1 Junio 2022

Murió Gilberto Rodríguez Orejuela

El narcotraficante, enemigo acérrimo de Pablo Escobar, cumplía una pena de más de 30 años en una cárcel de máxima seguridad de Estados Unidos.

Murió en una cárcel de Estados Unidos el que fue uno de los más poderosos narcotraficantes de Colombia: Gilberto Rodríguez Orejuela, conocido como "El ajedrecista", jefe del llamado Cartel de Cali.

Rodríguez Orejuela cumplía una pena de 30 años de cárcel de máxima seguridad, donde sobrevivió a un cáncer de próstata y otro de páncreas. Sin embargo, en los últimos dos años le fue diagnosticado uno de colon, que fue el que le ocasionó la muerte a los 83 años.

Durante más de una década, Rodríguez Orejuela disputó con Pablo Escobar el dominio de la exportación de cocaína hacia Estados Unidos. Pronto se convirtió en su enemigo acérrimo, en una guerra que dejó cientos de muertos de bando y bando. En el intento del gobierno de César Gaviria de dar con el paradero de Escobar, una vez este se fugó de la cárcel de La Catedral, en 1992, Rodríguez Orejuela colaboró con el Bloque de Búsqueda en la persecución del capo, que fue finalmente dado de baja en el tejado de una casa de Medellín.

La vida criminal de Gilberto Rodríguez comenzó como jefe de una banda de secuestradores, de la cual sacó los recursos para ingresar, en la década del setenta, al negocio del narcotráfico, mediante una red que se comenzó a mover entre Cali, Miami y Nueva York.

En los ochenta, fue presidente del First National Bank, entidad que, según las autoridades norteamericanas, convirtió en oficina de lavado de dinero, que obtenía del negocio del narcotráfico.

Rodríguez Orejuela fue capturado el 9 de junio de 1995 por un equipo especial de la Policía liderado por el general Óscar Naranjo, tras varios operativos en barrios de la capital del Valle. Lo encontraron escondido en una caleta.


Condenado a 12 años de cárcel en Colombia, sólo pago siete, porque tuvo rebajas por buena conducta. Sin embargo, fue capturado nuevamente en 2003 y enviado a Estados Unidos a comienzos de 2004, donde fue juzgado y condenado a 30 años, por narcotráfico, en la cárcel Butner, en Carolina del Norte.


En la campaña presidencial  de 1994, él y su hermano Miguel fueron nombrados como financiadores de la campaña del candidato del partido Liberal Ernesto Samper, con dineros del Cartel de Cali, denuncia que fue presentada por su contendor, Andrés Pastrana, del partido Conservador, en un episodio conocido como el de los “narcocassettes”. Por este motivo, el presidente Samper sería investigado y absuelto por la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.


En el último año, los abogados de Rodríguez señalaron su intención de participar en la Comisión de la Verdad para contar la participación del cartel de Cali en varias campañas políticas en la décadas del 80 y 90 en el país, pero esa intención nunca prosperó.
 

En un twitter, una de sus exparejas recordó al exjefe del cartel de Cali como el amor de su vida y expreso el dolor por su muerte.

 

Gilberto Rodríguez Orejuela pidió varias veces su libertad por motivos de salud.