Seguros educativos: una previsión para el futuro

El seguro educativo ofrece la posibilidad de realizar un ahorro destinado al pago de las diferentes etapas educativas de sus hijos.

La educación es el camino que necesariamente se debe recorrer para llegar lejos, y así seguirá siéndolo para las nuevas generaciones. Por eso, es el mejor patrimonio para asegurar el futuro de sus hijos. Tener la oportunidad de estudiar les garantizará una mejor calidad de vida y una participación más amplia en la sociedad del mañana.

Pero la educación, ciertamente, implica un esfuerzo financiero. En medio de una realidad cambiante, muchas veces se escapa la certeza de contar con los recursos suficientes para concluir todos los escaños de la educación de los hijos.

Teniendo en cuenta que una carrera universitaria puede costar un importante capital, iniciar un ahorro programado o adquirir un seguro educativo es una buena alternativa para financiar un proyecto de educación a largo plazo.

¿Qué es un seguro educativo?

Según Fasecolda, “es un contrato que se hace entre un cliente, en este caso el tomador, y una compañía de seguros, en el que la entidad garantiza el pago de los gastos de la educación de acuerdo con lo establecido en las condiciones de la póliza”. En otras palabras, el seguro educativo brinda la garantía del pago de la educación “a través de una planeación bien estructurada de las necesidades futuras” de gasto en este rubro.

El seguro educativo ofrece la posibilidad de realizar un ahorro destinado al pago de las diferentes etapas educativas de sus hijos, acorde con el nivel de educación, el programa y las instituciones académicas que se quiera garantizar al beneficiario, ya sea para la primaria, el bachillerato, pregrado, posgrado o cualquier otro ciclo de estudios.

Seguros Sura lo explica de esta manera: “Con pagos periódicos de cuotas o incluso un solo pago, se construye capital para cubrir los gastos educativos suyos o de sus seres queridos en el futuro”. 

En el mercado existen diferentes seguros de educación y cada compañía ofrece costos y coberturas distintas. Los más comunes son el seguro sin límite de cobertura, que cubre todo el valor de la matrícula, sin importar que aumente en el futuro; y la póliza con cobertura limitada, que reconoce el valor pactado y si este no es suficiente se debe completar con recursos propios. 

Además, el seguro educativo puede ser total –que cobija todos los semestres de educación superior–, o por semestres –se asegura uno o varios semestres–. 

Es necesario tener en cuenta que las diferentes aseguradoras diseñan sus propias opciones de pólizas y coberturas, y de ahí que las condiciones varían dependiendo de las políticas establecidas por cada compañía.

¿Qué es un seguro educativo?

¿Qué beneficios tiene el seguro educativo?

La compañía aseguradora responde por el pago de la educación de la persona que se encuentre como beneficiaria en la póliza, así como los incrementos del valor de la matrícula, según el tipo de plan elegido. 

Los beneficiarios de la póliza podrán acceder a un amplio portafolio de instituciones educativas, sin importar el valor de la matricula en el momento de ingreso. 

Contrario a lo que ocurre con los seguros de vida, en los educativos no hace falta que el tomador fallezca para que sus beneficiarios disfruten de la póliza y el ahorro puede ser utilizado en cualquier momento.

El desembolso no pierde valor con el tiempo y –según el tipo de póliza– aumenta cada año de acuerdo con el incremento del IPC informado por el Dane.

Los beneficiarios podrán estudiar sin tener que acudir a deudas, ya que la idea es organizar con anticipación los pagos a realizar, la cantidad a invertir y las personas a quienes se les brindará el beneficio del estudio –que no deben ser necesariamente los hijos–.

Los beneficiarios pueden cambiar de carrera o de institución académica, siempre y cuando su nueva elección esté contemplada en los programas elegibles y en los centros de enseñanza autorizados por la póliza adquirida.

Permite cursar varios programas académicos al tiempo, pagando las diferentes matrículas hasta agotar los valores máximos semestrales estipulados. Este beneficio es especialmente útil para quienes desean graduarse con una doble titulación.

Hoy los estudiantes buscan vivir experiencias de educación internacionales y aprender otros idiomas. Por eso, otro de los beneficios de la póliza de estudios es la posibilidad de cursar estudios en el exterior.

Estos seguros también pueden cubrir programas especiales como aviación, servicio militar o carreras religiosas.

 

Peso a Peso, Paso a Paso es una colaboración periodística entre Cambio y Bancolombia para la educación financiera.