¿Qué hacer si se colgó en su crédito?

Lo más importante a la hora de padecer una crisis económica, es enfrentarla con decisión.

La vida es una montaña rusa. A veces estamos en la cima y a veces en la cola. Cuando esto pasa, debemos buscar alternativas que se acomoden a la nueva realidad económica. Acá le contamos qué alternativas tiene para enfrentar sus deudas en tiempos de crisis.

Mucho se habla de los planes de refinanciación de deudas que ofrecen las entidades financieras. La mayoría de los bancos brindan la posibilidad de establecer nuevas condiciones de pago a quienes estén enfrentando un revés económico y no puedan cumplir con sus obligaciones financieras.

Refinanciación, ¿de qué se trata?

La refinanciación consiste en modificar las condiciones iniciales de un crédito adquirido cuando ya no pueda cumplir con la obligación tal y como estaba planteada. Si el cliente enfrenta una dificultad económica, deberá entablar un diálogo con el prestamista para buscar alternativas de pago que beneficien a ambas partes. Una de las opciones populares entre los morosos es solicitar la cancelación de las deudas contraídas con una entidad financiera a través de un nuevo préstamo con el mismo banco.

Lo que se busca con esto es mejorar las condiciones de la deuda en cuanto a plazo e interés, así que, si se cuelga, estudie esta opción con su entidad financiera y aproveche los alivios que le ofrezcan.

Otra opción para el cliente moroso es establecer un nuevo plan de pagos en el que se reduzca la cuota mensual. Esta alternativa, por supuesto, extenderá el tiempo establecido para pagar la deuda y aumentará del número de cuotas, lo que afecta el valor final del crédito. Evalúe si al reducir las cuotas el aumento de la deuda podría afectar aún más su situación financiera. De ser así, busque otras alternativas.

Sin embargo, si lo que desea es estar tranquilo y mantener su capacidad de pago, esta podría ser una solución, ya que con los recursos liberados al reducir la cuota usted podrá destinarlos a cubrir otras necesidades u obligaciones. De esta manera, su historial de crédito no se verá afectado y podrá solicitar otros créditos en el futuro, manteniendo una buena calificación en centrales de riesgo.

Conservar un buen registro en su historial depende en gran medida de evitar la mora en sus obligaciones. Por esto, se recomienda que el cliente que enfrente dificultades económicas las ponga en conocimiento de la entidad financiera para buscar soluciones antes de generar cobros jurídicos o reportes negativos.

Refinanciación de deuda

¿Cómo hacer la refinanciación?

Lo más importante a la hora de padecer una crisis económica, es enfrentarla con decisión. Dicen que la cara del santo hace el milagro, y que el deudor demuestre voluntad para pagar marca una gran diferencia con el acreedor. Se sorprenderá de las posibilidades de financiación que pueden ofrecerle si logra negociar antes de estar en mora.

Visite la entidad y solicite el estudio de su caso particular. Si tiene más de una deuda, puede unificarlas y así tener mayor claridad de cuánto debe y cuánto le tomará pagar la totalidad de sus obligaciones. Muchas veces la unificación de las deudas puede traerle mejores tasas de interés que las que había pactado inicialmente al adquirir el crédito, ya que, al tener todas sus deudas en una sola bolsa, podrá asegurarse que la tasa de interés sea estable para todas ellas y tener un mejor manejo de sus finanzas personales.

Otra opción que pueden ofrecerle es la compra de cartera. Esta la hace una entidad financiera diferente a aquella con la que tiene el crédito o la deuda. En el caso de compra de cartera, el banco que la adquiera le entregará el valor total de la deuda y el cliente podrá cancelar sus créditos y continuar pagando al nuevo banco cuotas que se acomoden a su realidad financiera sin aumentar las tasas de interés ni las comisiones de la refinanciación.

¿Qué debe evitar?

Lo primero es dejar de pagar. Siempre será mejor negociar para buscar alternativas. Una vez su obligación presente mora, perderá la posibilidad de lograr una buena refinanciación.

No tape un hueco abriendo otro. Esto es crucial para su salud financiera. Algunas personas, ante una situación desesperada con los bancos, solicitan otros préstamos para pagar las obligaciones atrasadas. Este es un error muy común que puede terminar aumentando el total de sus deudas.

Puede encontrar otras alternativas en los centros de conciliación y arbitraje que las alcaldías y personerías locales han dispuesto para prestarle asesoría a los deudores. Este es un servicio al que tiene acceso cualquier ciudadano colombiano de manera gratuita para negociar su deuda, siempre y cuando está sea menor a 100 salarios mínimos mensuales.

Recuerde que cuando tenga una deuda, debe hacerle frente. A veces podrá ser atemorizante, pero es peor dar la espalda y llegar a situaciones de mora difíciles de revertir.

Peso a Peso, Paso a Paso es una colaboración periodística entre Cambio y Bancolombia para la educación financiera.