13 Septiembre 2022

“José Félix Lafaurie hace parte de la población que quiere ver a los indígenas en museos”

Eduin Capa, del CRIC, respondió a los señalamientos de José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan.

Crédito: Yamith Mariño

Eduin Mauricio Capaz, líder de la comunidad nasa, le respondió a José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan, quien en una columna se quejó de que los indígenas poseen más de 35 millones de hectáreas por las que no pagan predial y calificó de anacrónica la lucha por recuperar tierras.

A través de su columna en el portal Contexto Ganadero, medio de difusión de Fedegan, el presidente ejecutivo de dicha agremiación, José Félix Lafaurie, lanzó duros señalamientos en contra de las comunidades indígenas y su pretensión de recuperar tierras ancestrales.

Lafaurie calificó de anacrónicas las banderas de los indígenas, de quienes dijo que "poco les importaba el Código Penal, porque tenían su propia justicia” y los señaló como propietarios de vastas extensiones de tierras que cada vez querían más: “Nada llena las exigencias indígenas; de nada valió que el presidente les diera la embajada ante Naciones Unidas, la Unidad de Víctimas y la de Restitución de Tierras, esta última, precisamente, a un vocero del Cric”.

La reciente columna de Lafaurie es el último capítulo en un viejo enfrentamiento entre el dirigente ganadero y comunidades indígenas en el país. Durante el paro nacional de 2021, Lafaurie se fue lanza en ristre.

Ahora, con la ocupación de fincas en el Cauca y en otras zonas del país, Lafaurie enfiló nuevamente sus baterías en contra de estas comunidades y del Gobierno de Gustavo Petro: “El anuncio gubernamental de que 'sí habrá reforma agraria', al estilo de las que en Colombia han sido desde mediados del siglo pasado, basadas en la redistribución de la tierra, como si la sola propiedad produjera riqueza, y no en la generación de condiciones para hacerla verdaderamente productiva y devolverle dignidad a la vida rural, ha desencadenado una oleada de invasiones por parte de comunidades que se sienten autorizadas a anticiparse a la reforma, o bien, de avivatos pescando en río revuelto y de invasores a sueldo que buscan generar violencia con oscuros intereses, o mejor, con intereses sabidos: los del narcotráfico.” 

La reacción de voceros del  Consejo Regional Indígena del Cauca (Crig) fue inmediata. Dijeron que Lafaurie hizo señalamientos que rayan con la injuria.
Eduin Mauricio Capaz, vocero del Cric, aseguró a CAMBIO que Lafaurie hacía parte de “un pequeño sector de la población colombiana que quiere ver a los indígenas en los museos o en las historias, pero no como un actor político más”.

Y agregó que las acusaciones de Lafaurie harían parte de una estrategia que combina “señalamientos, persecución judicial, amenazas y actuaciones del paramilitarismo”.

Según Capaz, el propio Lafaurie se habría beneficiado de dicha estrategia, que consistió en "asesinar, desplazar, apoderarse de tierras de campesinos durante el conflicto armado; esta metodología siempre guardó relación estrecha con el narcotráfico”.

Las duras palabras hacen parte de un escenario de confrontación cuyo tono parece subir a diario. En las regiones, dicha confrontación se agudiza y pareciera ser el inicio de nuevos brotes de violencia y justicia por mano propia.