22 Noviembre 2022

Vivir sabroso: con recursos públicos se fue de viaje a Panamá y a Punta Cana

Además de los pagos con la tarjeta corporativa la Contraloría municipal hizo hallazgos penales, disciplinarios y administrativos en Incarosa.

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Jaime Alberto Villegas Santamaría, gerente de Incarosa, empresa que maneja recursos públicos en Rionegro, Antioquia, utilizó la tarjeta corporativa para pagar hoteles, cafés y almuerzos de 266.000 pesos durante una de sus salidas por el Caribe.

Por: Iván Serrano

Jaime Alberto Villegas es un hombre reservado. No tiene redes sociales ni su foto aparece publicada en páginas web. Sin embargo, tanto en la Alcaldía de Rionegro como en el concejo municipal ya saben que a Villegas le gustan los hoteles cerca a la playa, el buen café, la comida estadounidense y las compras en los duty free de los aeropuertos.

Todo esto se volvió de dominio público no porque el alcalde o los concejales de Rionegro estén pendientes de la vida privada de Villegas. Fue la propia Contraloría del municipio la que reveló detalles sobre los viajes y exquisitos gustos del funcionario del oriente antioqueño, pagados con la tarjeta corporativa de la entidad que dirige.

Villegas es gerente de Industrias Cárnicas del Oriente S.A.(Incarosa), planta de beneficio animal que se encarga del sacrificio y mantenimiento en frío de porcinos y bovinos provenientes de los municipios aledaños. Al ser una empresa de economía mixta, es decir que maneja capitales públicos y privados, su desempeño es auditado por la Contraloría municipal. Fue justamente en ese ejercicio de control que la Contraloría municipal detectó una serie de compras pagadas con la tarjeta de crédito de Incarosa.

Por ejemplo, un pago por 3'575.000 pesos en el Playa Blanca Beach Resort, en Panamá, un hotel con cómodas habitaciones y espaciosas suites que además ofrece la piscina de agua salada más grande de Centroamérica. Esa cuenta fue pagada el 3 de julio de 2018. Al otro día, se registró una cuenta por 31.830 pesos en el café Kotowa, y ese mismo día, un almuerzo en el que seguramente hubo fajitas, chimichangas y costillitas glaseadas, degustado en el restaurante Fridays. La cuenta marcó 266.079 pesos.

La Contraloría registra otros en noviembre y en diciembre de 2018, pero esta vez en la paradisíaca Punta Cana, en República Dominicana. “El equipo auditor no halló evidencias sobre la autorización por parte de la junta directiva para dichos gastos, ni soportes que evidencien que los mismos se efectuaron en cumplimiento del objeto misional de la entidad”. Villegas tuvo el decoro de reintegrar los gastos, pero dos años después, es decir el pasado 12 de julio.

Por esta razón, la Contraloría no encontró detrimento en el uso de la tarjeta corporativa en menesteres recreacionales y recreativos pero sí hizo otros hallazgos que incluso tienen, según el ente de control, incidencias penales.

Mal manejo del presupuesto

El ente de control dio opinión negativa sobre el manejo presupuestal de Incarosa para el periodo 2021. Calificó a la entidad como ineficiente e ineficaz en cuanto al diseño de controles fiscales y efectividad de los mismos. En total, la Contraloría detectó 30 hallazgos administrativos,10 disciplinarios y 1 penal.

Uno de esos hallazgos tiene que ver con un contrato de interventoría en el que se le pagó al contratista más de lo autorizado en el certificado de disponibilidad presupuestal. En la ejecución del mismo, se le dejó de cobrar al contratista uno de los impuestos, contraviniendo el estatuto tributario municipal. La Contraloría encontró contratos de prestación de servicios que no cumplían los estándares mínimos en materia de contratación, tales como estudios previos, minuta, designación de supervisión, informes de actividades y evidencia del cumplimiento de las mismas. También encontró inconsistencias en la información contractual publicada por la entidad en el Secop.

Igualmente, la Contraloría advirtió sobre los pobres resultados producidos por una planta para desposte construida por la entidad. De ella se esperaba obtener utilidades por 2.118 millones de pesos, pero para la vigencia de 2020 dio ganancias de 0 pesos. En 2021, la ganancia fue de 60.000 pesos.

El informe de la Contraloría fue motivo de debate en el Concejo de Rionegro. La concejal Johanna Baena manifestó su rechazo por el uso que el gerente Villegas le dio a la tarjeta corporativa. “El señor se fue para Panamá, para Playa Blanca, a un restaurante de comida estadounidense, fue a Bahía del Príncipe en Punta Cana, pagó con la tarjeta de Incarosa, cafés, pagó con la tarjeta de Incarosa, cosas privadas de la casa, pero dejó de pagar los servicios públicos. Tenemos una multa de 48 millones de pesos, simplemente porque no pagamos la luz”.

El pasado 18 de noviembre el alcalde de Rionegro, Rodrigo Hernández, también manifestó su descontento con el gerente Villegas, a quien le pidió apartarse del cargo. “Con mucho malestar debo decir que hemos recibido el informe que la Contraloría municipal hizo sobre la auditoría realizada en Incarosa, una empresa muy importante para la economía de nuestro municipio. Este informe reflejó unos gastos que, entre otras cosas, no fueron autorizados por la junta directiva y así lo dice el mismo informe de la Contraloría municipal. Yo voy a decirle al señor gerente que se sirva apartarse del cargo y que se adelanten las investigaciones”. Villegas Santamaría no le ha obedecido.