14 Marzo 2022

Pabellón de quemados y algunos ‘tostados’

El pabellón de quemados es una oportunidad única para medir la temperatura política del país y saber qué ideas enamoran al electorado y cuáles ya no están resonando con el clima político del país.

Crédito: Will Huertas

No hay emplasto ni menjurje que alivie a muchos candidatos que, tras los resultados de los comicios, aparecen hoy envueltos en la gasa de la derrota. Estos son los que quedaron por debajo del umbral de votos mínimos, divididos en partidos y movimientos, aspirantes con escándalos y aliados cuestionables, celebridades y otros.

Por: María Camila Díaz Esguerra

El día después de las elecciones, como cada cuatro años, llegan al ala de urgencias del inventario electoral los candidatos chamuscados en medio del fogueo comicial. De ahí son pasados, sin emplastos ni menjurjes, al tradicional pabellón de quemados en donde, a veces, son relegados al olvido. 
Este año, la paridad de curules obtenidas entre los aspirantes del Pacto Histórico y el Partido Conservador refleja un Congreso con aires de cambio, diagnóstico interesante después del estallido social de 2021. 

Por eso, observar cómo se calcinaron los candidatos que se quedaron en el camino es una tarea interesante, ya que para hacerlo hay que utilizar un termómetro especial que mida qué propuestas políticas resonaron en la ciudadanía, cuáles no enamoraron y qué maquinarias pasaron la revisión tecnomecánica de este año electoral. 

Para tomarle la temperatura al nuevo Congreso, Cambio priorizó cuatro categorías para analizar quienes se quedaron con el número de votos por debajo del umbral:  partidos y movimientos, candidatos con escándalos y aliados cuestionables, celebridades y otros.

Partidos y movimientos políticos

Sin duda, el gran quemado del Senado de estas elecciones fue el Nuevo Liberalismo, que no logró enamorar a pesar de disponer de candidatos destacados como Mabel Lara y Carlos Fernando Galán. Apenas logró una curul en la Cámara, que se la quedó la exdirectora de Parques Nacionales y abogada ambientalista Julia Miranda Londoño. 

 6 de Marzo del 2022. El candidato presidencial Juan Manuel Galán, la cabeza de lista al Senado del Nuevo Liberalismo, Mabel Lara, y Carlos Fernando Galán, también candidato y hermano del apirante  la presidencia, realizan su cierre de campaña en la Plaza Central de Soacha, lugar donde fue asesinado Luis Carlos Galán, padre de los hermanos Galán y líder original del movimiento.
 6 de Marzo del 2022. El candidato presidencial Juan Manuel Galán, la cabeza de lista al Senado del Nuevo Liberalismo, Mabel Lara, y Carlos Fernando Galán, también candidato y hermano del apirante  la presidencia, realizan su cierre de campaña en la Plaza Central de Soacha, lugar donde fue asesinado Luis Carlos Galán, padre de los hermanos Galán y líder original del movimiento. Colprensa


Además del movimiento de los hijos de Luis Carlos Galán, también se hundió Salvación Nacional, cuyo fundador original era Álvaro Gómez Hurtado con todos sus candidatos, lo mismo que el Movimiento Unitario Metapolítico, de Regina Once, que se levantó de un largo ‘coma político’ pero para pasar de la UCI al pabellón de los quemados.

El partido Comunes, a su turno, aunque no se achicharró por tener las curules garantizadas gracias al acuerdo de La Habana, sí se tostó e incluso con quemaduras de tercer grado. Necesitaba medir la temperatura de la ciudadanía para las próximas elecciones, y al final le fue bastante peor que hace cuatro años. 

A los movimientos nuevos también les fue mal. Fuerza Ciudadana se hundió a pesar de contar con nombres fuertes, como Gilberto Tobón y Hollman Morris, y en la caída se llevó hasta la mamá de Claudia Gurisatti, Tulia Barreto de Gurisatti. El movimiento Estamos Listas despertó el entusiasmo de algunos sectores, pero al final tampoco se acercó al umbral.

Y ni hablar de los Rodolfistas y Empresarios Gente Nueva, ni de SOS Colombia, el movimiento por la salud. 

Candidatos con escándalos, rumores y aliados de dudosa reputación

La lista de candidatos de dudosa reputación era larga. En diciembre de 2021, la Fundación Paz y Reconciliación publicó el informe ‘Los herederos y las herederas de todas las formas de corrupción’, en el que se incluyeron 108 candidatos a Senado y Cámara con cuestionamientos, la mayoría estaba distribuida en cinco partidos: Partido Conservador (23), Partido Liberal (20), Cambio Radical (19), Partido de la U (16), Centro Democrático (14), Centro Esperanza (2), y el Pacto Histórico, Fuerza Ciudadana y Nuevo liberalismo (1).

El ranking está encabezado por Daniel García Arizabaleta, imputado por el caso de Odebrecht una semana antes de las elecciones, motivo por el que el Centro Democrático le pidió la renuncia. Mario Castaño, del partido Liberal, también llegó al día de las votaciones con serios cuestionamientos por encabezar una red de corrupción con tentáculos en cinco departamentos. Sin embargo, tenía la maquinaria a punto e igual y la hora de la verdad se salvó de la hoguera. 

Uno de los que más sorprendió entre el listado de los que se chamuscaron en los acalorados comicios fue Laureano Acuña, del Partido Conservador, conocido como el Gato Volador, y quien ya había estado en el Congreso y era dueño de una importante red de compra de votos en la Región Caribe. También se quemó Jorge Ubeimar Delgado, exgobernador, exsenador y uno de los barones electorales del Valle del Cauca, que buscaba recuperar su curul. En 2019 la Fiscalía General de la Nación le había imputado delitos de fraude procesal, falsedad ideológica, destrucción, supresión y ocultamiento de documento público. 

Laureano Acuña, conocido como el gato volador. La historia de un mochilero que ahora preside la Comisión de Ética del Senado.

De Cambio Radical se quemaron: Daira Galvis (senadora 2002-2007), abogada de Enilce López, alias ‘La Gata’, y quien además se acogió a la JEP para declarar por parapolítica; Ana María Castañeda (senadora 2014-2022), investigada por parapolítica y heredera del caudal político de su esposo, Mario Alberto Fernández Alcocer; Didier Lobo, miembro del clan Gnecco, y Cesar Lorduy, acusado del homicidio culposo de una mujer en 1979, según el informe de Pares (aunque no se encuentra rastro de este caso) y responsable del ‘mico’ que incluía una  mordaza en la ley anticorrupción. 

Del Centro Democrático figuran: Álvaro Hernán Prada, quien tiene abierto un proceso en la Corte Suprema de Justicia por una aparente manipulación de testigos en el caso de Álvaro Uribe; Temístocles Ortega, con varios cuestionamientos por desviar, presuntamente, recursos públicos a la campaña de Óscar Campo, y por su relación con Leónidas Bustos, acusado del ‘Cartel de la Toga’, y Miller Soto, que tiene varios escándalos de corrupción y vínculos con paramilitares, según Verdad Abierta.

6 enero de 2019. Álvaro Hernán Prada, Representante del Centro Democrático, testificó ante la Corte Suprema de Justicia, por el caso de presunto soborno de testigos. (Colprensa - Álvaro Tavera)
6 enero de 2019. Álvaro Hernán Prada, Representante del Centro Democrático, testificó ante la Corte Suprema de Justicia, por el caso de presunto soborno de testigos. Crédito: Colprensa - Álvaro Tavera

Entre los liberales, la lista la encabeza José Luis Correa, investigado por la Corte Suprema desde 2018 debido al cartel de la toga, Nilton Córdoba, un político chocoano de carrera que tiene cinco procesos abiertos relacionados con distintos temas de corrupción, lavado de activos y parapolítica; y Luz Estella Quenza, esposa del director de La Picota, aliado del exgobernador de Arauca Facundo Castillo, quien le puso el caudal político a Quenza y sobre quien existen rumores de tráfico de influencias. 

Por último, está el Partido de la U, en donde se quemó Julio Alberto Elías, hermano del exsenador Bernardo ‘Ñoño’ Elías y miembro del clan Ñoñomanía, que heredó la estructura política de su hermano quemado por el escándalo de Odebrecht. De la Alianza Verde Centro Esperanza quedaron tendidos en el Pabellón dos miembros que habían tenido escándalos: Luis Daniel Vargas y León Freddy Muñoz.

Celebridades

A los famosos no les fue bien. Entre los que se quemaron están: la deportista Caterine Ibargüen, número uno del Partido de la U; la actriz Ana Victoria Beltrán (Daniela Franco en Padres e Hijos), que iba de candidata del Nuevo Liberalismo a la Cámara, por Bogotá; el torero retirado Rodolfo Rincón, ‘El Tunjo’, quien se lanzó por el Partido Conservador y que ya había en varias candidaturas políticas, presidencia incluida; la exseñorita Colombia Vanessa Mendoza y el DJ Andrés Motta DJ, de Los 40, que se lanzaron por el Centro Democrático. 

El salto de Caterine Ibargüen a la política de la mano del Partido de la U no resultó como esperaba. Crédito: Colprensa
El salto de Caterine Ibargüen a la política de la mano del Partido de la U no resultó como esperaba. Crédito: Colprensa

Otras caras conocidas que cayeron fueron Luis Alonso Colmenares –de Cambio Radical y padre del fallecido Luis Andrés Colmenares–; Oswaldo Ortiz –un reconocido youtuber cristiano–, con el aval del Centro Democrático; Raffael Motta, ‘Rafa en Facebook’, un influencer del Atlántico que iba con Fuerza Ciudadana; y Hugo Ospina ‘Piraña’, un líder taxista conocido por su feroz oposición a las plataformas de transporte como Uber. También cayó Indalecio Dangond, tío de Silvestre y conocido abogado y columnista de varios periódicos.

Sorpresas

En esta categoría, la debacle fue de la Alianza Verde Centro Esperanza y del Centro Democrático. De la primera cayeron caras conocidas como Iván Marulanda, Iván Leonidas Name y Antonio Sanguino, quienes buscaban repetir curul; Juan Carlos Florez, de Alianza Verde Centro Esperanza y quien cuenta con un amplio recorrido político y ha estado al lado de importantes figuras verdes como Sergio Fajardo y Antanas Mokus; Nelson Alarcón, expresidente de Fecode; Miguel Samper, hijo del expresidente Ernesto Samper, pero con una considerable carrera propia en el sector público; Viviana Barberena, la ficha de Mockus para estas elecciones, y Bertha Fries, conocida activista y víctima del atentado del Club el Nogal.
Entre los chamuscados del partido uribista estuvieron: Edward Rodríguez –que en 2018 había tenido la máxima votación a la Cámara por el Centro Democrático–, Juan Manuel Daza –asesor de Álvaro Uribe en el Congreso–, Gabriel Santos –hijo del exvicepresidente Francisco Santos - que se lanzó con la propuesta de ‘una derecha diferente’, y María Angélica Guerra –heredera de la estructura política de María del Rosario Guerra–.

Mayo 08 del 2018. Plenaria del Senado donde se expusieron las pruebas afín de determinar qué había ocurrido en el casi del Magistrado Gustavo Malo. En la foto: Edward Rodríguez, Representante e investigador. Crédito: Colprensa
Mayo 08 del 2018. Plenaria del Senado donde se expusieron las pruebas afín de determinar qué había ocurrido en el casi del Magistrado Gustavo Malo, de la que Edward Rodríguez, Representante e investigador. Crédito: Colprensa

También cayeron Camilo Trujillo –hijo del exministro Carlos Holmes y una de las fichas de Germán Vargas Lleras en la lista de Cambio Radical, del partido conservador–, Vladimir Clavijo –conocido en el mundo empresarial y del emprendimiento–, Harold Valencia y Richard Soto –militares retirados y líderes de asociaciones de este sector–. 

Líderes sociales y de comunidades étnicas

De la lista de la circunscripción nacional también cayeron algunos líderes sociales y de circunscripciones étnicas. En el Pacto Histórico se quemó la ficha de Roy Barreras y líder afro Paulino Riascos, lo mismo que Julio César Estrada, indígena del Vaupés (departamento que actualmente no tiene representación en el Senado) y uno de los fundadores de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana. De la Alianza Verde Centro Esperanza se quemó Víctor Hugo Moreno Mina, líder afro del norte del Cauca y Valle del Cauca y ex consejero mayor de la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca (ACONC), y Yolanda Perea, activista afrocolombiana de la Ruta Pacífica de las Mujeres y defensora de los derechos de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado. 

Tampoco sobrevivió al escrutinio Fidelia Suárez, fundadora y presidenta del sindicato de trabajadoras sexuales en Colombia, creado en 2015, y desde donde ha liderado un proceso de asesoría y acompañamiento social y legal a las trabajadoras sexuales que se había aventurado con el Partido Liberal.