El nuevo gobierno le apuesta a la intervención de vías terciarias en el país.
24 Junio 2022

La hora de las vías terciarias: la apuesta de Gustavo Petro

La gran apuesta del gobierno de Gustavo Petro en materia de infraestructura será  la recuperación de las vías terciarias, claves para el desarrollo rural y el abastecimiento de alimentos en las ciudades.

Los habitantes de la provincia del Guavio, en Cundinamarca, no saben de qué otra manera pedir auxilio. Es la más grande del departamento y está conformada por los municipios de Junín, La Calera, Ubalá, Guatavita, Guasca, Gama, Gachetá y Gachalá.

Las vías que intercomunican dichos municipios se encuentran en mal estado y en época de lluvias ir de un punto a otro conlleva tiempo, riesgo y dinero.

Esto ocurre a tan solo unos kilómetros de Bogotá. La situación en otras zonas rurales del país es apremiante.

Setecientos once kilómetros más al norte, la situación es mucho más apremiante. En el Catatumbo las vías veredales son verdaderas trochas, sus habitantes llevan décadas de protestas y bloqueos clamando por inversión estatal para sus vías de acceso. El abandono ha sido tal que en varios de estos municipios, sus residentes han tenido ellos mismos que implementar peajes para obtener algún recurso que les permitan hacer mantenimientos y atender emergencias viales. 

Este abandono y la falta de vías se ha constituido en el escenario perfecto para que grupos ilegales controlen la economía, sostenida por cultivos ilícitos y el transporte de insumos para el procesamiento de cocaína.

Las llamadas vías terciarias son las que intercomunican las cabeceras de los municipios con sus veredas y las veredas entre sí. En Colombia representan el 69 por ciento del total de las carreteras en el país.

Y tan solo el 14 por ciento se encuentra en buen estado, lo que significa que en el país hacen falta por intervenir 122.364 kilómetros de estas vías.

La meta del gobierno de Gustavo Petro es duplicar el porcentaje de vías terciarias recuperadas al finalizar su mandato. Esta será una de sus apuestas mas ambiciosas en materia de infraestructura.

Con la pavimentación de estas carreteras veredales se espera saldar una vieja deuda en materia de progreso y equidad con las regiones rurales de Colombia y quitarles piso a las economías ilegales y a la violencia, en la que muchos campesinos se ven inmersos en medio del aislamiento y la dificultad de adquirir insumos y comercializar sus productos agrícolas

Hace apenas cuatro meses el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Transporte y el Banco Interamericano de Desarrollo crearon una herramienta que permite identificar las vías terciarias en el país mediante el uso de inteligencia artificial.

Se analizaron alrededor de 8.000 imágenes satelitales que fueron suministradas por el Instituto Agustín Codazzi y por medio de un algoritmo se construyó un mapa actualizado de estas vías en el 81 por ciento del territorio nacional. Esta herramienta les permitirá a municipios y gobernaciones ahorrarse entre 40 y 60 por ciento de los recursos necesarios para la elaboración de inventarios viales, lo que se traduce en unos 40.000 millones de pesos.

William Camargo, ingeniero urbanista que estuvo encargado de liderar las propuestas en materia de infraestructura durante la campaña de Gustavo Petro, le dijo a Cambio que el nuevo gobierno entrará a revisar qué tipo de proyectos de infraestructura y en qué zonas del país se están adelantando proyectos y hacer una reorientación de recursos para llegar a zonas históricamente olvidadas.

“La infraestructura tiene sentido como elemento que dinamiza y dar soporte a actividades productivas que se generen en los territorios y el esfuerzo que va a hacer el equipo del Pacto Histórico es materializar esas apuestas productivas y fortalecerlas en materia de infraestructura”, dijo Camargo a Cambio.

Además de la recuperación de las vías terciarias, el nuevo gobierno proyecta desarrollar más distritos de riego y ampliar la cobertura digital en zonas rurales, esto dentro de las políticas para dinamizar el campo colombiano.

Aunque ha habido un avance en el país en la actualización y elaboración de inventarios de las vías terciarias, la priorización de la recuperación de las mismas será discutida con gobiernos locales a través de mesas de participación.

Los otros focos

Además del esfuerzo que plantea el nuevo gobierno para recuperar la malla vial terciara en el país, la cual aspira a dejar en 34 por ciento en buenas condiciones, la seguridad vial, el transporte intermodal y la movilidad en las ciudades, hacen parte de los otros aspectos en los que se hará especial énfasis. 

Según cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en lo que va corrido del año han muerto en accidentes de tránsito 3.102 colombianos, 19.2 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior.

Una infraestructura más segura, adquisición de tecnología y esfuerzos en prevención, hacen parte de las estrategias con las cuales el nuevo gobierno espera atender una problemática que causa muertes y perdidas millonarias.

En cuanto a las ciudades, el nuevo gobierno pondrá atención al fenómeno del transporte ilegal y a atender  los sistemas masivos de buses que afrontan una grave crisis financiera y que como en el caso de Bogotá, se ha tenido que acudir a recursos de cupo de endeudamiento para garantizar su funcionamiento.