1 Julio 2022

¡Peligro: conductores en la vía!

El atropellamiento es una de las principales causas de muerte de fauna silvestre en el mundo, Colombia empieza a tomar medidas.

La zarigüeya y el oso hormiguero son las especies que más mueren bajo los neumáticos de los conductores colombianos. El Instituto Tecnológico de Medellín, en equipo con el Invías, desarrollaron  un mapa para que los colombianos reporten los sitios donde suceden este tipo de tragedias para intentar evitarlas.

Por: Iván Serrano

El pasado 27 de junio, a la una y cincuenta y siete de la tarde, un puercoespín que intentaba cruzar la vía que de Junín conduce a Pedregal, en el departamento de Nariño, murió arrollado por un vehículo.

La muerte del roedor, de la familia de los histricomorfos, fue reportada por Guillermo Valencia, administrador vial del Invías. El cadáver del espinoso animalito fue encontrado en un potrero, al lado de la carretera.

La muerte de este puercoespín nariñense se hizo de conocimiento público gracias al mapa de atropellamientos de fauna, herramienta disponible para consulta ciudadana en la página del  Invías. Esta iniciativa es el resultado de un trabajo de siete años en el que confluyeron los ministerios de Transporte, de Ambiente y el Instituto Tecnológico de Medellín.

El atropellamiento de fauna no es un problema menor. En Brasil son arrollados diariamente 1.400.000 ejemplares. En Colombia, solo en las carreteras del oriente de Antioquia, mueren al año 580.000 animales por atropellamiento, en una extensión de tan solo 142 kilómetros.

El biólogo Juan Carlos Jaramillo Fayad, investigador del ITM, Instituto Tecnológico de Medellín, es uno de los hombres de ciencia colombianos que más sabe y más ha trabajado en el diagnóstico y búsqueda de soluciones a los impactos que genera la infraestructura vial a la fauna  colombiana.

Jaramillo, en equipo con el ingeniero Francisco Durán, desarrolló la aplicación Recosfa (Red Colombiana de Seguimiento de Fauna Atropellada), de descarga gratuita en IOS y Android, en la que los ciudadanos pueden reportar atropellamientos y avistamientos de fauna silvestre en las carreteras colombianas. La información se categoriza por especie, hora y coordenadas.

Con el consolidado de estos datos, y otros alimentados por funcionarios del Invías se logró construir el mapa de vulnerabilidad faunística al atropellamiento.

Las vías más peligrosas para la fauna colombiana

Mapa de vulnerabilidad faunística del Invías

Gracias a los datos recaudados por la aplicación Recosfa y el aplicativo Sukubun de Invías, Colombia ya cuenta con una cartografía en la que están identificadas las vías con mayor reporte de muertes por atropellamiento de fauna.

En el mapa, la probabilidad de atropellamiento está discriminada por porcentajes. Los corredores viales del norte del país, Antioquia, Santander, Cundinamarca y San Andrés y Providencia son los que más animales reportan a diario por los neumáticos de los conductores.

Algunas de las carreteras más peligrosas para animales en el país son las siguientes:

Vía 5008, Transversal Las Ánimas-Bogotá en el sector Honda-Villeta

Vía 6211, acceso a Yopal en el sector El Crucero-Aguazul

Vía 9008, Transversal del Caribe en el sector de Santa Marta-Río Palomino

Vía 7008, acceso a Cúcuta y Venezuela en el sector de Ocaña-Alto del Pozo

Vía 0101, Circunvalares de San Andrés y Providencia

Los animales más atropellados en Colombia

Gracias a los datos recaudados en las aplicaciones del ITM y el Invías, hoy se sabe cuáles son los ejemplares de fauna silvestre que más mueren a diario en las carreteras colombianas.

Las características morfológicas y de comportamiento de las especies que encabezan este ranking las hacen especialmente vulnerables a la velocidad y el descuido de los conductores colombianos.

Cuando la zarigüeya se siente en peligro, se hace la muerta, se queda inmóvil esperando a que un posible depredador pierda interés en ella y se marche; pero esta estrategia no le es útil con conductores de tractocamiones, motocicletas, buses ni automóviles.

Zarigüeya

Didelphis marsupialis

También conocida como chucha o fara, es el animalito que encabeza el triste listado de las especies más atropelladas en las carreteras colombianas.

Se le encuentra a lo ancho y largo del país y una de sus características de defensa, que bien le funciona en la naturaleza, la hace especialmente vulnerable en la red vial del país.

Cuando la zarigüeya se siente en peligro, se hace la muerta, se queda inmóvil esperando a que un posible depredador pierda interés en ella y se marche; pero esta estrategia no le es útil con conductores de tractocamiones, motocicletas, buses ni automóviles que suelen arrollarlas mientras dichos marsupiales permanecen inmóviles en las calzadas. Las zarigüeyas suelen advertir su posición de defensa al sentirse intimidadas por las luces o el ruido de los motores. Esto, sumado a que dicha especie no goza de particular popularidad en las comunidades por su apariencia similar a una rata, hace que muchos conductores las atropellen sin miramiento alguno.

El corredor vial donde más zarigüeyas son atropelladas es la Transversal Huila-Cauca en el sector Popayán-Guadualejo.

Zorro perro

Cerdocyon thous

Se le conoce también como zorro cangrejero o perro de monte. Es uno de los cánidos silvestres más comunes en el país. Habita la región Andina y la región Caribe. Por su apariencia suele ser confundido con un perro criollo. De ahí su nombre.

El zorro perro es monógamo, territorial y de dieta amplia. Esa búsqueda de alimento lo impulsa a cruzar carreteras. El zorro perro, que experimenta una invasión cada vez maor de su hábitat, busca comida en las viviendas y poblaciones cercanas.

La vía del país donde más mueren zorros perrunos es la Transversal de la Depresión Momposina, en el sector de La Bodega-Mompós.

La mayor parte de atropellamientos ocurre en la noche, a partir de las 9:00 p.m. Esto debido a los hábitos nocturnos de muchas especies.

Oso hormiguero

Tamandua Mexicana

Habita entre el nivel del mar y los 2.000 msnm. Su dieta se compone de hormigas y termitas. Es solitario y de andar lento. A este animal, que alcanza los 2,2 metros de longitud, se le encuentra en la Orinoquia y el Amazonas.

De él se sabe que tiene muy buen olfato, pero pésima visión. Esa mezcla de andar pausado y miopía lo hace especialmente vulnerable a la hora de cruzar carreteras. La vía con más casos reportados de atropellamientos de osos hormigueros es la Troncal del Magdalena, en los tramos Puerto Salgar-río Ermitaño y La Mata-San Roque.

La mayor parte de atropellamientos ocurre en la noche, a partir de las 9:00 p.m. Esto debido a los hábitos nocturnos de muchas especies.

Las luces, el ruido y el calor de las vías también terminan afectando a la fauna. El biólogo Juan Carlos Jaramillo le contó a Cambio que cada vez son más regulares los atropellamientos de primates en las carreteras colombianas. El tití gris es, por ahora, la principal víctima. Esta especie, que se moviliza saltando entre las copas de los árboles, se ve obligada a cruzar las vías porque, sencillamente, la carretera se atraviesa entre árbol y árbol.

¿Qué se ha hecho?

En el país se ha avanzado en la señalización que advierte sobre la presencia de fauna silvestre en las vías. Sin embargo, para el biólogo Jaramillo estas señales no tienen mayor incidencia porque no necesariamente están instaladas en lugares donde se ha establecido el paso de individuos. Jaramillo afirma que la instalación indiscriminada de esta señalización hace que la misma se vuelva paisaje para conductores y no reduzcan la velocidad. Encontrarse con un animal silvestre cuando se conduce a más de 80 km por hora, suele terminar en tragedia para ellos.

En el país ya hay casos exitosos de instalación de pasos para fauna silvestre, especialmente en los corredores viales de Santa Fe de Antioquia y el tramo 3 de la Ruta del Sol. Sin embargo, hay una cantidad importante de pasos para fauna que no ofrecen ningún servicio porque han sido construidos sin estudios previos que determinen la presencia de animales.

En términos generales, Colombia ha empezado a mirar el desarrollo de la estructura vial teniendo en cuenta el impacto en la fauna, pero aún hay mucho por avanzar. De momento, cada ciudadano que descargue la aplicación Recosfa y reporte atropellamientos y avistamientos de fauna en las vías, contribuye en la consolidación de una base de datos más robusta que le permita a las autoridades implementar medidas para la protección de la fauna que está a merced de uno que otro animal al volante.