protagonista de uno de los momentos más emotivos del fútbol nacional: aquel partido contra Alemania que Colombia le empató en el último minuto y que le permitió al equipo clasificarse a octavos de final por primera vez en su historia. Así como todo el país gritó ese gol hasta vaciar la garganta, ahora todo el país hace fuerza para que se recupere.